El Economista - 70 años
Versión digital

mar 19 Oct

BUE 12°C

Versión digital

mar 19 Oct

BUE 12°C

Temer busca relanzar la relación bilateral

Hoy llega al país el presidente brasileño, con una agenda enfocada en el comercio y las inversiones.

03-10-2016
Compartir

La primera visita oficial del presidente de Brasil, Michel Temer, a Argentina tiene mucho de gesto político hacia terceros países y bloques económicos, pero sin dudas, detrás de esa puesta en escena se puede entrever la entretela de las necesidades económicas que ocupan los primeros lugares en la agenda de ambos países.

Se sabe que el eje del encuentro será el capítulo de comercio bilateral, que atraviesa una difícil coyuntura debido a la caída de la actividad en los dos países, lo que sin dudas, repercute en los números del intercambio comercial. Por otro lado, se intentará dar pasos concretos y lanzar ?una vez más? el Mercosur, virtualmente paralizado por la oposición de los socios comerciales a la presidencia protempore de Venezuela. Al país caribeño le endilgan no avanzar en la cuestión arancelaria para adecuarla a la del Mercosur.

El comercio bilateral entre Argentina y Brasil es hoy un fiel reflejo de la debilidad que tienen las respectivas economías, impactadas por una recesión que ya lleva dos años en el caso de Brasil y tres trimestres consecutivos en nuestro país. Un informe de Abeceb, difundido el pasado viernes, destaca que en los últimos cinco años el comercio bilateral (exportaciones más importaciones) se derrumbó 46,7%, pasando de US$ 39.616 millones en 2011 a US$ 20.912 millones, proyectados para todo 2016.

En cuanto a las exportaciones argentinas este año concluirá, según las estimaciones, en torno a los US$ 8.433 millones, menos de la mitad de los US$ 16.906 millones de ventas al exterior en 2011. Las importaciones, por su parte, llegarían a US$ 12.479 millones, 45,1% por debajo de los U$S 22.710 millones de hace cinco años. Las proyecciones de Abeceb indican que el año terminará con “un saldo deficitario para Argentina de US$ 4.000 millones”.

Pero la buena noticia es que agosto pareció marcar un punto de quiebre en la economía de ambos países. “Cuando uno mira el sector externo, tal vez la mejor noticia es que Brasil ha dejado de caer y empieza lentamente su recuperación. Hoy no se discute si va a crecer el año que viene sino cuánto, y si Brasil crece al uno por ciento, es una excelente noticia para el sector industrial en general, y el automotriz en particular”, destacó Dante Sica, director de Abeceb.

Llegada de reales

Otro tema de preocupación es el renglón relativo a inversiones, que viene muy debilitado en los últimos años. Aquí hay un aspecto crucial que, por cierto, atravesará las conversaciones y es que la caída del flujo de inversiones entre los países miembros del Mercosur, va en paralelo con la mayor penetración e influencia que tienen las invesiones chinas en toda Latinoamérica y por supuesto, también en Sudamérica. Los analistas coinciden en que recuperar el nivel de inversiones de cinco o seis años atrás será una tarea muy complicada. Por eso el objetivo es no perder más posiciones en los respectivos mercados.

El informe de Abeceb asegura que del total de las inversiones anunciadas desde diciembre pasado, cuando el presidente Macri asumió el cargo, hasta la primera quincena de septiembre de 2016 “5% corresponde a empresas de origen brasileño”, totalizando US$ 1.893 millones. Con este número, Brasil se ubica en el cuarto puesto del ranking de inversores, detrás de Argentina (46% de inversiones locales), Estados Unidos (17%) y España (15,5%).

No parece ser un dato muy alentador para Argentina teniendo en cuenta que se trata de su principal socio comercial (ver “Lo peor de la crisis...”). Mucho menos si se tiene en cuenta que el stock de inversiones de Brasil en estas tierras a fines de 2014 era de US$ 5.485 millones.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés