El Economista - 70 años
Versión digital

mar 21 May

BUE 10°C

“El BCRA desaprovechó una oportunidad para mostrar independencia”

Entrevista a Hernán Hirsch, integrante de FyE Consult.

09 mayo de 2016

“Si por casualidad se produjera un incremento abrupto de los precios core, creo que hoy nadie creería que el BCRA sea lo suficientemente independiente como para subir las tasas”, plantea el economista Hernán Hirsch, director de FyE Consult, el diálogo con El Economista. Asimismo, habla sobre cuánto más bajarán las tasas, el atraso del tipo del tipo de cambio, las emisiones de deuda en moneda local y estima un dólar a $16,5-17 para fines de 2016.

Si bien fue una reducción pequeña y casi testimonial, algunos colegas de usted plantearon que el BCRA se apuró al reducir la tasa de interés que pagan las Lebac a 35 días y puso en juego su credibilidad. ¿Cuál es su opinión?

Coincido con esa opinión. La decisión de reducir la tasa de interés ocho días después de que el ministro de Hacienda y Finanzas señalara que el BCRA reducirá la tasa “más pronto que tarde” y sin información clara y pública respecto de que se haya producido una disminución de las presiones inflacionarias impide identificar si verdaderamente la entidad actúa en forma independiente. Lo cierto es que hoy el BCRA desaprovechó una oportunidad para mostrar independencia respecto del Ministro de Hacienda y si por casualidad se produjera un incremento abrupto de los precios core creo que hoy nadie creería que el BCRA sea lo suficientemente independiente como para subir las tasas. Además, hay consultoras que estiman que los precios core se aceleraron en abril. Nuestras estimaciones, en cambio, muestran señales muy tenues de moderación en el ritmo de crecimiento de estos precios. Por último, reducir la tasa de interés justo en el mes de mayor inflación del año, como fue abril, luce como una decisión arriesgada. Más aún, cuando los bancos centrales suelen pecar por ser muy prudentes en sus decisiones de política monetaria.

Todo indica que, pese a la advertencia que hizo sobre una poco probable suba de los precios core, la tasa seguirá cayendo. ¿A qué ritmo estima?

Prevemos una reducción de la tasa de interés del BCRA muy gradual. En nuestro escenario base, con continuidad de una política monetaria contractiva como la actual estimamos una reducción de la tasa de inflación a niveles del 1,6-1,8%, una vez diluido el proceso de ajuste de precios relativos al alza, y una recuperación del nivel de actividad económica para fin de año. Como la velocidad en que se materializarán los resultados de inflación y crecimiento económico serán muy diferentes a los que están demandando los tiempos políticos, entendemos que la presión sobre el BCRA para que reduzca la tasa de interés será muy fuerte en los próximos meses. Ahí se verá cuán independiente será la política monetaria. La inflación está alta y, por ende, el tipo de cambio real se atrasa. ¿Puede volver la dolarización de carteras o no rinde dolarizarse hoy?

Efectivamente, la dinámica actual de precios y tipo de cambio es insostenible en el tiempo. O el BCRA logra reducir las presiones inflacionarias o en algún momento se producirá una corrección cambiaria. Hoy se advierte que inconsistencia entre una política monetaria de tasas de interés reales positiva y desaceleración de los agregados monetarios con una política fiscal de fuerte expansión del gasto público primario (39% en marzo), y con una de ingresos que está convalidando incrementos salariales del 30-40% anualizados. Si no hay corrección y moderación en el actual mix de política económica, la probabilidad de un proceso de dolarización de carteras será creciente en el tiempo.

¿A qué valor estima el precio del dólar para fin de año?

Para fin de año prevemos un dólar en un rango entre los $16,5-17. Con una tasa de inflación que estará rondando el 40-43% anual, estimada para el IPC-CABA, proyectamos una dinámica de apreciación real del peso para el resto del año.

El jueves pasado, el Gobierno comenzó a buscar financiamiento en pesos en el mercado local vía los Bonac 17. ¿Cuánto estima que buscará en lo que resta de 2016 y hay efecto de crowing out, es decir, que el sector privado quede desplazado? De acuerdo a nuestras estimaciones, el Gobierno estará emitiendo $120.000 M en el mercado interno en lo que resta de 2016. Este volumen de colocación de títulos en un contexto de política monetaria restrictiva, entendemos, producirá un efecto crowing out. El crecimiento del crédito al sector privado será negativo en términos reales en 2016.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés