El Economista - 70 años
Versión digital

sab 15 Jun

BUE 15°C
Panorama

Con menos recursos, las provincias también ajustan

Si tanto Nación como provincias continúan el esfuerzo y logran equilibrio financiero en 2024, eso podría facilitar el regreso a los mercados internacionales de deuda en 2025.

Con menos recursos, las provincias también ajustan
Marcelo Capello 20 mayo de 2024

En abril pasado, el Sector Público Nacional (SPN) nuevamente exhibió superávit financiero ($17.409 millones), con lo que en el acumulado del primer cuatrimestre se observa un superávit equivalente a 0,018% del PIB. Dicho resultado se obtuvo con una caída de ingresos del 5%, en términos reales, y una baja del 32% en el gasto primario, con fuertes disminuciones en algunas partidas, como Transferencias de capital a provincias (-98%), Transferencias corrientes a provincias (-75%), Inversión pública (-75%), Subsidios económicos a tarifas (-36%), Jubilaciones (-33%), Otros gastos de funcionamiento (-29%) y Personal (-19%).

Si bien sigue habiendo más "licuadora" que "motosierra", y podría hablarse de ajuste de "mala calidad", por ahora con poca reforma del Estado (depende más de la Ley Bases y posteriores proyectos de ley), lo cierto es que desde el año 2008 que el SPN no exhibía superávit financiero en los primeros 4 meses del año. 

Además, debe advertirse que, en 43 de los últimos 54 años, el SPN mostró déficit fiscal, es decir, un 83% del tiempo transcurrido.

  •  De esos 9 años superavitarios, 1 fue en Plan Austral, 2 en Convertibilidad y 6 con Duhalde/Kirchner, en este último caso con nuevos impuestos y la licuadora a full.

La situación actual podría graficarse como la de un equipo de fútbol que pierde 15 partidos seguidos, y cuando gana 1 a 0 el partido número 16, la crítica se concentra en que ganó jugando mal, por un gol de diferencia y sobre la hora. En realidad, lo importante es haber salido de perdedor, después de tantas derrotas. 

Por supuesto, se deberá trabajar en mejorar la calidad del ajuste, no sólo en lo fiscal, también en otros aspectos del programa, como la competitividad cambiaria. Pero todavía hay tiempo para mejorarlo, para lo cual son clave las reformas estructurales, como las que contempla la Ley Bases y las que se postulan en el denominado Pacto de Mayo. 

Entre otros recortes, el Gobierno nacional disminuyó este año en forma drástica las transferencias discrecionales que se envían a provincias. En este contexto, siendo realistas, la única manera que las provincias también ajusten el gasto, es que sus recursos decaigan en un marco de muy escaso acceso al endeudamiento. Y eso precisamente está ocurriendo este año, porque los ingresos de las provincias caen por varias razones:

  • Reciben menores transferencias discrecionales desde Nación (-80%)
  • Llegan menos recursos de coparticipación del impuesto a las ganancias (-38% anual), por la reforma efectuada durante el gobierno anterior
  • La recesión económica genera menos recaudación nacional (19% de caída en coparticipación a provincias)
  • La recesión también induce menor recaudación provincial (cae aproximadamente 11% anual promedio)

Considerando todos los factores, la caída en recursos provinciales en lo que va del año es del 15% interanual, en valores constantes. Claro que la pérdida de ingresos no será pareja entre jurisdicciones, pues sería, por ejemplo, del 30% en La Rioja, 15% en Buenos Aires, 11% en Córdoba o 2% en Neuquén.

Si se aprueba el proyecto de ley de medidas fiscales que se discute actualmente en el Congreso de la Nación, la caída en los recursos provinciales este año será menor en $1,5 billones, respecto a la situación en que no se aprueba la reforma.  

Ante la reducción de ingresos, y aun bajo el supuesto que las provincias recorten 50% su gasto de capital en 2024, existirían todavía 19 jurisdicciones que deberían reducir sus gastos corrientes para lograr el equilibrio financiero en 2024, mientras que 12 de ellas también deberían recortarlo si eliminan por completo el gasto de capital. En el primer caso, el esfuerzo de ajuste en las erogaciones corrientes llegaría hasta un 22% en Chaco, 19% en La Rioja, 18% en San Luis, 17% en Tucumán, Río Negro y Entre Ríos, y 15% en Buenos Aires y Salta.

A todo esto, ¿cómo están ejecutando realmente sus gastos las provincias en 2024? Para las provincias que han publicado datos, , en la mayoría se observan importantes recortes en las erogaciones. Al tercer mes de 2024, la baja más importante en el gasto se da en La Rioja (-58,4%) y la menor en Entre Ríos (-9,6%), siempre en valores constantes.

El gasto en personal exhibe reducciones generalmente mayores que el propio gasto corriente. Mendoza muestra la baja más leve en 2024, con una disminución del 16,8%. En contraparte, Tucumán presenta una reducción del 47,3% en el mes de enero (último dato disponible). Cuando se analizan los datos trimestrales, La Rioja resulta la provincia con mayor caída en el gasto en personal (-68%), y el ajuste menos dramático se observa en Entre Ríos (-15%). Catamarca y Santa Fe acusan reducciones del 33% y 25%, respectivamente.

Respecto al gasto de capital, los cambios no resultan homogéneos, pues Mendoza y La Pampa muestran un crecimiento en 2024 (58% y 51% respectivamente), cuando las demás provincias con información exhiben fuertes reducciones: 91% en Tucumán (enero), 82% en Entre Ríos, 69% en La Rioja, 68% en Catamarca, y 64% en Santa Fe.

Con estos ajustes, si tanto Nación como Provincias continúan el esfuerzo y logran equilibrio financiero en 2024, ello podría facilitar el regreso a los mercados internacionales de deuda en 2025, ya sea para lograr financiamiento para cancelar los servicios de deuda en dicho año (aumentan en forma importante en el caso nacional), como para incrementar la inversión pública, que en 2024 está siendo fuertemente recortada. 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés