El Economista - 73 años
Versión digital

mie 24 Jul

BUE 17°C
Tendencias

El criptomundo nos acerca con los bonos del Tesoro de EE.UU.

Con avances como los que está dando USDC, no sería raro que en poco tiempo podamos tener nuestros dólares del colchón y ganar intereses hiperseguros al mismo tiempo.

El criptomundo nos acerca con los bonos del Tesoro de EE.UU.
Gonzalo Martínez Mosquera 08 noviembre de 2022

Hace un par de semanas explicábamos que la historia del dinero no pareciera convalidar la filosofía que respalda a Bitcoin como dinero. 

Básicamente contamos que aquello que los seres humanos usamos para transaccionar siempre fue dinero fiduciario, cuyo valor estaba dado por la potestad del gobernante para reclamar su uso en el pago de impuestos y multas, o metales preciosos, que se usaban para realizar importaciones, pagarle a los ejércitos, etcétera y que derivaban su valor de su utilidad para realizar distintos objetos con ellos.

Ninguna de esas características las posee Bitcoin; no es reclamado por ningún gobierno para el pago de impuestos ni tampoco puede ser usado para nada útil. 

Debería ser considerado, en realidad, algo así como una pieza de colección digital que consume la misma energía de un país mediano. ¿Qué sentido tiene comparar a eso con, por ejemplo, el dólar o el peso que, como mínimo, tienen un gobierno que demanda su uso en el pago de impuestos? 

De hecho, el otro día, escuchando a Carlos Maslatón en una entrevista que le hacía Alejandro Fantino, el conocido bitcoiner comparaba a la moneda norteamericana con la moneda digital y decía que el respaldo del Bitcoin es su escasez y su demanda. No Carlos, en todo caso la escasez es una característica del Bitcoin pero no un tipo de respaldo. 

Quiero llamar la atención sobre este punto porque ya es habitual escuchar o leer a muchos bitcoiners decir que la razón por la que Bitcoin debe ser considerado dinero es que comparte las características que los bienes deben tener para poder cumplir con aquella función; durabilidad, portabilidad, fungibilidad, escasez, divisibilidad, reconocibilidad, etcétera. 

No muchachos, eso no hace que algo sea dinero. Para poder serlo, es importante también que exista una fuente de demanda distinta a la pura especulación. Por ahora, Bitcoin no cuenta con ella.

Quien sí pareciera recuperar demanda es USDC. Como venimos repitiendo en las últimas semanas, la segunda stablecoin en tamaño perdió mucha capitalización de mercado, probablemente por el efecto tasa de la Reserva Federal

Es simple: los ahorristas ven que pueden generar ingresos gratis sobre sus ahorros cambiando sus USDC por dólares y depositándolos en una "savings account". A comienzos de agosto comenzó esa debacle pasando de aproximadamente US$ 55.000 millones a los US$ 42.000 millones actuales.

La semana pasada se dio el primer crecimiento sostenido en los últimos 3 meses recuperando US$ 1.000 millones en depósitos. Tal vez la razón sea el anuncio de Coinbase, una de las empresas que forman Circle, la emisora del criptodólar, de que va a pagar 1,5% a los tenedores de USDC alrededor del mundo. Tranquilos argentinos, por ahora sólo habla de Estados Unidos, el Reino Unido y la Unión Europea. 

Además sólo se podrá tener acceso a través de Maker DAO. ¿Qué era Maker DAO? Es la organización descentralizada responsable de emitir el famoso cripto dólar DAI, ese que arrancó en sus orígenes pretendiendo ser una stablecoin descentralizada pero que se vio obligada a sumar a USDC como respaldo. Hoy es el principal activo con aproximadamente el 35% del total. Algunos se preguntan si Coinbase no podrá tener problemas regulatorios. Recordemos que una cosa es tomar depósitos y otra es prometer un rendimiento financiero. 

Respecto a esta stablecoin, un dato interesante fue el que publicó en Twitter Patrick Hansen, director en Circle, cuando mostró que "más de la mitad de los USDC están depositados en billeteras virtuales, versus menos del 10% en exchanges. Además el 75% de las billeteras tienen menos de US$ 100 en valor".  

¿Qué nos quiere decir Patrick con ese mensaje? Que este criptodólar no se usa tanto como factor de liquidez para especular con criptomonedas (sino en general estarían depositados en exchanges o prestados en herramientas DeFi) sino que mucha gente lo está utilizando como su "banco" paralelo o, mejor dicho, su colchón paralelo.

Si es así podría ser una señal del futuro crecimiento esperado de ese cripto dólar. Su practicidad, velocidad, anonimato y programabilidad, entre otras características, podrían augurar un fuerte desarrollo en el horizonte cercano. Será fundamental entonces que los reguladores exijan que el respaldo de esa stablecoin sea todo lo seguro que tenga que ser para evitar un colapso similar al que tuvo el cripto dólar de Huobi HUSD. Este perdió la paridad con el dólar sobre fines del mes pasado, pasando a valer algo más de 30 centavos en muy poco tiempo.

Según Caitlin Long, no solo es importante la calidad del respaldo sino también su timing y esa fue la razón de aquella caída. Si en el pasivo tenes depósitos que podes perder en minutos (en una corrida), del otro lado también deberías tener activos que puedas realizar (convertir en dólares) en minutos. Según la fundadora y CEO de CustodiaBank, la única fuente de ese tipo de respaldo son las "Fed Reserves" (algo así como los encajes bancarios). Pues para tener acceso a las mismas las stablecoins deberían tener una licencia bancaria que, como venimos repitiendo desde esta columna, es probablemente el camino que tomen.

A riesgo de ser repetitivos, el mundo cripto y el mundo tradicional se acercan cada vez más. No sería raro que en poco tiempo podamos tener nuestros dólares del colchón y ganar intereses hiperseguros al mismo tiempo. Se trataría del sueño de los ahorristas y el terror de algunos gobernantes.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés