El Economista - 73 años
Versión digital

jue 25 Jul

BUE 20°C
Análisis

Primer mes de Javier Milei: lo exótico y lo previsible

Gustavo Marangoni, Juan Negri y Pablo Touzón evaluaron el primer mes de presidencia de Javier Milei, señalando qué elementos de la nueva administración generaron mayor sorpresa.

El presidente Javier Milei.
El presidente Javier Milei.
11 enero de 2024

"Todo está dentro de lo esperado", dijo el presidente Javier Milei a modo de balance sobre su primer mes de mandato. Aunque en el Congreso el oficialismo recién dio su primer paso este martes con el inicio del debate de la Ley Ómnibus, en la Casa Rosada evalúan que la hoja de ruta que Milei trazó durante la campaña y al asumir "se está respetando a rajatabla". 

El analista político y expresidente del Banco Provincia, Gustavo Marangoni, sostuvo que el primer mes de Milei en el Poder Ejecutivo tiene elementos que son inesperados y otros que no tanto. 

En cuanto al más sorpresivo en términos políticos, señaló que "antes de asumir, la pregunta era cómo va a hacer La Libertad Avanza para gobernar en minoría; y a las pocas semanas de asumir, muchos empiezan a preguntar cómo parar a Milei, sobre todo después del decreto de necesidad de urgencia o las características de la denominada Ley Ómnibus". 

Marangoni detalló que Milei hizo "uso y abuso" de las atribuciones que la Constitución Nacional le confiere al Ejecutivo, y lo contrapuso con el mandato de Alberto Fernández, "que había debilitado mucho a la institución presidencial". En ese sentido, la sorpresa es que hay "un presidente que quiere aprovechar el inicio de su gestión y acelerar a fondo y fuerte con las reformas".

El director de la carrera de Ciencia Política en la Universidad Di Tella, Juan Negri, consideró exótica "la animosidad del Gobierno con varios actores: me parece que el Gobierno no percibe su debilidad o tal vez la quiere compensar apoyándose en la sociedad, suponiendo que tiene capital político y que la gente votó un cambio", señaló.

Por otro lado, Marangoni señaló que el contenido de las reformas no tuvieron el mismo elemento inesperado: "Él dijo que iba a hacer un ajuste y pretende hacerlo. Quizás está la discusión si es un ajuste que recae más sobre la casta o sobre el sector privado", explicó.

Entre los factores previsibles, Negri señaló "la hiperactividad del Gobierno", refiriéndose a "la casi obligación de un Gobierno  que asumió en diciembre de mover primero y rápido, plantarse en el centro de la escena, darle una señal a sus votantes hacia dónde se iba y monopolizar la conversación".

Y subrayó que "esta hiperactividad, a su vez, generó que el cuerpo político responda: un Congreso que estaba adormecido, que tuvo poquísimas sesiones durante el año pasado, se organizó rápido". 

En ese marco, Negri dijo que "si el Gobierno logra que los artículos de la Ómnibus que considera más importantes sean aprobados, será un éxito total porque asegurarse en este momento un triunfo legislativo es fundamental".

Por el contrario, sostuvo que la peor situación que podría enfrentar LLA es la de "llegar a principios de otoño sin ningún éxito legislativo, un gobierno paralizado, con manifestaciones y gente en la calle, y ningún éxito económico para mostrar".

El politólogo definió que los tres puntos fundamentales de la Ley Ómnibus son "cambiar el índice de actualización de las jubilaciones, la reinstalación de ganancias y el aumento de retenciones". Y sentenció: "Si estos elementos no fuesen aprobados, podríamos hablar de una derrota política".

Asimismo, Marangoni agregó que también podría considerarse un revés político que "la inflación del primer trimestre de su gestión se comiera toda la devaluación, o que la brecha siga en el camino ascendente de los últimos días".

Entre la intransigencia y la negociación

Por su parte, el politólogo Pablo Touzón afirmó que la situación de La Libertad Avanza trae el recuerdo, en una versión más radical, de la división del alma macrista entre halcones y palomas. 

Con ello se refirió a que la estrategia del oficialismo adolece una disputa entre "aquellos que entienden que la estrategia maximalista del presidente Milei supone una negociación posterior desde un lugar más fuerte y privilegiado; y los que consideran que ceder un poco es cederlo todo, y que está estrategia está esbozando una suerte de método de gobernabilidad nuevo, 100% decisionista, y del cual no es posible abdicar".  

En ese sentido, explicó que la imposición de los "antipolíticos" o halcones podría ser producto del "trauma macrista del gradualismo": "la visión que tiene Macri sobre sí mismo y el fracaso de su gobierno se debió a que 'transó demasiado'", dijo Touzón. 

Por ese motivo, La Libertad Avanza estaría ensayando la inflexibilidad ante las quejas de sectores de la oposición que cuestionan el mega DNU y la diversidad de temas que contempla la Ley Ómnibus, para así imponer profundas reformas en tiempo récord y evitar repetir el escenario del gobierno de Mauricio Macri

Por otro lado, Negri, dudó de que en este momento existan las mayorías necesarias para avanzar con la Ley Ómnibus. "El proyecto del Ejecutivo perdió momentum", sostuvo. Y agregó que "al principio de todo esto hubo un momento en el que si el Gobierno hubiese estado dispuesto a negociar, hubiese tenido más chances" de progresar en el Congreso. 

"Algunos partidos estaban dispuestos a discutir lo que llamaban leyes espejo. Y la intransigencia del Ejecutivo lo complicó. Ahora lo veo menos posible", continuó. Por eso, según Negri, el Gobierno va a impulsar las negociaciones "desde una posición de fortaleza con un DNU vigente, e ir logrando un tipo de apoyo parlamentario para ceder unas cosas y quedarse con lo más importante". 

En un esquema en el que el vínculo con la oposición, con excepción del ala dura del PRO, deja más interrogantes que certezas, Touzón distinguió una segunda similitud con el período presidencial cambiemita: "la colaboración pragmática que necesitan para pasar algo de sus proyectos tal vez provenga de Cambio Federal, el nuevo bloque de no alienados que se armó de las ruinas del viejo sistema político y de las coaliciones que explotaron, y que intentará aportar gobernabilidad siendo equidistante tanto de Milei como del kirchnerismo", expresó.

El politólogo sostuvo que "a ninguno le conviene un colapso demasiado temprano de este gobierno", motivo por el cual "intentarán hacer sincro con el ala política del gobierno, a espaldas muchas veces de los talibanes". "Resta saber si no serán boicoteados por la misma ala radical del Gobierno, que ve en cualquier negociación una derrota", sentenció Touzón. 

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés