Pandemia: ya nada es lo mismo y nada será lo mismo

24 de noviembre, 2020

Pandemia: ya nada es lo mismo y nada será lo mismo

Por José Lezama Economista Director de Fundación GEO

Este 2020 será recordado en la historia de la humanidad: será el año de la pandemia del Covid-19. Un año en el que el mundo estuvo virtualmente paralizado y en el que las relaciones socio económicas cambiaron para siempre. Tal vez, la pandemia vino a acelerar el proceso de transformación de un sistema que ya estaba dando muestras claras de desgaste y descomposición no solo en lo económico, sino también en lo ambiental, lo psicológico y lo espiritual. Todo ello con profundas implicancias en las estructuras de organización social. Ya nada es lo mismo. Nada será lo mismo.

Quizás transitemos algún tiempo más, aplicando los mismos modos y formas de fines de 2019, pero sería ilógico, pensar que nada ha cambiado. Podemos autoengañarnos y pensar que muchos de los que continuamos con la habitualidad de nuestras tareas creamos que todo sigue igual. Eso definitivamente no es así. El mundo ha cambiado. Las reglas del juego han cambiado y los procesos mundiales de organización de la producción y el comercio obligan a los países a pensar en su forma de inserción. Esto es tan potente y definitivo que no tenemos vía de escape a eso que es inevitable. Podemos tardar más o menos tiempo, pero lo cierto es que el propio peso de la globalización nos acomodará.

Este es un momento en que debemos pensar seriamente qué es lo queremos como sociedad, pero teniendo el ojo siempre puesto en lo que ocurre en el exterior. Si antes estábamos conectados, ahora nos encontramos hiperconectados, conociendo al segundo lo que ocurre en Tailandia, Indonesia, Egipto, Afganistán, Turquía, India, Sudáfrica, solo por mencionar latitudes que no son habituales para nosotros.

Es cierto, no obstante, que lo que ocurra en el mundo lo definirán EE. UU. y China, las dos potencias económicas del momento. La disputa comercial entre ambas y las tensiones entre los jefes de Estado de ambos países, sin lugar a duda definen el sentido de las relaciones entre los países a nivel mundial. Recordemos que tanto EE.UU. como China son dos  de los 5 principales socios comerciales de la Argentina y no podemos estar ajenos a las tensiones de esas relaciones porque definen el modo de producción de nuestro país, en sentido amplio.

En este sentido, es muy importante abarcar el estudio y análisis de las dimensiones que habitualmente hacemos para Argentina, desde una perspectiva “internacional”. Entender, conocer, comprender y visualizar lo que ocurrirá con la educación, la economía, el mercado laboral y salud a nivel internacional es una urgencia que los tiempos presentes nos imponen para comprender que los procesos internos son, también, un reflejo de lo que pasa afuera.

La columna es la editorial del “Monitor 231: Capítulo Internacional” de Fundación GEO. Para acceder al documento o para más información: 
https://fundaciongeo.org.ar/cpd/