El Economista - 70 años
Versión digital

sab 25 May

BUE 10°C

Bolsa en baja y bonos con la primera suba posbuitres

Con todos los actores económicos buscando protección, el mercado argentino trata de conseguir un nuevo equilibrio. El dólar repunta en el exterior y hace bajar a las commodities mientras que en Argentina los bancos oficiales procuran que no caiga.

10 mayo de 2016

por Luis Varela

Con una fuerte caída de la actividad en cuatro de cada cinco sectores de la economía nacional, el Gobierno, los partidos políticos y los sindicatos vivieron ayer una tensa jornada en la que todos trataban de protegerse en medio del ajuste.

Con la clara intención de frenar la ley antidespidos que está avanzando en el Congreso, el presidente Macri convocó ayer a los empresarios a la Casa Rosada y logró arrancarles una tregua de noventa días sin despidos.

Con ese tema en el centro del escenario, el mercado se sorprendió con la novedad de que llega un nuevo aumento tarifario: esta vez será para el gas natural comprimido, que pasará antes de fin de mes a 10 pesos en Capital y 12 pesos en el interior.

La formidable suba de costos que están asumiendo los actores económicos siguen trabando los niveles de actividad. Y, después de una inflación del 7% en abril, el ministro Frigerio mete la cuchara entre Prat- Gay y Sturzenegger para que lleguen a un acuerdo intermedio: ni tanta tasa, ni tanta liquidez.

La estrategia del Central

Buscando defenderse, el titular del Banco Central emitió anoche un informe sobre la política monetaria que desarrollará para llevar a la Argentina a una inflación anual del orden del 5%, cuando en este momento los números llegan al 40%.

Este grueso informe del Banco Central se contrapone a otro dato que reclama el mercado. Así como todo el mundo está esperando pacientemente que empiece a funcionar el nuevo Indec, hay ceguera estadística de parte de la autoridad: el BCRA no entrega datos sobre cuentas corrientes, plazos fijos y cajas de ahorro desde hace dos semanas. Se teme que haya caídas importantes y que eso pueda afectar el proceso de ajuste con freno a la inflación que tensa las cuerdas entre Sturzenegger y Prat- Gay.

Frente a todo eso, los mercados del mundo observaron un principio de recuperación para el dólar, sobre todo en los mercados asiáticos, y con eso se produjo una consistente baja, de más del 2%, para el petróleo, el oro, la plata, los metales básicos y algunos granos, la soja sufrió menos.

El precio del dólar siguió completamente planchado en Argentina, a $14,52, con el oficial y el blue casi sin diferencia, con los bancos oficiales comprando billetes y logrando elevar mínimamente los valores del dólar mayorista y el contado con liquidación.

En la city hay gran expectativa por las decisiones que pueden tomar en las próximas horas los inversores. Sucede que están ingresando en las cuentas los 2.700 millones de dólares liberados tras el acuerdo con los buitres. Y, además, ayer también se pagó un paquete de 22.000 millones de pesos por el vencimiento del Bonar 16.

Gracias a toda esa liberación de fondos, la de ayer fue la primera rueda con precios hacia arriba para los bonos argentinos. Había preocupación porque la semana pasada los bonos bajaron cinco sobre cinco días operados.

Ayer, los títulos más destacados fueron las suba del 1 al 4% para los bonos PARP, PARE, CUAP, PUM21 y BD2C9. Y la baja del 1 al 2,8% para los bonos BD6C6, CO17, BDC19, BDC20, PMG18 y BDED.

La Bolsa en baja

Del lado de los papeles privados las cosas no fueron bien. La cotización de las acciones sigue confirmando un mayo en baja. Hay un clima muy tranquilo en las Bolsas del exterior, con muy poco entusiasmo en los inversores, y en la Bolsa de Buenos Aires la baja continúa: ayer perdió otro 1,4%.

Contra el pico marcado el 21 de abril el índice Merval de papeles líderes acumula una caída de casi 5%, y nada parece incentivar una pronta recuperación de precios. Hay mucha dispersión: ayer hubo una suba de hasta 3% fundamentalmente en los bancos, y continúa el descenso fuerte en papeles como Petrobras Brasil, muy influido por la pelea política que busca sacar a Dilma Rousseff de su cargo (el Senado y Diputados de Brasil vivieron ayer dos sesiones diametralmente opuestas).

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés