El Economista - 70 años
Versión digital

jue 28 Oct

BUE 25°C

Versión digital

jue 28 Oct

BUE 25°C

Acciones o bonos: ¿Qué conviene más antes de fin de año?

Se pueden encontrar oportunidades en ambos y el porcentaje que se le otorgue a cada uno dependerá del perfil del inversor. ¿Qué sugieren los expertos?

07-10-2016
Compartir

por Dolores Ugarte

Dulce o salado? ¿Gato o perro? ¿Acciones o bonos? Insistimos constantemente en polarizar las opiniones. “Si te gusta una cosa no te puede gustar la otra”, solemos escuchar cuando se nos pregunta nuestra opinión. Sin embargo, muchas veces, al elegir, perdemos. Y exactamente eso es lo que ocurre en el mercado argentino: por no posicionarse en algunos activos, se pierden oportunidades.

Los analistas creen, en líneas generales, que no hay que elegir entre una opción u otra sino que de acuerdo al perfil que tenga el inversor, hay que evaluar la ponderación que se le da a cada una de estas inversiones. En otras palabras, hay oportunidades de inversión tanto en renta fija como en variable.

“No pensaría a los bonos y a las acciones como productos sustitutos sino más bien complementarios, y el porcentaje que asignaría a cada uno estaría más bien vinculado al perfil de riesgo del cliente”, explica Ezequiel Zambaglione desde Puente.

Renta fija

Los inversores que busquen obtener un ingreso fijo (y los bonos, obviamente, son instrumentos ideales para esto), deberán optar por una cartera compuesta por bonos de corto y mediano plazo. Este tipo de portafolios permite a la persona medir los riesgos a los que se está exponiendo. Inclusive existen algunos títulos que pagan interés en forma mensual, muy buscados por aquellos que precisan una renta con esa periodicidad.

El especialista de Puente detalla que para un cliente con un perfil moderado se podría asignar 85% a bonos y otro 15% a acciones. Amplía: “Dentro de los bonos, tendría sólo 20% en bonos largos, ya que los riesgos políticos y fiscales internos se suman a los externos, haciendo que la relación riesgo-retorno no sea tan importante. Otro 30% lo asignaría a bonos provinciales y corporativos de mediano plazo y el 35% restante lo destinaría a bonos dollar-linked cortos y bonos en pesos, asignando mayor participación a pesos a medida que el tipo de cambio se acerca a $15,5”.

A esta opinión se le suma la de Esteban Domecq, director de Invecq Consulting, que explicó que efectivamente, en lo últimos meses y tras el cambio de política monetaria del BCRA hacia una más contractiva, se encontraron buenas alternativas en títulos de renta fija en pesos. En este sentido, y a pesar de la baja de los últimos meses, las Lebac han sido las vedettes del año con tasas de interés de corto plazo realmente interesantes.

¿Y la renta variable?

Sin embargo, como dijimos anteriormente, una cartera sin acciones carecerá de un rendimiento atractivo. Es por eso que, dependiendo de la cantidad de riesgo que un inversor desee experimentar, se le asignará más o menos espacio en su portfolio.

Demás está decir que cuando fluctúa el valor de la empresa, también lo hace el precio de sus acciones. Así, los inversores que compran acciones en una compañía tienen la esperanza de que aumente de valor, permitiéndoles vender las acciones a un precio mayor. Pero esto no siempre sucede. Por eso, el ahorrista debe saber que está corriendo un riesgo.

Entre enero y agosto, la Bolsa rindió en promedio 36%, convirtiéndose en la mejor inversión local y la proyección para lo que resta de 2016 es que la renta variable le gane a otras oportunidades tradicionales.

Durante 2016, se han destacado papeles como Mirgor con una suba del 149%; San Miguel, con 137% o Petrobras Brasil, con 128%, cuando la inflación ha cerrado cercana al 31%, superando a las Lebac (hoy pagan 26,75%), el plazo fijo que promedia 18% o el dólar con un alza de 14%.

Cuando hablamos de septiembre, el papel con mejor performance en la Bolsa porteña fue la productora de cemento Holcim (Juan Minetti), con una suba de 41,2%.

Los papeles energéticos mantienen excelentes perspectivas para el último trimestre, pero se espera que se comporten con cierta volatilidad. En septiembre, las acciones de este sector se ubicaron entre las mejores inversiones: Transener trepó 40,2%; Endesa Costanera saltó 39,5% y Pampa Energía, 27,8%.

Respecto a las acciones, Zambaglione detalló que pensando en un mediano plazo, se posicionaría en las más vinculadas al crecimiento, ya que desde Puente se muestran bastante optimistas acerca de la recuperación económica para el año que viene. Puntualiza específicamente en las acciones de Banco Galicia, IRSA e YPF.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés