Preocupación por la seguridad

26-11-2018
Compartir

Sonaron las alarmas. En la Casa Rosada, pero también en varias de las delegaciones que llegarán a Buenos Aires antes del fin de semana. La final fallida, trunca, entre River Plate y Boca Juniors para determinar el equipo que se quedaba con la Copa Libertadores 2018, recorrió en imágenes el mundo y mostró la impericia de las autoridades encargadas de garantizar la seguridad. Si a eso se les suman los rumores de internas entre el Ministerio de Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires, a cargo del operativo, y el Ministerio de Seguridad de Nación, con recriminaciones cruzadas, la inquietud se incrementa.

Según trascendió, el presidente Mauricio Macri mostró su enojo contra el operativo, que lo dejaba expuesto, a días de la cumbre y luego de haber dicho que no sólo se estaba de condiciones de organizar la final sino que el partido podría también jugarse con las dos hinchadas. “Al lado del G20, un Boca-River es algo bastante menor”, había en ese momento Patricia Bullirch, refrendando aquellas palabras del Presidente.

El principal apuntado es el ministro de la Ciudad en el área, Martín Ocampo, aliado político del presidente de Boca, Daniel Angelici, en Cambiemos. Ocampo y Bullrich tienen una larga serie de cruces y desencuentros. “La responsabilidad del operativo es de la Ciudad y colaboraron fuerzas federales”, señaló ayer el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, en una improvisada conferencia junto a su vice Diego Santilli y su jefe de Gabinete, Felipe Miguel. Ocampo estuvo ausente. “Le pedí al ministro de Seguridad que vaya a fondo en la investigación, haciendo un sumario para determinar las responsabilidades y ver qué se podía haber hecho mejor”, sostuvo Rodríguez Larreta.

En conferencia de prensa, el martes pasado, la ministra Patricia Bullrich describió cómo sería el operativo de seguridad. Habló de seis zonas de veda en la Ciudad, de tecnología antinuclear donada por Estados Unidos y China, entre otros dispositivos. Luego de los incidentes en las afueras del estadio de River, se supone que el operativo será mayor y con mayor celo. El operativo contará con el despliegue de 22.000 efectivos de distintas fuerzas y las acciones estarán acompañadas por un blindaje “por aire, tierra y agua” de las zonas en las que se movilicen las comitivas. En tanto, las manifestaciones de los antiglobalización y grupos locales serán admitidas al sur de la avenida Belgrano. Hoy se desarrollará la primera, en la que participarán movimientos sociales.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés