Bolivia defendió el nuevo acuerdo de gas alcanzado

19 de febrero, 2019

Bolivia defendió el nuevo acuerdo de gas alcanzado

 

Tras la firma del nuevo acuerdo por el gas entre Argentina y Bolivia, sellado la semana pasada, Bolivia destacó los términos del mismo y detalló que podría percibir hasta US$ 484 millones adicionales si se sobrecumplen ciertos términos que figuran en el contrato. El acuerdo debió ser renegociado tras los errores de Javier Iguacel que decidió restringir las compras intempestivamente y fue duramente cuestionado por varios expertos del sector como Jorge Lapeña ya que históricamente el precio del gas de Bolivia es más bajo que el gas natural licuado importado y todavía no está asegurado para todo el año el gas de Vaca Muerta.

 

En medio de la fuerte devaluación del año pasado, el ex secretario de Energía Javier Iguacel, decidió restringir las históricas compras de gas de Bolivia argumentando que había aparecido el gas de Vaca Muerta. Acto seguido, Bolivia ejecutó las garantías del contrato por casi US$ 500 millones, en medio de la fuerte restricción presupuestaria, y el tema casi termina en un juicio.

 

El ministro boliviano de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, calificó el nuevo acuerdo de una “gran negociación” ya que en caso de que Bolivia exporte en esta gestión 0,20 trillones de pies cúbicos (TCF) hacia Argentina, “percibirá US$ 1.828 millones en vez de los US$ 1.344 millones que hubiese recibido bajo las condiciones anteriores”.

 

Cantidades garantizadas

 

Sin embargo, los 0,2 TCF a los que hizo referencia el ministro Sánchez equivalen a 5.663 Mm3, lo que según fuentes consultadas son superiores a los 4.964 Mm3 asociados a las cantidades garantizadas del contrato. Y precisaron que de alcanzar Bolivia esos 0,2 TCF, estaría entregando 14% por encima de las cantidades esperadas para el año, o 26%más que las de invierno.

 

De ocurrir ese incremento en los despachos, Argentina estaría recibiendo en promedio 4,57 Mm3/ día en los meses de invierno, que es cuando más insumo se necesita.

 

Por otro lado, las fuentes consultadas indicaron que, de lograr Bolivia realizar esas entregas adicionales en el invierno, lo cual estaría por encima del acuerdo sellado, también Argentina se beneficiaría “ya que podría desplazar más combustibles líquidos, cuyo costo se encuentra muy por encima del valor al que podría tomar el gas de Bolivia”.

 

“Debido al desarrollo de la producción de gas local, necesitamos cada vez menos del importado en verano, pero lo seguimos requiriendo en invierno. Esta nueva adenda ajusta el contrato a esa realidad, eximiendo a Argentina de la compra de gas que no necesita en verano y ajustando los precios en invierno, cuando compite con gas natural licuado (GNL) y combustibles líquidos, más costosos”, destacaron desde la Secretaría de Energía.

 

Bolivia y Argentina suscribieron el pasado jueves, en la ciudad boliviana de Santa Cruz, la cuarta adenda al contrato original entre Integración Energética Argentina S.A. (Ieasa) y Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), sellado en octubre de 2006 y con vigencia hasta el 2026 y acordaron una mayor flexibilidad estacional.

 

El acuerdo fue firmado en Bolivia en presencia del secretario de Energía, Gustavo Lopetegui, y del ministro Sánchez, en la casa ejecutiva de YPFB, en Santa Cruz de la Sierra.