El Economista - 70 años
Versión digital

jue 23 May

BUE 15°C

Caputo dice que seguirán emisiones locales en US$

“No queremos depender de más shocks externos como en el pasado”, dijo ayer el secretario de Finanzas de la Nación.

20 mayo de 2016

El Gobierno evalúa la posibilidad de no salir al mercado internacional durante 2017, debido a que las necesidades de financiamiento son consideradas “bajas” tras la megaemisión de US$ 16.500 millones y potenciará las colocaciones en dólares en el mercado interno.

 Así lo indicó el secretario de Finanzas, Luis Caputo, quien evaluó que, tras el pago a los holdouts, las necesidades de financiamiento “son bajas” y aventuró que es posible que Argentina no tenga que salir al mercado en 2017. “Es tiempo de las provincias y el sector privado”, acotó.

Además, expresó que el desafío “es lograr el desarrollo del mercado local de capitales porque no queremos depender de más shocks externos como en el pasado”. Caputo, al disertar en un seminario organizado por LatinFinance, indicó que “el plan financiero no es una preocupación y las tasas de interés en dólares van a seguir bajando”. El funcionario afirmó que la meta de alcanzar el equilibro fiscal en 2019 sigue en pie.

Además, expresó que la letras de corto plazo en dólares recientemente lanzadas “fueron bien recibidas por el público minorista” (ver aparte), y que en tren de seguir desarrollando el mercado local y bajar las tasa en dólares, habrá más productos para el mercado local.

Si bien no precisó qué tipo de medida tomará el Gobierno, dejó la sensación de que las iniciativas para el año próximo estarán relacionadas a aprovechar el blanqueo de capitales que anticipó la semana pasada el ministro Alfonso Prat-Gay.

“Este año estamos saliendo con letras de corto plazo, y recibidas bien por publico minorista. En el 2019 se logrará el equilibrio fiscal con un cronograma de vencimientos muy suave”, aseveró.

Ante un auditorio compuesto por más de 300 personas, que colmaron uno de los salones del hotel Four Seasons, el funcionario subrayó que la estrategia de haberle ofrecido a los holdouts pagarle en efectivo y no en bonos “le permitió a la Argentina un ahorro de US$ 2.500 millones a los precios de ayer”, respecto de los precios que hoy exhiben los bonos argentinos.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés