Dudas en el ecosistema

Las stablecoins cada vez más "limpias" mientras la competencia de redes no para

Tether, el criptodólar más utilizado en el mundo, quien estaría reduciendo su exposición a los “Commercial Papers”

BlackRock manejará la ronda de inversión de Circle.
BlackRock manejará la ronda de inversión de Circle.
Compartir

Sobre fines del Siglo 12 y comienzos del 13 se dio una guerra de monedas entre Inglaterra y Flandes. No era lo que hoy conocemos como una carrera devaluatoria en la que dos países se involucran en una “race to the bottom” (carrera al fondo) para poder volverse más competitivos, pero fue algo parecido.

En aquellas épocas cualquiera podía ir con un pedazo de oro o plata a la casa de la moneda real y pedir que se imprimieran monedas para ser usadas en el comercio. Fue Felipe II de Borgoña quien empezó a imprimir muy buenas imitaciones del Noble de oro inglés (la moneda inglesa) que contenían menos oro que las originales. 

Fue así que se volvió un gran negocio la exportación de monedas inglesas a Flandes para fundirlas y convertirlas en sus imitaciones ganando la diferencia. Esto generó un gran problema a la economía inglesa debido a la pérdida de credibilidad en el sistema y a la gran injusticia a favor de aquellos que podían financiarse el viaje a través del Canal de la Mancha. ¿Cuál fue la solución que encontraron? Inglaterra redujo el contenido de sus monedas para igualarlas a las producidas en Flandes y así eliminar el incentivo para exportar el oro. 

Siglos después, algo similar podría ocurrir con el dinero electrónico. Un reciente informe publicado por el Fondo Monetario Internacional y escrito por Ruchir Agarwal y Miles Kinball llamado “The electronic money standard and the possibility of a zero inflation target” (“El estándar del dinero electrónico y la posibilidad de target de inflación cero”) argumenta que con dinero electrónico se pueden pagar tasas de interés muy negativas, lo cual elimina la restricción del “zero lower bound” según el cual cuando la inflación es muy baja llega un punto en el que teóricamente no se podrían bajar más las tasas de interés, lo cual a su vez no permitiría impulsar la economía con política monetaria. Sería el formato moderno de la devaluación que ocurría en la Edad Media.

Una pregunta que surge es si tiene realmente sentido cobrar tasas negativas. La idea es obviamente que el dinero se derrita en las manos (en el celular, en realidad) y que la gente gaste más por ese motivo. El problema surge cuando uno se para del lado del vendedor del bien o servicio. Este recibirá un dinero que se derrite y que por lo tanto vale menos que antes, lo cual hará que suba sus precios. El objetivo de subir la inflación estará cumplido, pero el problema es que la razón para haberlo logrado se basa en el hecho de que un índice de precios muy bajo estaría reflejando una economía muy fría. En el caso que estamos hablando, la suba de precios está clara pero no pareciera que la actividad se recuperará en términos reales. Es algo que los responsables de la política económica deberán revisar.

Es algo a lo que también los emisores de las stablecoins deberán prestar atención. Si fuéramos a un mundo de tasas de interés negativas en términos nominales, aquellos verían su modelo de negocio amenazado. Recordemos que en general están tendiendo a respaldar la mayor parte de sus tokens con cash y bonos del Tesoro. 

Es, por ejemplo, el caso de Tether, el criptodólar más utilizado en el mundo y el de mayor capitalización de mercado, quien estaría reduciendo su exposición a los “Commercial Papers” (deudas de empresas). En una entrevista de la semana pasada, Paolo Ardoino, su CTO, aseguró que se encuentran en ese camino y resaltó que hacen atestaciones trimestrales de su activo y que le remiten frecuentemente información al Fiscal General de Nueva York.

Quien viene avanzando más rápidamente en ese sentido es sin dudas USDC, la stablecoin emitida por Circle. Recordemos que ya sobre fin del año pasado mostró que su activo de respaldo sólo contenía cash y bonos del Tesoro. 

Pues la semana pasada se supo que BlackRock, la compañía de manejo de fondos más grande del mundo, será uno de los custodios de aquellos activos. La novedad fue parte del anuncio que informaba que aquella compañía manejará la ronda de inversión de US$ 400 millones lanzada por Circle. 

Recordemos que a comienzos de este mes nos enteramos que el banco BNY Mellon sería el principal custodio de los fondos para esa stablecoin. Pero USDC no se queda ahí. 

Jeremy Allaire, CEO de la compañía, anunció en Bloomberg que estarían aplicando para una licencia bancaria en el futuro cercano. Sería sin duda un suceso revolucionario; tener una stablecoin de tal dimensión emitida por un banco.

Algo a prestar atención es la baja en la capitalización de mercado de USDC que se dio en los últimos dos meses, pasando de aproximadamente US$ 53.000 millones a US$ 50.000 millones interrumpiendo una suba continua que venía teniendo desde sus orígenes. Más allá de ello, la capitalización de Tether y USDC sumadas ya es de US$ 132.000 millones de dólares. 

Es un monto impresionante y parece mentira que Cardano, una de las blockchains más conocidas, todavía no contaran con esos tokens entre sus filas. Este mes los dos principales criptodólares hicieron sus debuts en esa red, pero las malas lenguas explican que eso muestra la debilidad de la misma, no su fortaleza. Veremos cómo evoluciona.

Otra blockchain que se encuentra casi en el podio de las de mayor tamaño es Solana y es allí donde Robert Kiyosaki, el autor de "Padre Rico, Padre Pobre", estaría apuntando sus cañones. En una entrevista con Anthony Pompliano, más conocido como “Pomp” en el ecosistema, hizo referencia a que Solana actualmente es lo que era Bitcoin cuando esta moneda valía US$ 6.000. Un buen augurio para aquella red.

Son redes que quieren competir con la líder en los Smart Contracts, Ethereum, mientras esta intenta hacer una transición exitosa de Proof of Work a Proof of Stake que le permita reducir las comisiones que cobra por sus transacciones. En una entrevista reciente para Unchained, Tim Beiko, el coordinador de la Ethereum Foundation, explicó que el “merge”, uno de los pasos previstos, podría demorarse un poco. Sería un nuevo retraso que genera dudas para los amantes de esa red.

Como venimos explicando desde esta columna, el mundo cripto es un mundo descentralizado, y eso genera que cualquier cambio resulte difícil y lento. Es tal vez la principal duda que genera el ecosistema a futuro. Es una incógnita que solo el tiempo va a develar.

En esta nota

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés