Las finanzas 4.0 y el nuevo rol del director financiero

30 de marzo, 2021

Las finanzas 4.0 y el nuevo rol del director financiero

El rol del Director Financiero (Chief Financial Officer o CFO) está en plena transformación. Su función principal ya no se limita a presentar informes y reportes numéricos, sino que se perfila como un consultor estratégico, capaz de buscar información crucial para la toma de decisiones en la organización. Se ha convertido en la persona encargada de definir el rumbo en las condiciones cambiantes y que debe estar analizando todos los posibles escenarios ante la nueva normalidad

Hoy en día, su rol es mucho más protagónico que nunca, con destrezas para el análisis de datos, enfoque consultivo y la capacidad de brindar conocimientos y recomendaciones comerciales. Para los que están en esta área plantean que han pasado de ser especialistas en contabilidad y finanzas a la estrategia y operaciones. También aseguran que los conocimientos financieros son importantes, pero la capacidad de análisis de datos y de estadísticas se imponen y ven en la automatización de procesos una herramienta para intensificar su nivel de eficiencia y para entregar más valor al negocio.

Estas son las bases para lo que los expertos llaman la digitalización de la función financiera. Es decir, una nueva era para estos profesionales que ya no solo deben ser expertos en temas fiscales y contables, sino también especialistas que sepan aprovechar las soluciones digitales a esta rama, flexibilizar el modelo de servicio y dotar a la función de mayor inteligencia en la gestión y monitorización del negocio.

Así lo comenta Alejandro Aguirre, director de Business Transformation de Oracle: “Hoy, un CFO debe trascender de una labor transaccional a una más estratégica donde enfoque a su equipo a tareas de análisis y valor para facilitar la creación de nuevos modelos de negocio en las organizaciones”.

A estos retos se une la etapa de recuperación que viven las organizaciones en estos tiempos de pandemia, que los han puesto en la primea línea, al frente de los negocios, más como estrategas con la capacidad de anticiparse a los movimientos y de ser pieza fundamental del proceso de innovación. Todo esto, con el objetivo de “capitalizar nuevos modelos de negocios en la nueva normalidad”, agrega Aguirre. Oracle ha venido innovando en sus soluciones para que los CFO puedan desplegar todas sus capacidades en el negocio.

Según Aguirre, estos profesionales deben apoyarse en soluciones tecnológicas, como los sistemas de Planificación de Recursos Empresariales (ERP por sus siglas en inglés), que permitan tener el control de los datos, que sean confiables y capaces de análisis inteligentes.  Una solución como esta simboliza la columna vertebral de la organización, pues trata de un apoyo a la contabilidad, a los procesos de compras y adquisiciones, al área de recursos humanos, a los proyectos y otras actividades en todos los niveles de la organización. Además, al estar desplegados en la nube, permiten a las empresas tener acceso desde cualquier lugar respetando las políticas de seguridad. En otras palabras, con soluciones ERP en la nube los negocios pueden continuar operando administrativa, financiera y comercialmente con trabajo remoto de sus colaboradores.

“La tecnología va a ayudar a hacer cierres de libros en tiempo real, también va a facilitar los trámites a los gerentes y va a poder liberar tiempo para que la gente pueda enfocarse en tareas menos operativas y en otras de valor agregado”, indica Aguirre.

Por esto es se hace fundamental que las organizaciones comprendan qué debe hacer un ERP y cómo sacarle el mayor provecho. Aguirre dice que debe llevar el modelo financiero, el control del gasto, del ingreso, de las carteras (activas y pasivas), los acumulados de los inventarios, el costo, la planificación. “¡En fin! Debería llevar toda la operación financiera y administrativa de las organizaciones”, sentencia.

En ese sentido, los ERP modernos deben responder a necesidades de información que implican mayor precisión, exactitud, agilidad en la búsqueda de información y una dinámica que permita a los usuarios tener y entender los datos que se le están entregando. Las soluciones ERP modernas deben cumplir con varias características.

  • Incorporar capacidades de tecnologías emergentes que permitan automatizar procesos y hacer la experiencia del colaborador más ágil y sencilla.
  • Tener un único modelo de datos para que sea más fácil convertir la información en opciones estratégicas.
  • No solo contar con una infraestructura en nube para bajar costos operativos, sino que el software sea como servicio de tal forma que constantemente se estén incorporando y adoptando las nuevas funcionalidades lo que mitiga el riesgo de obsolescencia tecnológica y que las compañías tengan que estar haciendo migraciones.
  • Las organizaciones deben adaptar todas las nuevas capacidades que las tecnologías digitales (Inteligencia Artificial, Machine Learning, Blockchain, Big Data, Analítica) a la función financiera.

Bajo estos escenarios, el CFO del futuro se enfrenta a un rol muy diverso y una nueva realidad impactada por la nueva dinámica de la economía. Según Leandro Ramírez, VP de Oracle para Centroamérica y el Caribe, “la transformación de los CFO está determinada por los cambios que está demandando la economía 4.0”. Además, dice, “surgen a diario nuevos modelos de servicios acelerados por la pandemia, que requieren más agilidad y otras maneras de análisis para hacer crecer los nuevos negocios, encontrar otras oportunidades y entregar a los usuarios experiencias modernas, independientemente de su grupo generacional”.