El Economista - 70 años
Versión digital

dom 14 Ago

BUE 19°C
Versión digital

dom 14 Ago

BUE 19°C

Surgen nombres, vuelven otros y no se debe descartar un “tapado”

A una semana del 6-D, la incertidumbre sobre quien liderará el Ministerio más caliente del Gabinete de Alberto es cada vez mayor

29-11-2019
Compartir

Nombres, nombres y más nombres. A medida que pasan los días, aumenta la incertidumbre sobre quien ocupará la silla caliente que dejará Hernán Lacunza en el Ministerio de Hacienda. El dato alentador es que cada vez queda menos para el 6-D cuando, entonces sí, pisaremos tierra firme y estará el nombre del ministro más importante del nuevo Gabinete.

El gran candidato era Guillermo Nielsen. Tenía todo a su favor. Sigue siendo una posibilidad, pero ya no es un número puesto. Hubo diferencias con Alberto Fernández: Nielsen quería acaparar más funciones de las que Alberto quería cederle.

Por eso, fueron surgiendo nombres nuevos mientras que otros volvieron a la palestra.

En los últimos días, se habló del platense Martín Guzmán, el ladero de “Joe” Stiglitz que se especializó (desde la academia) en las reestructuraciones soberanas y ya tuvo varios contactos con el albertismo. Guzmán vive en Nueva York desde hace más de diez años.

También reflotó el nombre de Emmanuel Alvarez Agis, quien fuera Nº 2 de Axel Kicillof en el segundo mandato de Cristina Kirchner. Dirige la consultora PxQ y tiene buenos lazos con el mercado, que lo observa como una figura moderada y valora su autocrítica con respecto a los últimos años del cristinismo. Viaja con frecuencia a Nueva York y bajó su perfil mediático en los últimos tiempos.

El nombre de Martín Redrado suena siempre. El exBCRA está activo, como de costumbre y tiene peso propio. Sin embargo, dicen, su nombre estaría vetado en el Instituto Patria. Siguen frescos los recuerdos de 2010, cuando Redrado se sentó sobre las reservas que Cristina quería usar para pagar deuda y otros menesteres. Su declaración artera en la causa “dólar futuro”, que investigaba los manejos cambiarios de Alejandro Vanoli en 2015, rebasó el vaso. Esa causa, que también involucra a Cristina, fue elevada a juicio oral. ¿Está descartado? Nada debe descartarse en Argentina: Alberto mantiene diálogo con el líder de Fundación Capital (FC), pero no sería su momento. Por ahora, cuanto menos.

También surgió el nombre de Rodolfo Santángelo, quien capitanea, junto con Carlos Melconian, la consultora MacroView. Es menos marketinero que su socio de Valentín Alsina, pero tiene expertise en el otro lado del mostrador y sería una figura más que aceptada por el mercado.

El último nombre que surgió fue el de?Sergio Massa. Sin dudas, es un “tapado” que nadie tiene entre sus opciones. El tigrense, que entiende bastante más que el legislador promedio sobre macroeconomía, no estaría muy entusiasmado con su rol en el Congreso. Si bien no es economista, como los demás y como casi todos los que pasaron por el Mecon alguna vez, la clave es el equipo y las segundas líneas. Es coherente, además, con la creencia de que la economía se subsume a la política, y no al revés. Si bien la opción parece descabellada y cerca de él la niegan, su nombre no debe descartarse.

Sin embargo, la opción más firme por estas horas sería Matías Kulfas, casi número puesto para el Ministerio de Producción. La posibilidad es que lidere un megaministerio. Es un hombre de consulta (y confianza) del Presidente electo, así como Cecilia Todesca: ambos son del Grupo Callo. Kulfas tiene experiencia en el sector público y sabe tanto de macrofinanzas como de la economía real. En su momento, Alberto dijo que quería “un ministro de Economía fuerte” porque no tenía “complejos de inferioridad”. ¿Fue una chicana hacia Mauricio Macri nomás? Ayer, el sitio El Destape dijo que Kulfas sería el elegido y Guzmán recalaría en la Secretaría de Finanzas, cargo que hoy ocupa Santiago Bausili. A la vez, el sitio, con patentes simpatías kirchneristas, señaló que Producción volvería a tener rango de Secretaría y señaló a José Ignacio de Mendiguren como en candidato a liderarla.

Según reportó Marcelo Bonelli en Clarín, el "tapado", sin embargo, sería otro: Martín Abeles. Dirige la oficina de la Cepal en Buenos Aires, ya estuvo en el Gobierno en la etapa de los años mozos del kirchnerismo y está casado con Todesca. Si bien no es del albertismo originario, es un economista muy sólido. Parece difícil que lidere el Ministerio de Hacienda, pero podría ocupar algún rol importante.

La lista concluye con Roberto Lavagna, uno de los últimos superministros de Economía de Argentina. Es conocido el aprecio intelectual que Alberto tiene por él y la designación de su hijo Marco en el Indec reavivó las especulaciones. Una opción alternativa es que lidere el Consejo Económico y Social.

Según La Nación, Mercedes Marcó del Pont estaría virtualmente confirmada en AFIP, mientras que Alejando Vanoli lideraría la Anses. Otros cargos clave serán la Secretaría de Comercio (se habla de alguien del rubro textil) y la Secretaría de Energía, donde suena el formoseño Sergio Lanziani.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés