El Economista - 70 años
Versión digital

mie 29 Jun

BUE 16°C
Versión digital

mie 29 Jun

BUE 16°C
Positivo, pero con grandes desafíos

Dos expertos del IAE Business School analizan el nuevo acuerdo con el FMI

El acuerdo llegó, y eso es positivo, pero hay varios frentes abiertos de resolución compleja

56 senadores votaron a favor del acuerdo con el FMI
56 senadores votaron a favor del acuerdo con el FMI
18-03-2022
Compartir

Eduardo Fracchia, Director del Area Económica del IAE Business School y Martín Calveira, investigador del IAE, dieron su visión luego de que el Congreso aprobara el nuevo acuerdo con el FMI

 

Consecuencias y reflexiones sobre el acuerdo con el FMI

Por Martín Calveira 

  1. La aprobación final del acuerdo con el FMI es un paso adelante que evita por el momento una mayor complejidad macroeconómica, principalmente en términos financieros. No obstante, esto no resuelve los problemas internos que tiene la economía argentina los cuales deberán abordarse, más temprano que tarde y a pesar de la resistencia dentro del espacio político oficialista, mediante un programa de estabilización. No en vano el anuncio del Presidente, aunque no muy atinado dado el contexto, sobre la guerra que se inicia.
  2. Economías de inflación crónica, distorsiones de precios que se intensifican con el tiempo y desajustes en las cuentas fiscales, presentan desafíos de importancia sobre la gestión. Esos desafíos no solo están planteados en términos de minimización de costos sociales del ajuste, sino también, y como un factor determinante, se necesitan logros manifiestos de plazos relativamente cortos en virtud de cohesionar socialmente el programa. Ciertamente es lo que determina, casi de manera circular, el éxito del programa.
  3. Por ese motivo es que históricamente los programas económicos en Argentina no tuvieron los resultados esperados y, en muchas experiencias, fueron lo contrario a pesar de que técnicamente eran muy sofisticados. En efecto, por eso insistimos que el acuerdo es solo un paso que evita mayores dificultades.
  4. Se presentan otras dificultades de origen externo. Si bien las derivaciones económicas de la invasión rusa sobre Ucrania tiene matices para los países exportadores de productos primarios, en lo que respecta a los países importadores netos de energía, se traduce en una necesidad mayor de recursos financieros. En ese sentido, la meta anunciada por el ministro Martín Guzmán sobre la reducción gradual del déficit fiscal primario para el período 2022-2024, estará potencialmente sujeta a revisión.
  5. No es claro el argumento dado a conocer de un sector político, en relación a la necesidad de crecer y luego afrontar los vencimientos de deuda. Primeramente, porque el acuerdo no supone el pago en el corto plazo, pues el entendimiento con el organismo es por un nuevo préstamo para pagar los vencimientos del programa stand by del 2018. Esto mediante la gestión de lo que denominan “Facilidades Extendidas”, es decir, tenemos un nuevo préstamo con nuevos plazos. En segundo lugar, no hay experiencias concretas en el mundo sobre que, sin haber estabilizado la macro, se impulse un crecimiento económico sostenido y genere recursos genuinos. Probablemente el argumento de ese sector político omite las condiciones iniciales de capacidad instalada, capital productivo y estabilidad previa, necesarios para impulsar el crecimiento.
  6. Otro aspecto importante a notar es el trade off que emerge entre el ajuste fiscal, la gestión antiinflacionaria y la actividad económica. Un menor déficit primario es el resultado de mayores ingresos reales y, al menos, evitar una nueva expansión del gasto. Las medidas antiinflacionarias se corresponden con acciones monetarias restrictivas como, por ejemplo, un programa de metas de inflación con gestión de agregados monetarios y ajuste de tasa de interés. Esto se traduce en una política fiscal y monetaria contractiva lo cual, en el corto plazo, afecta a la actividad económica. Por lo tanto, la sintonía fina para administrar los costos redistributivos de la estabilización y posterior desinflación será importante.
  7. Esa gestión deberá tener elementos temporales de restricción monetaria, precisamente un aumento de la tasa de referencia sin que sea un nivel permanente y, posiblemente, tasas diferenciadas para evitar un traslado al costo del crédito con fines productivos. A su vez, criterios de eficiencia y ajuste en el gasto fiscal corriente. Es correcto para el contexto actual la iniciativa de un sector de la oposición acerca de congelar nuevos nombramientos y contrataciones en el sector público.                 

 

El Gobierno ha pateado la pelota adelante

Por Eduardo Fracchia

  1. Los discursos de ayer en el senado fueron previsibles. Luis Naidenoff, jefe del bloque radical, fue muy crítico con la inoperancia del gobierno.
  2. No hay programa para el crecimiento, tampoco para estabilizar. Si bien hoy se declara la guerra a la inflación, es puro voluntarismo en los dos frentes. La inflación como tema principal, que le hará mucho daño en las urnas al Frente de todos, se presenta nuevamente como le pasó a Mauricio Macri en 2019.
  3. El Gobierno ha pateado la pelota adelante, donde se complicarán los vencimientos dentro de unos años. Tendremos por mucho tiempo al FMI en el living de la casa. El responsable del Hemisferio Occidental, Illan Goldfajn, reconoce que hay que adaptarse al nuevo entorno de microguerra Ucrania - Rusia de alcance y extensión temporal abiertos. Este punto le pega a la balanza comercial, que es positiva y puede complicar el déficit fiscal que, a nivel primario, se pretende en 2,5% a fin del 2022.
  4. Resulta difícil que baje la inflación y apunto a 65% en el último año de Alberto Fernández.
  5. Para Juntos por el Cambio, si gana en 2023, tendrá una herencia pesada de pagos al FMI. Es un tema difícil de gestionar. No esperemos reformas estructurales, ese enfoque de sinceramiento y realismo está lejos. Fernández como presidente es un hito, ojalá pueda aprovecharlo con la capacidad de gestión que tuvo como funcionario de Raúl Alfonsín, Domingo Cavallo, Néstor Kirchner como jefe de Gabinete y como crítico de CFK. Ojalá vuelva ese Alberto. Lo necesita la patria porque el proceso de deterioro social que estamos viviendo no tiene precedentes, y esto se explica por la falta absoluta de confianza.

En esta nota

FMI

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés