El Economista - 70 años
Versión digital

sab 16 Oct

BUE 18°C

Versión digital

sab 16 Oct

BUE 18°C

Los tres temas que dominarán el contexto externo de Argentina

El Gobierno está ante un panorama global muy distinto al de la última década

23-12-2015
Compartir

Durante la primera década del Siglo XXI, Argentina se benefició de un contexto externo excepcional. Los términos de intercambio más altos de la Historia, la economía global expandiéndose a tasas aceleradas y un dólar más bien depreciado. Además, el país vecino, Brasil, crecía a paso firme y con su moneda apreciada. Difícil imaginar un contexto externo más favorable.

El Gobierno de Mauricio Macri enfrenta un panorama distinto. No se trata solo de los términos de intercambio, que se derrumbaron 15% reforzando la correlación entre los booms de precios de exportación y los gobiernos peronistas. La economía global moderó su crecimiento, el dólar se fortaleció, y Brasil está en recesión y con una tendencia a la depreciación de la moneda. ¿Qué ocurrirá el año próximo?

Tres temas determinarán el contexto externo de Argentina en 2016. El primero, la suba de la tasa de política monetaria en Estados Unidos. La normalización monetaria había comenzado con el retiro gradual de los programas de estímulo monetario (el quantitative easing) a lo largo de los últimos dos años y, ahora, le toca el turno a la tasa de interés, que subió por primera vez desde el 2006. La suba fue más bien marginal y la pregunta relevante entonces es si habrá subas secuenciales en los próximos trimestres. De ser así, el mayor fortalecimiento del dólar restaría competitividad a la economía argentina. En cambio, si las presiones deflacionarias y la guerra de monedas presionan a la Fed en un sentido contrario, ello mejorará el panorama para nuestro país.

El segundo tema es el crecimiento global y, en particular, de Asia emergente. Dos factores determinarán qué mundo enfrentará Argentina. El primero, el rebalanceo de la economía de China. Allí, el Partido Comunista Chino (PCCh) viene anunciando un cambio en la estrategia de crecimiento, privilegiando el consumo por sobre la inversión y las exportaciones. Si bien todavía este rebalanceo parece haber comenzado, de progresar y afirmarse implicaría un escenario no tan benévolo como en el pasado reciente para los países emergentes. Dos factores operan aquí. El primero es que el rebalanceo puede resultar en un menor crecimiento para la economía asiática y, con ello, para la economía mundial. El segundo, que el rebalanceo en sí implica una menor demanda de ciertas materias primas ?en particular, los metales y minerales?.

El tercer tema es, por supuesto, Brasil. Allí la economía está en recesión y la fuerte depreciación del real ha acelerado la inflación, que se acerca peligrosamente a los dos dígitos. De hecho, en septiembre el Indice de Actividad Económica que elabora el Banco Central de Brasil registró una caída interanual de 5,7% y la tasa de inflación de octubre superó el 10% interanual. Tampoco ayuda la incapacidad del equipo económico para avanzar en la prometida reforma fiscal. Dos factores operan aquí. El primero es que el resultado fiscal primario, superavitario hasta 2013, se volvió negativo desde 2014 de la mano de la desaceleración en los ingresos fiscales típica de la anemia recesiva. El segundo, que el perfil de endeudamiento público se encuentra fuertemente ligado a la tasa de interés de política monetaria. Como ésta se encuentra por encima del 14% y hace un año apenas superaba el 10%, los gastos financieros pasaron de 5,5% del PIB en 2014 a 7,8% del PIB en el proyectado para 2015.

En suma, el contexto externo para el año entrante será complejo. Habrá que esperar hasta 2017 para dar buenas noticias.

Sigue el frío en la región

Tras una retracción de 0,4% en 2015, la economía de América Latina y el Caribe crecería 0,2% en 2016, pronosticó la Cepal. “Es necesario retomar el crecimiento y revertir el ciclo contractivo de la inversión en un contexto de lenta recuperación mundial y caída en el comercio”, dijo Alicia Bárcena, jefa del organismo dependiente de Naciones Unidas.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés