El Economista - 73 años
Versión digital

sab 13 Jul

BUE 13°C

No fue magia

El FMI y el yuan

08 diciembre de 2015

La decisión del Fondo Monetario Internacional de incluir al yuan en la canasta de monedas referencial les fue festejada por las autoridades chinas. A partir de octubre de 2016 el yuan tendrá una participación en la canasta de 10,92% superando al yen y a la libra, pero lejos del euro cuyo peso será 30,93% y del dólar que representará el 41,73%.

Se trata de un paso importante para la inclusión de China en el sistema financiero internacional y un reconocimiento de su peso creciente en la economía global. Convertir al yuan en una moneda de reserva no tendrá efectos inmediatos pero es una señal muy clara sobre los cambios que se registraron en el poder mundial ya que es la mayor recomposición de los derechos especiales de giro que se realizó en los últimos treinta y cinco años.

En este caso correspondería decir “que no fue magia” porque las autoridades chinas han dado muchos pasos en los últimos años para lograr ese reconocimiento. Realizaron varias reformas al sistema financiero y autorizaron el ingreso de los inversores extranjeros. Además, permitieron que el mercado tuviera mayor una influencia en la determinación de su cotización. Las autoridades chinas siempre fueron acusadas de manipular los mercados de divisas y procuraron modificar esa percepción con los cambios que introdujeron a mediados de año cuando se devaluó el yen. El reconocimiento a los esfuerzos realizados finalmente llegó. Y en palabras de la directora del FMI, Christine Lagarde “ayudará al crecimiento y estabilidad de China y de la economía global”.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés