El Economista - 70 años
Versión digital

mie 05 Oct

BUE 20°C
Versión digital

mie 05 Oct

BUE 20°C

Ante la crisis económica, cada vez más ocupados buscan empleo

En los últimos 4 años, el segmento de los ocupados demandantes de empleo creció 25,4% hasta 2,2 millones de personas.

empleo
empleo
10-09-2021
Compartir

Las condiciones de vida de los trabajadores argentinos viene en franco deterioro desde la crisis que comenzó en 2018 y que terminó de profundizar la pandemia. Un estudio del Instituto para el Desarrollo Social Argentino (Idesa), destacó que, ante esa situación, cada vez más ocupados buscan empleo.

Los últimos datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) mostraron que, al primer trimestre de 2021, 12 millones de argentinos se encontraban con empleo en los aglomerados urbanos relevados por la Encuesta Permanente de Hogares (EPH).

El informe detalló que, comparando con lo que sucedía cuatro años atrás (en 2017), el empleo creció 5,8%, casi a la par del 5,1% que creció la población. “Sin embargo, el dato global oculta mucho, principalmente porque hubo una precarización importante dentro de los ocupados”, consideró Idesa.

Para el mismo período, el segmento de los ocupados demandantes de empleo, creció 25,4%: pasaron de 1,75 millones a 2,2 millones de personas. Si se sumaran los desocupados (1,4 millones), daría que un total de 3,6 millones de personas estaban buscando activamente empleo, es decir, casi un tercio de la población activa (26,7%).

“Muchos factores influyen en que alguien no esté satisfecho con su empleo, pero en los últimos años no se puede ignorar el peso del deterioro económico y laboral”, apuntó el trabajo.

Para ilustrar esa dinámica, señalaron que en los últimos cuatro años la tendencia a nivel nacional ha sido del cierre de empresas, y de cada vez menos empleo formal. “Primero, las crisis cambiarias de 2018 y 2019 y actualmente con la pandemia”, enumeraron.

Perfil de los ocupados demandantes

Por otro lado, Idesa armó un perfil de los ocupados que buscan empleo comparado con el de los ocupados que no están en busca de uno. En cuanto al salario, los primeros ganan por hora menos de la mitad que los no demandantes: $141 versus $293, es decir, 52% menos.

Otro punto relevante es que la mayoría de los asalariados que buscan otro trabajo son de categorías ocupacionales menos productivas, ligados al sector informal o al cuentapropismo no profesional. “Respecto a la antigüedad, el 38% hace menos de un año que está en su trabajo, contra 15% entre los ocupados no demandantes”, agregó el informe.

En tanto, quienes están en búsqueda de mejores ingresos laborales, generalmente pertenecen a clases sociales más bajas. “El 30% recibe ayuda en dinero por parte del estado, contra un 15% entre los ocupados no demandantes”, destacó Idesa.

Por otro lado, es necesario añadir a lo anterior el fenómeno de la subocupación horaria. En el primer trimestre de 2017 ese dato estaba en torno al 10% y actualmente se ubica en el 12%. “Si a la baja productividad en el empleo se le agrega que se trabajan pocas horas, eso se traduce en un trabajador que cobra poco, no le va a alcanzar para vivir y va a querer conseguir otro trabajo”, explicó el reporte.

https://www.youtube.com/watch?v=Tm6bLC2qO-E

Mejorar los salarios

Por último, Idesa subrayó la necesidad de mejorar los salarios para generar una mejor calidad de vida de esos trabajadores que están insatisfechos con sus ingresos. Por eso, aseguraron que con salarios que apenas permiten cubrir la línea de pobreza, la mayoría de los trabajadores se enfrenta a salarios de subsistencia, es decir, trabajan para vivir.

“Para subir los salarios reales es necesario que la economía en conjunto sea más productiva, es decir, cabe preguntarse cómo producir más y mejor”, remarcó el informe.

“En este contexto, las soluciones que puede dar el asistencialismo son parciales. Es fundamental generar un contexto que incentive la inversión privada y el compromiso del sector público para priorizar la inversión en infraestructura y fundamentalmente en capital humano y educación de la gente. Esto requiere, como paso fundamental, una reforma integral y profunda del Estado”, concluyó Idesa.

En esta nota

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés