El Economista - 73 años
Versión digital

jue 25 Jul

BUE 21°C
Bridges centralizados

El mundo cripto podría quedar en manos de sólo 7 personas

Uno está obligado a preguntarse si toda la gracia de la descentralización en el mundo cripto no se pierde con los bridges centralizados y la respuesta pareciera ser que sí

En el caso particular de Terra quienes manejaran ese puente serán 7 personas.
En el caso particular de Terra quienes manejaran ese puente serán 7 personas.

Una de las hipótesis que vengo sosteniendo ya hace un tiempo respecto al mundo cripto es que nadie podrá desarrollar una verdadera stablecoin descentralizada, un criptodólar que pueda mantener la paridad con la moneda sin la intervención de un ente centralizado en alguna parte de su estructura. La semana pasada fue el caso de Neutrino que cayó en desgracia y perdió el “1 a 1” con el dólar. Al momento de escribir estas líneas su token vale 0,88 dólares recuperándose un poco del 0,69 al que supo llegar en su peor momento.

Distinto fue el caso de DAI, que en vez de depreciarse frente a la moneda estadounidense, optó por centralizarse. Ese token funciona como el sistema financiero tradicional, emitiendo esos cripto dólares a través de préstamos colateralizados en Ether u otra cripto. Cuando el token vale más que la moneda estadounidense se fomenta el otorgamiento de esos créditos para que haya más emisión, y cuando el token pierde la paridad por el lado de abajo se realiza el proceso contrario, fomentando la devolución de dichos créditos. Pero así como en el mundo “real” el sistema bancario tiende a transformarse en un Ponzi si no hay suficiente déficit fiscal, lo mismo le ocurre a stablecoins como DAI. 

Es por eso que en su momento sus desarrolladores se vieron obligados a incorporar USDC, la stablecoin centralizada, como parte de sus activos de respaldo llegando a representar por momentos más del 50% del total.

Es entendible la frustración de Rune Christensen, fundador y CEO de Maker Dao, la organización detrás de DAI, la cual se ve reflejada en un tweet que emitió el 1° de abril y en donde dice que “dado que Terra no colapsó, queda probado que las stablecoins algorítmicas (descentralizadas) funcionan”. Acto seguido informa que propondrá transformar DAI al modelo de UST.

UST, la stablecoin de Terra, es claramente la stablecoin del momento. Hoy es la tercera stablecoin en tamaño con una capitalización de mercado de US$ 41.000 millones. A comienzos del mes pasado expliqué que el chiste detrás de este criptodólar es que es una stablecoin con riesgo de cripto, lo cual le quita mucho atractivo. Si existiera al mismo tiempo corridas contra el token estable y contra su token de respaldo/gobernanza “Luna”, todo se desmoronaría. ¿Quién querría entonces tener un token que no puede subir de precio pero que corre el riesgo de desaparecer? Por ahora, mucha gente aparentemente.

Justamente esa sería la razón por la que Do Kwon, CEO de Terraform y director en la Luna Foundation, anunció que Terra pasará a estar respaldado, en parte, por Bitcoin. ¿Qué habrá sentido Christensen cuando se enteró? ¿Seguirá con la idea de pasar DAI al formato de Terra/Luna?

Más allá de lo que piense el Rune, una pregunta obvia que surge es cómo harán para pasar Bitcoin al sistema Luna. Veamos: Bitcoin no existe más que en la blockchain de Bitcoin. Lo que puede haber en otras blockchain son representaciones de Bitcoin pero no el Bitcoin “real”. La forma de transformar un Bitcoin en una representación de Bitcoin en otra blockchain suele hacerse con bridges (puentes) con alto grado de centralización. Básicamente uno le envía el Bitcoin a “alguien” que maneja la blockchain donde uno quiere tener la representación de aquel Bitcoin y ese “alguien” le emite un token que puede llamarse por ejemplo rBTC, o algo así. Sí, ya sé, uno está obligado a preguntarse si toda la gracia de la descentralización en el mundo cripto no se pierde con esos bridges centralizados y la respuesta pareciera ser que sí.

En el caso particular de Terra quienes manejaran ese puente serán 7 personas. Sí, 7. Lo harán a través de una MultiSig, que quiere decir que se necesita más de una firma (de ahí el “Sig” de Signature) para poder hacer operaciones. 

Pensemos en qué implica esto. Si Terra sigue creciendo como lo viene haciendo, probablemente tendría una capitalización de mercado de US$ 100.000 millones para mediados de año, sólo por debajo de Bitcoin y Ethereum. 

Por otra parte, según las propias palabras de Kwon, su intención es convertir a esa MultiSig en la wallet con la mayor tenencia de Bitcoin en el mundo. Estoy diciendo que la stablecoin y gran parte de la cripto más importantes estarían en manos de sólo 7 personas. ¿No se supone que el valor más grande del ecosistema era la descentralización? Ahora, Elon Musk es el mayor accionista de Twitter con sólo 9% y hay quien dice que esa empresa es centralizada….

Pero no solo hay un problema de descentralización con los bridges: también suelen ser vulnerables a ataques de los hackers. David Gerard, crítico del ecosistema, dice que uno no debería confiar en un Smart Contract salvo que estuviese diseñado por un ingeniero de la NASA. Es por eso que tengo mucha expectativa de ver cómo se desarrollará el puente descentralizado entre Algorand y Ethereum que se anunció recientemente. Después de todo, detrás de aquella Blockchain está nada menos que Silvio Micali, premio Turing y un equipo formado por ingenieros del MIT.

Hay más, hay algo mucho peor a la vuelta de la esquina. Cuando le preguntan a Do Kwon qué ocurriría si cayera la demanda por Terra, Luna y Bitcoin al mismo tiempo su respuesta es: “Eso es muy poco probable”. ¿Está seguro? ¿Y si ocurre? Mejor no pensarlo mucho. El mundo cripto es un mundo muy riesgoso todavía.

Será por eso que Gary Gensler, chairman de la SEC, volvió a insistir en un discurso en la Universidad de Pensilvania por más regulación, especialmente sobre stablecoins y empresas del rubro. Una que quiere atraer cada vez más a los reguladores es Circle, la emisora del criptodólar USDC. 

La semana pasada eligió al banco BNY Mellon para custodiar los activos que respaldan su token. Sin duda me genera más confianza que las stablecoins que pretenden ser descentralizadas. La pregunta que me surge en este caso es si la tecnología que la sostiene, la blockchain, seguirá siendo un respaldo sólido. Esperemos que sí, pero nadie puede asegurarlo.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés