El REM vs. el Focus

6 de julio, 2020

BCRA, reservas

Más allá de la común pertenencia al Mercosur, de tener un fuerte intercambio comercial, aunque en disminución, y con independencia de la mayor o afinidad ideológica entre sus gobiernos, las políticas económicas de Brasil y Argentina se han parecido muy poco en los últimos años, tanto en su diseño como en sus resultados. Esa es una constante que estuvo presente tanto en tiempos de calidez en el vínculo cuando gobernaban simultáneamente Kirchner y Lula como en esta etapa de hostilidad entre Fernández y Bolsonaro.

La pandemia le ha dado rasgos similares a las políticas de casi todos los países, pero superada la emergencia, la diferencias entre la estrategia aperturista y liberal de Brasil y la proteccionista e intervencionista de Argentina se harán más evidentes.

En materia del desempeño esperado para este año, se pueden comparar las proyecciones económicas de los analistas del mercado que se vuelcan en el REM que publica mensualmente el BCRA y en el informe Focus del Banco Central de Brasil que tiene frecuencia semanal.

Según el informe Focus del lunes pasado, el PIB de Brasil caería 6,54% este año, mientras que en el REM que difundió el BCRA el viernes, los analistas prevén una contracción del 12% de la economía local. En ambos casos, se vienen haciendo constantes correcciones a la baja. Curiosamente, para el FMI, no habría semejante discrepancia, porque según sus últimas proyecciones, Brasil caería 9,1% y Argentina 9,9%.

En los pronósticos de inflación, también se vienen haciendo ajustes. Según los analistas argentinos, el índice de precios subiría 40,7% este año, mientras que los brasileños estiman un alza de 1,63%. Dos realidades completamente distintas. En el frente cambiario, también se observan discrepancias.

En Brasil, el mercado espera una apreciación nominal del real porque estima que el dólar cerraría el año a 5,20 reales, algo por debajo de los 5,30 actuales. En Argentina, se prevé una devaluación nominal del peso frente al dólar, pero se mantendría en un nivel similar al presente en términos reales.

En lo que coinciden los analistas de uno y otro país es que la segunda parte del año será mejor que la primera. Y el repunte de ambas economías le daría impulso al comercio bilateral.

Dejá un comentario