Tendencias y desafíos de la gestión fiscal en multinacionales

Las principales tendencias en cuestión tributaria y fiscal para el 2016, puestas en debate

12 de enero, 2016

Más de 30 gerentes y directores de áreas fiscales de multinacionales con fuerte actuación en Latinoamérica se reunieron recientemente en Buenos Aires durante un evento organizado por el grupo Lataxpro con el apoyo de Thomson Reuters. El objetivo central fue compartir experiencias y discutir tendencias y perspectivas de mercado que impactarán al profesional fiscal. En esta oportunidad, los asistentes respondieron a un sondeo de opinión cuyos resultados corroboran las discusiones realizadas durante el evento.

El 100% de los líderes fiscales afirmó que espera que la complejidad del sistema tributario se incremente en los próximos 12-18 meses y todos coinciden en que esta complejidad tiene un alto impacto sobre la agilidad y la productividad de su empresa. Por esta razón, el 100% reveló su intención de buscar eficiencias incorporando tecnología a los procesos de impuestos en los próximos 2 años.

Sobre los desafíos de gestionar un área fiscal de grandes corporaciones multinacionales, el 80% revela que obtener reportes impositivos consolidados a nivel regional en Latinoamérica requiere esfuerzo elevado. Además, la mayoría (40%) dedica mitad del tiempo de su equipo a la recolección y consolidación de información fiscal.

En cuanto al rol que los profesionales fiscales asumirán en este contexto, Tomás González, Tax Director de Southern Cone & Middle Americas de Unilever, destacó: “Un nuevo personaje va a ocupar un papel fundamental en las empresas: el profesional especialista en Tax y en IT, que representa un mix entre las dos áreas de conocimiento y que hoy las áreas de impuestos no tienen. En este sentido, la tecnología y el software desempeñarán un papel cada vez más importante en las empresas”.

“Nosotros estamos cada vez más conectados con el mundo digital. Los fiscos también están más digitalizados, por eso implementaron una serie de medidas para digitalizar cada vez más la información que exigen de las empresas día a día”, agregó Santiago Cichero, Tax Planning Manager de Geo-Park. “Por eso, la factura electrónica ya es un hecho en toda la región y cada vez más países nos solicitan informes de transacciones, de operaciones, de registros contables y fiscales detallados y casi en tiempo real. Tenemos que ampliar nuestro conocimiento de tecnología para acompañar estas demandas”, completó.

Según los ejecutivos, el principal desafío fiscal del 2016 será cumplir con el Plan de Acción de BEPS (Erosión de la Base Tributaria y el Traslado de Beneficios, por su sigla en inglés), cuyas exigencias incluyen nuevos estándares mínimos que brindarán a las administraciones tributarias una visión global de las operaciones de las empresas multinacionales, la prevención del abuso de los tratados y la evasión fiscal. Estos informes implican nuevas prácticas para los profesionales y una nueva necesidad en cuestión de información disponible.

Para atender a las nuevas exigencias, el 40% de los asistentes confirmaron que ya están realizando acciones proactivas en base a los informes publicados por la OCDE para afrontar las normativas BEPS en 2016. Una parte de los ejecutivos encuestados (30%) afirma que esperará que se homologue la normativa correspondiente, para luego tomar alguna acción.

Con relación a los indicadores claves de medición (KPI) que se aplican a la función de impuestos, en general se utilizan más de uno para medir la eficiencia en la gestión, siendo los más utilizados los relacionados con los ahorros en los impuestos, tanto financieros como económicos. Por otro lado, la mayoría de los ejecutivos releva gran preocupación por el compliance ya que es la tarea a la que mayor tiempo dedican los equipos de impuestos.

Pablo Gentini, Corp.Tax Executive Expert in Latam & the Caribbean, destacó la responsabilidad que el profesional fiscal tiene para mantener las empresas en (conformidad): “La automatización de reportes de tax compliance es un paso necesario para las empresas. Para cumplir este desafío, la tecnología de la información va a ser un valor estratégico del área fiscal, pues permitirá manejar el nivel de información creciente que cruzará el área y logrará ser más eficiente en el uso de dicha información”.

“La opinión de los líderes de áreas fiscales de grandes corporaciones revela la creciente necesidad de incorporar la tecnología a la rutina de la gestión fiscal. Acompañar este debate nos ayuda a entender las reales necesidades de estos profesionales y reafirma el compromiso de Thomson Reuters de proveer soluciones especialmente desarrolladas para superar estos desafíos”, agregó Maximiliano Romero, Tax&Accounting Software Market development Manager de Thomson Reuters.

Por último, los miembros de Lataxpro consideraron que se está gestando una nueva visión de la forma de recaudar (moral taxes) complementado con un mayor intercambio de información entre los fiscos, por lo cual, desde dicha organización se encuentran en el camino de analizar una posible armonización de los sistemas tributarios para Latinoamérica.