El Economista - 70 años
Versión digital

mie 29 May

BUE 14°C

Pichetto mantiene dudas y se retrasa la reforma

17 noviembre de 2016

Finalizadas el martes pasado las sesiones informativas con participación de especialistas, hoy comienza en el Senado el debate de comisiones entre los legisladores sobre la reforma electoral, y será la primera de las chances para Cambiemos de firmar dictamen de mayoría, escenario difícil. Para acelerar el debate y lograr el acompañamiento de la bancada peronista, el presidente Mauricio Macri reunió días atrás en la quinta presidencias a nueve gobernadores opositores, recurso que no logró efecto inmediato.

El inconveniente que atraviesa Cambiemos, y que no le permite lograr avances es que, además de que el PJ-FpV está doblado, el jefe de la bancada, Miguel Angel Pichetto, no tiene aún una postura decidida para encarar el tramo definitorio del tratamiento. El punto de la reforma que genera dudas en el bloque opositor es la tecnología de la Boleta Unica Electrónica -chip, código QR, código de barras o nada- y el modo de conteo, manual, electrónico, o ambas. Ya tiene decidido avanzar con una implementación gradual. Para unificar criterios, Pichetto convocará para el jueves de la semana próxima a gobernadores del Partido Justicialista, con el objetivo de fijar una postura común y dejar que “todos digan lo que piensan y tomar una decisión”. Es decir, el respaldo del peronismo no se sabrá hasta esa fecha y el dictamen se retrasa aún más, peligrando la aprobación este año de la boleta electrónica y la implementación en 2017. Además, la reforma electoral no es considerada por Pichetto como uno de los proyectos de los que depende la gobernabilidad de Cambiemos, sí lo es el Presupuesto 2017, en el que ya adelanto su respaldo y el del bloque. Mientras, desde el Ejecutivo, confían en que el proyecto será aprobado y sostienen las críticas contra los opositores. “El grueso quiere votar de otra manera, finalmente en el 2017 vamos a poder votar de una forma distinta en nuestro país”, aseguró el ministro del Interior Rogelio Frigerio, pero sinceró que “algunos gobernadores y senadores que no pudimos convocar no están tan de acuerdo”. “Se resisten por distintos motivos”, agregó el funcionario encargado de redactar y defender la reforma, y agregó, en diálogo con Radio Mitre: “Me cuesta discernir cuáles tienen miedo al cambio y son más conservadores, de los que quieren mantener viejas prácticas donde se sacan ventajitas con el sistema anterior. Es muy difícil diferenciar unos de otros”. En la pelea contra el reloj, Cambiemos encontró un respaldo clave, el de Alberto Dalla Vía, presidente de la Cámara Nacional Electoral. Dalla Vía sostuvo, en declaraciones a la agencia Télam: “Aspiro a que haya reforma, esperamos el voto de la ley. Pero no vamos a opinar en la Cámara sobre la gradualidad o si se incorpore un Plan B porque esos son temas políticos que no nos corresponden”. La cámara, tendrá la facultad de determinar la tecnología de la boleta y a su vez de designar, en caso de que se opte por la implementación gradual del nuevo sistema, a las provincias que debutaran con la Boleta Electrónica desde el año próximo.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés