Confirmado: hay acuerdo con los grandes fondos para salir del default

4 de agosto, 2020

Argentina y los representantes del Grupo Ad Hoc de Bonistas Argentinos, el Comité de Acreedores de Argentina y el Grupo de Bonistas del Canje y otros tenedores llegaron a un acuerdo hoy que les permitirá a los miembros de los tres grupos de acreedores apoyar la propuesta de reestructuración de deuda del país y otorgarle un alivio de deuda significativo.  Así lo anunciaron desde el Ministerio de Economía tras un lunes repleto de rumores. Los “duros”, que venían bloqueando el canje por tener más de 50% de la deuda a canjear, entraron y Argentina dio un paso clave (aún falta el papeleo) para dejar atrás el default.

Las negociaciones se habían enfriado el fin de semana: las posiciones estaban cerca, pero nadie quería ceder y, de hecho, los grandes fondos bocharon la oferta de Argentina. El Gobierno incluso presentó la idea de negociar con el FMI y dejar el pleito con los privados para después. Eso cambió repentinamente en la tarde del lunes y se confirmó en la mañana de hoy: Argentina mejoró la oferta hasta US$ 54,8, los acreedores cedieron otro tanto y hay “deal”. Un vamo’ y vamo’. Ciertamente, ir hacia un “hard default” hubiera complicado mucho las cosas: primó la racionalidad.

Conforme al acuerdo, Argentina ajustará algunas de las fechas de pago contempladas para los nuevos bonos establecidas en su invitación del 6 de julio, sin aumentar el monto total de los pagos de capital o los pagos de interés que Argentina se compromete a realizar y mejorando al mismo tiempo el valor de la propuesta para la comunidad acreedora.

-Las fechas de pago sobre los Nuevos Bonos serán el 9 de enero y el 9 de julio en lugar del 4 de marzo y el 4 de septiembre.

-Los nuevos bonos a ser emitidos como compensación por intereses devengados y compensación por consentimiento adicional comenzarán a amortizar en enero de 2025 y vencerán en julio de 2029.

-Los nuevos bonos 2030 en US$ y en Euros comenzarán a amortizar en julio de 2024 y vencerán en julio de 2030, donde la primera cuota tendrá un monto equivalente a la mitad de cada cuota restante.

-Los nuevos bonos 2038 en US$ y en Euros a ser emitidos como contraprestación por los bonos de descuento existentes comenzarán a amortizar en julio de 2027 y vencerán en enero de 2038.

Tal como se contempla en la invitación, los tenedores de los bonos denominados en Euros y CHF podrán canjear sus bonos por los nuevos bonos denominados en USD, sobre la base de los tipos de cambio vendedor en Euro/CHF/USD.

“Argentina, sujeto a la oportunidad en que se evidencie su apoyo por parte de la comunidad internacional en sentido general, ajustará ciertos aspectos de las cláusulas de acción colectiva en los documentos de los nuevos bonos para abordar las propuestas presentadas por los miembros de la comunidad acreedora, las cuales buscan fortalecer la eficacia del marco contractual como base para la resolución de las reestructuraciones de deuda soberana. El acuerdo de los acreedores que brindan respaldo con respecto a los términos de reestructuración detallados más arriba está expresamente sujeto a que los documentos de los nuevos bonos de Argentina, incluya estos ajustes propuestos. Finalmente, Argentina no afrontará gasto alguno de los acreedores que brindan respaldo en relación con la operación, los cuales estarán exclusivamente cubiertos por los tenedores de bonos recibidos conforme a la Invitación revisada, tal como se establecerá en la documentación final”, señalaron desde el Mecon.

Para efectivizar el acuerdo, Argentina extiende por medio del presente la fecha de vencimiento de su invitación desde las 5:00 del 4 de agosto de 2020 hasta las 5:00 del 24 de agosto de 202. La fecha de ejecución, la fecha de entrada en vigor y la fecha de liquidación continuará siendo el 4 de septiembre de 2020 o lo antes posible de allí en adelante.

Los activos de Argentina, desde bonos hasta acciones, venían muy entonados en el pre-market y se espera un gran martes en los mercados.

“Era cuestión de tiempo para que una diferencia tan cercana sea resuelta”, dijeron desde Delphos. “El Presidente tomó las riendas de la negociación luego de la escasa adhesión, estimada en 35%, que habría alcanzada el segundo canje. Con una dinámica de extensión y fracaso agotada, hizo falta un golpe de timón para buscar una solución definitiva al tema. Tensar para arreglar. Esa fue la última movida del Gobierno, la cual resultó satisfactoria al saber que los acreedores ya habían acercado una contrapropuesta en la zona de US$ 54,8 que no implicaba prácticamente pagos adicionales. Con solo mover un poco las fechas se lograría el ansiado acuerdo, que elevaba el VPN de la propuesta pero no implicaba mayores desembolsos para el país”, agregaron.

“A la espera de que se cierre la operación, celebramos el acuerdo y remarcamos que un canje exitoso es un paso clave y una condición necesaria (pero no suficiente) para que la economía pueda iniciar una recuperación”, dijeron desde SBS. “Con las condiciones definidas, llegó la hora del exit yield. Los precios tienen implícita una curva de rendimientos entre 11,75-12,55%, aunque vemos espacio para una compresión si Argentina combina un canje exitoso con un programa que fortalezca la capacidad de pago”, agregaron.

“Muy buena noticia”, dijo Fernando Marull desde FMyA. “Con esto se cura el default con bonistas, pero el frente económico sigue muy deteriorado. Ahora viene etapa FMI, donde la sostenibilidad de la deuda no va a pasar desapercibida. Porque aun con el canje externo, la caída del PIB y el fuerte déficit fiscal de 2020 llevaron a la deuda a una dinámica muy delicada”, agregó.

Dejá un comentario