El Economista - 70 años
Versión digital

mar 28 May

BUE 12°C

Peña “sobre el Papa y Hebe”

En un mensaje que publicó en las redes sociales, el jefe de Gabinete se refirió al posible encuentro del papa Francisco y la referente de las Madres de Plaza de Mayo.

12 mayo de 2016

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, publicó ayer en su cuenta de Facebook, y promocionó después en Twitter, un texto titulado “El Papa y Hebe” donde hace referencia, precisamente, al encuentro posible entre la máxima autoridad de la Iglesia Católica y la referente de las Madres de Plaza de Mayo, que podría concretarse a fines de mayo, según trascendió en estos días.

“Hay mucha gente que se sintió ofendida o indignada porque el papa Francisco va a recibir a Hebe de Bonafini. Los entiendo. No la conozco personalmente a Bonafini, pero es difícil encontrar otro argentino que haya sido tan agresiva y ofensiva contra todo aquel que pensara distinto que ella. Y también muchos sienten que son demasiados gestos para un lado y pocos para el otro.

Pero creo que ahí está el problema. La división y la confrontación nos ha enfermado”, comienza diciendo el dirigente del PRO.

En otro párrafo argumenta en favor del encuentro. “Creo que más allá de las cosas que nos gusten o no, entendamos que la tarea del Papa es espiritual y evangélica, no política partidaria. El diálogo, y por que no la misericordia, no implica acuerdo o validación de todo lo que ha hecho el otro. Dialogar con el que piensa igual es fácil, no tiene mucho mérito. Lo valioso se produce cuando el diálogo tiene un puente con el diferente”, sostiene. Y establece algunos parangones, ciertamente curiosos: “Recordemos que Juan Pablo II visitó en la cárcel a quien lo intento matar. O que Mandela se juntó con quienes lo tuvieron preso y mataron a su gente durante décadas. Y son ejemplos que sirvieron a toda la humanidad. Podemos estar en desacuerdo con cualquier acción del Papa, pero cuidémoslo más”, es la frase que eligió para cerrar el texto.

“Me estoy haciendo un chequeo para ver si puedo viajar. La gente lo da por hecho, pero todavía tengo que ver qué dicen los médicos”, señaló Bonafini, apenas se tomó conocimiento del encuentro. “He estado muy enferma y un viaje largo, con casi 88 años, tengo que hacerlo con buena salud”, agregó. E hizo una defensa de la impronta que Francisco lo introdujo a El Vaticano: “El Papa vino para transformar. Está usando su poder, que es muy grande, poniendo el acento donde hay que ponerlo: en la pobreza, la marginalidad, los pedófilos y las riquezas del Banco del Vaticano. Es un momento oportuno para poder hablar con él”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés