El Economista - 70 años
Versión digital

jue 28 Oct

BUE 33°C

Versión digital

jue 28 Oct

BUE 33°C

A pesar de la baja de tasas, el crédito en pesos no avanza

A pesar de la aceleración en la reducción de tasas de interés del BCRA, los depósitos y el crédito no parecen recuperarse.

30-08-2016
Compartir

De acuerdo a los últimos datos publicados por el BCRA, los préstamos del sistema financiero presentaron una caída real del 8,3% y los depósitos del 6,3% con respecto a fines de junio de 2015 a pesar de la reducción de tasas de interés.

Según un informe de Economía & Regiones, los depósitos del sector privado y público no financiero sumaron $1.605.534 millones. Esto refleja un crecimiento del 8,7% respecto al trimestre anterior y del 35% en relación al stock observado el 30 de junio de 2015, pero esa variación deflactada por el IPC Congreso resulta en una caída real de 6,3%.

En el mismo informe se explica que los préstamos destinados al sector privado y público no financiero alcanzaron $957.775 millones, que significa un aumento de 7,8% en relación al trimestre anterior y uno de 32% en términos anualizados. Sin embargo, la tendencia se repite al restarle las cifras del IPC Congreso, da cuenta de una caída real del 8,3%.

Desde Economía & Regiones advirtieron que “continúa observándose una alta concentración regional de los préstamos y depósitos en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y la provincia del mismo nombre”.

Los dépositos

Según estimaciones privadas, hasta el 24 de agosto los depósitos del sector privado en pesos cerraron en $975.000, aumentando sólo 1% intermensual y alcanzando una tasa de crecimiento del 7% con respecto a fin del año pasado. Llevando el cálculo al promedio anual, significaría una tasa de crecimiento del 11%.

Según especialistas, esta baja se explica principalmente por los depósitos a la vista, que experimentaron una caída del 1% en lo que va de 2016 mientras los plazos fijos aumentaron 2% en los últimos 30 días y 14% desde enero de este año.

“Los depósitos están medianamente estancados. No es tan malo el desempeño como en el caso de los créditos, pero se habla de crecimientos intermensuales muy bajos”, comenta Joaquín Berro Madero, especialista de la Fundación Mediterránea.

El panorama para los depósitos en dólares, sin embargo, es diferente. El miércoles pasado alcanzaron los US$ 12.700 millones, augmentando 3% intermensual y 19% en lo que va del año. Sin embargo, la cifra todavía se encuentra por debajo del máximo que habían alcanzado antes de la imposición del cepo cambiario.

Los créditos

En consonancia con lo anterior, el crédito en pesos tampoco repunta. De acuerdo a estimaciones de privados, hasta la semana pasada había alcanzado $797.000 millones, lo que significa un aumento del 1% en los últimos 30 días y de 4% en lo que va de 2016.

“En los créditos uno tiene el lado de la oferta y el de la demanda. Del lado de la oferta, se están empezando a abaratar los créditos con los recortes de tasas del BCRA, pero el impacto tampoco es inmediato. Pero, si del lado de la demanda no hay fuerza, tampoco puede aumentar”, afirma Berro Madero.

Sin embargo, los préstamos prendarios y al consumo en pesos, especialmente personales y con tarjeta, muestran crecimientos en el último mes de al rededor del 2 o 3%. Por su parte, los créditos hipotecarios se mantienen con niveles similares a los de finales de 2015.

“Los créditos en pesos están estancados. De diciembre a fines de julio crecieron nominalmente solamente 4,2%, mientras los créditos en dólares volaban”, explica Berro Madero y agrega que está relacionado con la eliminación de distintas restricciones que simplificaron el trámite para justificar las operaciones en moneda extranjera.

Además, plantea que el aumento del crédito en dólares en detrimento de los pesos está “vinculado con el sector productivo, con la agroindustria y con sectores exportadores que a partir de la flexibilización de las normativas y la normalización del mercado cambiario, pudieron volver a operar de manera más normal con los créditos en dólares”.

Las razones

De acuerdo a consultoras privadas, una de las razones por las cuales los depósitos y préstamos no avanzan es que gran parte del ahorro del sector privado no financiero se dirigió a las Lebac. Esto, a su vez, reflejó la pérdida que tuvo el sector financiero en la demanda de las letras en pesos que disminuyó dejando la mitad del stock en manos de privados y el sector externo.

Sin embargo, Berro Madero advierte: “El inversor de Lebac es sofisticado, no se trata de la misma gente que hace un plazo fijo en su cuenta de banco. Son perfiles totalmente distintos. Hoy por hoy, con el recorte de tasas, no está claro qué conviene”.

Además, el mal desempeño del crédito se refleja en el nivel de actividad que, de acuerdo al último informe del Indec, se mantiene en baja.

El especialista de Fundación Mediterránea agrega: “Todos los créditos en dólares juntos calculados al tipo de cambio oficial representan aproximadamente el 11% del volumen total de créditos. Si bien están creciendo, todavía no son representativos. Y esto se condice un poco con la actividad económica pues la gran mayoría de los sectores están frenados o en recesión. Pero hay algunos sectores que están empezando a mostrar cierto nivel de actividad y estas líneas crediticias en dólares están vinculadas con esos sectores”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés