El Economista - 70 años
Versión digital

vie 15 Oct

BUE 15°C

Versión digital

vie 15 Oct

BUE 15°C

Precios, dólar y salarios

Un acuerdo de precios y metas de inflación, lo que buscará Macri

11-12-2015
Compartir

(Columna de Facundo Matos Peychaux)

La estabilidad de la inflación registrada en los últimos meses tocó un piso y nada indica que vaya a volver en el próximo tiempo. La herencia fiscal, monetaria y cambiaria que deja el kirchnerismo presiona hacia una mayor suba de precios. Las promesas del macrismo, en tanto, van en la misma dirección, al menos en un primer momento. La reducción de los subsidios económicos, con la derivada suba de tarifas; la eliminación de retenciones e impuesto a las ganancias, afectando la recaudación y por ende, agravando las necesidades del fisco; y la corrección del tipo de cambio, con su consecuente traslado a precios, podrían presionar al alza la inflación, al menos en el corto plazo. Como señala Lorenzo Sigaut Gravina en la última edición de El Economista, "ordenar la macroeconomía implica en el corto plazo enfrentar un escenario recesivo con aceleración de la inflación”.

Algo de eso ya se ve en forma de expectativas: según Elypsis, la inflación de la primera semana de diciembre fue del 1,2%, la más alta desde febrero de 2014, mes en que el peso se devaluó un 23% en solo dos jornadas. Con este número para la primera semana del mes, según Luciano Cohan, economista jefe de la consultora, "es difícil que diciembre termine con menos de 3,5% de inflación".

Ante esto, las tres patas de la mesa de discusión paritaria salieron al ruedo anticipándose al escenario futuro.

Además de los empresarios, que aprovecharon el intervalo entre la salida de un gobierno y el inicio del otro para remarcar sus precios y hacerse de un colchón sobre el cual discutir futuros precios, desde el nuevo gobierno ya delinearon el plan de contención de la inflación en el futuro inmediato.

El primer eje, será convocar a los empresarios a un acuerdo de precios con los valores vigentes al 30 de noviembre en las primeras semanas de enero (en el programa de las nuevas autoridades económicas, ya para entonces idealmente con un nuevo tipo de cambio y un pass-through a precios controlado).

"A los empresarios les vamos a pedir el control en los precios. Nosotros como Gobierno vamos a hacer un gran esfuerzo fiscal para, entre otras cosas, bajar el impacto de Ganancias y darle el reintegro del IVA a la canasta de consumo para los sectores más afectados. Y a los trabajadores, pedirles que miren las expectativas de inflación que va a generar nuestro gobierno y que se adecuen sus reclamos en ese sentido", planteó en ese sentido Jorge Triaca, nuevo ministro de Trabajo.

Para mantener las expectativas en calma, un segundo eje deberá ser dar credibilidad en materia cambiaria, dando certidumbre de que el valor fijado del dólar permanecerá estable. Como señalaba Sigaut Gravina, para eso "será clave no sólo el flujo de divisas que consiga Macri en los primeros días de gestión (mediante organismos internacionales, la reinserción del país en el mercado financiero y/o un blanqueo de capitales), sino también las medidas que se utilicen para evitar una avalancha de pesos yendo a comprar dólares”. “Para ello será clave aplicar una política monetaria astringente (suba de tasas/encajes), liberar las restricciones a la compra de divisas en etapas (gradualmente) y recomponer la confianza", aseguraba el economista jefe de Ecolatina.

El problema estará en los plazos, en el gap que pueda existir entre la asunción, el levantamiento del cepo, el tiempo en que pueda obtener los dólares suficientes para evitar un overshooting que provocaría un salto inflacionario importante, y el espacio de tiempo hasta que haga efecto la nueva política monetaria.

Además, un eje adicional para contener la inflación podría ser la implementación por parte del Banco Central de metas de inflación (inflation targeting). Tanto Alfonso Prat Gay como Federico Sturzenegger son favorables al uso de ese mecanismo.

Mientras tanto, con una devaluación segura a la vista y un posible incremento de precios, los gremios también pusieron su grito en el cielo. La CTA de Pablo Micheli, por caso, reclama un bono navideño de 5.000 pesos para paliar el impacto de los recientes aumentos de precios, mientras que la CGT de Hugo Moyano, también pide una gratificación extraordinaria "para poder compensar lo que se va a perder de acá hasta que se termine el año", aunque de distinto monto según el sector.

Cómo se desenvuelva la cuestión inflacionaria en los próximos meses será determinante ya que discutir salarios en un contexto inflacionario pone siempre más presión a las paritarias.

“El contexto es preocupante en cuanto a la situación económico-financiera, pero cualquier situación que necesite revisarse en materia económica no debe ser a expensas de puestos de trabajos ni salarios”, anticipa Jorge Solá, director del Observatorio Social y Económico de la CGT, en diálogo con El Economista “La devaluación parece ser un mal inevitable y va a impactar en el salario real, pero vamos a tener que sentarnos en la mesa de negociaciones y los empresarios van a tener que entender que lo que nosotros perdamos en la devaluación vamos a tener que recuperarlo vía compensación salarial”, advierte.

En tanto, Jorge Paz, investigador del CONICET y director del IELDE, asegura que “la devaluación tendrá efectos claros sobre los salarios reales y el empleo, si es que se produce”, aunque advierte que “hay cautela y los agentes saben que si existen pautas que superen esos niveles pueden llegar a convertirse en generadores de inflación ellos mismos”. En ese sentido, Paz espera que los aumentos salariales sigan probablemente “la inercia del 28-30% que sigue más o menos la evolución anual de los precios medido de manera realista”.

En tanto, Jorge Colina, jefe de investigaciones de IDESA, plantea que los criterios de negociación tendrán que cambiar a partir del cambio de gobierno. “Desde un enfoque basado en inflación pasada, que es lo que venía siendo, a otros basado en inflación futura la cual debe ser decreciente ya que es de esperar se enmarque en un plan antiinflacionario”, asegura.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés