El Economista - 70 años
Versión digital

dom 26 May

BUE 10°C

Dólar firme y consistente baja para las acciones y los bonos

02 diciembre de 2016

por Luis Varela

Para el argentino común, alejado de las inversiones más sofisticadas, lo que más está llamando la atención es la persistente suba que se está anotando en el precio del dólar: ayer el oficial se ubicó en $ 16,11 y el blue saltó hasta $ 16,25.

Estos valores, que pueden parecer elevados si se los compara con los precios de las últimas semanas, acumulan en lo que va de este año un aumento del 20% para el oficial y del 14% para el dólar blue. Si se tiene en cuenta que la inflación acumulada en los primeros once meses de este año es del 38%, podrá entenderse cuál es la real posición del tipo de cambio.

Los especialistas aseguran que el dólar está altamente influido en este momento por el blanqueo, con muchos dólares entrando para regularizar cuentas.

Pero una vez superado marzo, el juego de oferta y demanda quedará más ajustado a la realidad y el billete verde subirá hasta ubicarse en una relación más en línea con el proceso de comercio exterior y flujo financiero.

Debe hacerse notar, además, que el dólar está firme a nivel región. Ayer el billete verde de acercó otra vez a los 21 pesos mexicanos, el valor que tocó unas horas después de elegido Trump el 8 de noviembre pasado. Y también se registró un importante incremento del dólar en Brasil, con la paridad alcanzando los 3,47 reales, el valor más alto desde que se fue Dilma, después de haber estado a 3,11 en el momento de mayor confianza en el presidente Temer, hoy con un juicio político sobre su cabeza.

Pero los tenedores de papeles argentinos, conscientes de que el gobierno de Macri enfrenta una situación de rojo fiscal.

Por eso, ayer se agudizó la ola vendedora de títulos argentinos. Y con doble volumen operado en bonos, los papeles largos fueron muy castigados y ayer el movimiento también se extendió a los papeles medios, con vencimiento dentro de seis o siete años.

Con el 68% de lo operado en bonos transado en apenas tres títulos (el bono AA17 se llevó el 27% de los negocios, el DICA el 24% y el AY24 el 17%), diciembre abrió con una fuerte baja para los títulos públicos argentinos. Se registró un salto del 9,7% para el bono PAAOD; y una suba del 1 al 1,5% para los bonos AO20C, CUAP, BDED y I18E7. Pero el foco de la atención estuvo en un desplome del 2 al 7,8% para los bonos PARE, TVPP, TVY0, TVPA, TVPE, AA46, AA46D, BP21D, PARP, DICA, DICY, PARY y AY24.

En las ruedas pasadas solo estaban bajando fuerte los bonos más largos, como el AA46, con vencimiento dentro de treinta años. Pero ahora la tendencia vendedora ya salpica al bono AY24, que vence dentro de ocho años, una señal de que los inversores empiezan a temer que el nivel de solvencia de Argentina puede encontrar un cuello de botella complicado en un plazo no demasiado extendido. El negocio bursátil, no sólo de Argentina sino del mundo, siguió influido por los movimientos que está mostrando el petróleo. Ayer el barril de crudo volvió a mostrar un nuevo salto: se aceleró hasta casi US$ 51, por lo que el valor del crudo vuelve a transitar por los precios que había hace un año y medio, empezando a mostrar los dientes ?según algunos expertos?para dirigirse a la zona de los US$ 60. Esta suba del petróleo está alterando el valor de las commodities. Los metales preciosos estuvieron mixtos ayer, pero los metales básico siguieron hacia arriba, con valores firmes para el plomo y el cinc. Y la cotización de los granos en Chicago volvió a estar hacia abajo, con la soja cediendo apenas, pero con el maíz y sobre todo el trigo achicando fuerte, más del 2%. En las Bolsas propiamente dichas, el dato mas significativo lo sigue entregando Wall Street, con el índice Dow Jones, donde cotizan los papeles industriales (la economía del siglo 20), mostrando un leve incremento del 0,4%, pero los papeles tecnológicos que cotizan en el Nasdaq (la economía del Siglo XXI) continúa retrocediendo, con bajas de hasta el 1,4%.

A las Bolsas de la región no les fue bien. La de México cedió casi 1% pero la peor parte se la llevó la de San Pablo, que al ver la debilidad del real, anotó en el índice Bovespa un derrumbe de nada menos que el 3,9%.

En línea con eso, a la Bolsa de Buenos Aires tampoco le fue bien, con poco volumen y un retroceso del índice Merval de 2,3%.

Lejos de esta baja, los ADR argentinos que cotizan en Nueva York estuvieron mixtos: con subas del 1,5% al 3,7% para TGS, Telecom, Tenaris, Macro, Bunge y Francés; y bajas del 2% al 4,7% para Cresud, Globant, YPF, IRSA Inv., Pampa y Nortel.

El patrón de todo este movimiento está muy ligado a lo que está ocurriendo con el costo del dinero en el mundo. La tasa a diez años de EE.UU. ya se acerca al 2,5% anual (casi un punto por arriba de lo que se operaba hasta tres meses) y eso significa que la idea gradual de Macri tendrá que pagar por la deuda un costo muchísimo más caro.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés