Producción automotriz

Se acerca el fin del 2º mejor año de la Historia

12 de diciembre, 2012

Producción automotriz

Tal como ocurre por cuestiones estacionales en cada noviembre y diciembre, debido al cambio de año y modelo y su incidencia a la hora de la reventa, los compradores de autos nuevos postergan su decisión: prefieren comprar el vehículo a partir de enero, para tener un flamante 0Km patentado en el año que se inicia.

Por eso, en noviembre siempre, sin excepción, se da una fuerte caída en las ventas, pero en este noviembre en particular se concretó una caída por partida doble: el mes pasado se patentaron 57.664 vehículos, 17,9% menos que los anotados en octubre pero, además, esa cantidad estuvo 12,3% por debajo de las unidades registradas en noviembre de 2011.

De ese modo, en once meses de 2012, el patentamiento ahora está en terreno negativo, por lo que se posterga nuevamente la chance de que este año sea otra temporada récord histórico, tal como fue el brillante e inolvidable año 2011. En enero-noviembre de este año se patentaron 803.212 unidades, 2% menos que en esos once meses del año pasado: la reducción no es muy abultada, más bien es mínima, sobre todo con un escenario de mayores restricciones económicas que viene sufriendo el país desde que Cristina Kirchner asumió su segundo mandato.

El freno vendedor se dio a pesar de que en las concesionarias hubo regalos, financiaciones a un dígito, bonificaciones de equipamientos, no se cobró el patentamiento, se pusieron equipos de radio con alta definición, cajas tiptronic, promesas de entrega inmediata, todo tipo de promociones para incentivar la venta, pero los compradores dejaron sus narices en las vidrieras, no entraron a los concesionarios y mantuvieron las manos metidas en los bolsillos. En base a esto, luego del récord histórico absoluto de 857.983 vehículos patentados en todo el 2011, los analistas empiezan a pensar en un número más moderado para el 2012 completo, posiblemente en torno a los 841.000 vehículos.

Por eso, más allá de las críticas que se escuchan sobre la marcha de la economía, 2011 fue el mejor año de toda la historia de la industria automotriz argentina y el 2012 será el segundo mejor, lo cual indica que las cosas probablemente no estén tan mal como se insiste. Para 2013 se pronostica una demanda similar a la de este año, ligeramente superior o ligeramente inferior, pero sin cambios bruscos. Ese tal vez sea el signo más positivo del momento actual. A diferencia de otras épocas, donde las alzas y bajas eran violentas. Por lo que podría decirse que la industria del automóvil se estaría empezando a acostumbrar a la estabilidad.

Por supuesto, los interrogantes sean por los efectos que puede provocar en el consumo la mayor inflación, la pérdida de competitividad, la evolución de la economía brasileña (donde va el 80% de las exportaciones argentinas) y la resolución del conflicto que se mantiene con México al suspenderse el acuerdo automotor con ese país. También la preocupación por las restricciones para ingresar vehículos del exterior es tema de agenda de fabricantes y, especialmente, de importadores. Mientras, en las concesionarias los ojos están puestos en el aumento de la presión impositiva y la consecuente pérdida de la rentabilidad.

Las proyecciones

Luis Ureta Sáenz Peña, presidente de la filial argentina del Grupo PSA Peugeot-Citroën, aseguró que la industria automotriz local se estabilizará en los próximos años en una producción y comercialización cercana al millón de unidades anuales. Este año el sector cerrará con ventas de cero kilómetro por unas 840.000 unidades. Y si bien para Ureta, la Argentina será uno de los treinta países que fabrican autos y autopartes que recibirá inversiones para nuevos modelos en 2013, advirtió que “necesita atraer nuevos desembolsos” para mantenerse competitiva por el aumento de los costos en dólares de los últimos meses.

Quizás por eso, las empresas van levantando el pie en cuanto a expectativas de venta en el mercado interno. En noviembre repartieron a la red de concesionarios 70.388 unidades, 7,5% menos que en noviembre de 2011. En enero-noviembre de este año entregaron 741.735, 7,3% menos que en once meses de 2011, que fue año récord histórico absoluto. Dentro de esa distribución, la entrega de autos importados es la que más sufre. En noviembre se repartieron 39.231 vehículos fabricados en otros países, 13,9% menos que en noviembre de 2011. En enero- noviembre se distribuyeron 429.697, 14,8% menos que en once meses de 2011. E

n cuanto a la entrega de autos relativamente argentinos (ya que están armados aquí, pero con 68% de piezas importadas, la mayoría desde Brasil, y apenas 32% de piezas nacionales) el sufrimiento es menor. En noviembre se repartieron 31.077 argentinitos, 2% mas que en noviembre de 2011 y en once meses de este año se distribuyeron 311.958 unidades, 5,3% mas que en enero-noviembre del año pasado. La producción efectiva de los autos armados en las 10 fábricas de automóviles que hay en funcionamiento en la Argentina redondeó en noviembre la fabricación de 77.968 unidades, 1,8% menos que en octubre último pero, alentada por una posición un poco mejor en Brasil, la fabricación estuvo 3,2% arriba de noviembre del año pasado.

Mientras que en once meses de esta año se produjeron 703.472 vehículos, 9,4% menos que en enero-noviembre de 2011. En cuanto a fabricación por modelo, la Argentina, un país eminentemente agropecuario, sigue dando muestras de que es una Nación fabricante de camionetas. En el país se producen 25 modelos, con cientos de variantes, pero los dos más fabricados, arriba de todo, son la pick up Toyota Hilux, se hicieron 85.746 en once meses de este año, y segunda se ubica la camioneta Volkswagen Amarok, con 67.171 unidades en enero-noviembre. Tercero está el Chevrolet Agile, con 60.802, y cuarto el Ford Focus, con 45.392 en once meses. Los tres mas vendidos se siguen repitiendo, mostrando el aburrimiento de los argentinos: en once meses de este año el más vendido es el Volkswagen Gol con 61.914 vehículos, segundo el Chevrolet Classic (40.529) y tercero el Peugeot 207 (29.247).

En reparto por marca se está armando un claro líder y tres pelotones bastante mas abajo. El que mayor cuota de mercado tiene es la alemana Volkswagen, con el 19,8% de las ventas, el segundo pelotón está peleado por Chevrolet 14,8%, Renault 13,7% y Ford 12,4%. Un poco más rezagados están Peugeot con el 10,5% y Fiat con el 9%. Y bastante más abajo se ubican Toyota con el 5,8% y Citröen con el 4,5%. En patentamientos por jurisdicción, la Capital Federal sigue perdiendo terreno año a año. Hace algunas temporadas, la provincia de Buenos Aires concentraba el 30% de las ventas totales y la ciudad de Buenos Aires tenía el 20%. Hoy la provincia araña el 34%, la Capital el 16%, Córdoba no llega al 10% y Santa Fe pasa apenas del 8%.

Buena parte del freno que viene observando el mercado en los últimos meses tiene que ver con el Brasil menos activo que está conduciendo Dilma Rousseff, aunque en la última parte de octubre y en casi todo noviembre las cosas no estuvieron tan mal en el principal socio del Mercosur. Con todo, entre una demanda brasileña que está más moderada y una inflación en dólares de la Argentina que lentamente nos está haciendo perder competitividad, la exportación también está sufriendo su parte, aunque –insistimos– puede decirse que el mes pasado hubo un pequeño alivio. En noviembre se mandaron al exterior 44.724 vehículos, 12,7% menos que los enviados en octubre último, pero 9,3% más que los mandados afuera en noviembre de 2011. En once meses de 2012, y aquí probablemente esté el peor foco de este freno, se exportaron 373.767 unidades, 20,7% menos que en enero-noviembre de 2011 ¿ocurrirá lo mismo en 2013?

Pero, debe decirse, el estrangulamiento de la exportación no se debe únicamente a Brasil, sino a los crecientes problemas comerciales que está teniendo la Argentina con muchos países: les frenamos productos a ellos, y terminan pagándonos con la misma moneda. Así, la exportación de autos se sigue concentrando cada vez más en Brasil.

Las próximas semanas son decisivas: las automotrices argentinas esperan que antes de fin de año se firme el nuevo acuerdo automotor con México. El convenio que estaba vigente fue suspendido por el Gobierno argentino a mediados de año para negociar mejores condiciones comerciales. Con la asunción del presidente Enrique Peña Nieto ya no existen trabas para avanzar en una solución. Hasta ahora, el Gobierno argentino se mostró optimista, ante las consultas de las empresas locales, respecto de que el nuevo pacto podría colgarse en el árbol navideño.

Recuadro: El destino de las exportaciones

Del total exportado en once meses de este año, el 81,7% fue destinado a Brasil, el 6,2% a Europa, el 2,7% a Colombia, el 1,6% a Uruguay, 1,3% a Chile y Perú y apenas 1,2% a México. En momentos de mayor flujo comercial, Europa se llevaba el 9% y México el 6% pero las rediscusiones de los convenios tienen todo parado, porque vía autopiezas, la Argentina estaba perdiendo con esos mercados miles de millones de dólares por año.