Para las extraordinarias, Macri suma un proyecto: más penas para barras

27-11-2018
Compartir

Por Javier Fuego Simondet

Mientras el Gobierno espera tener definido esta semana el temario de su pedido de sesiones extraordinarias en el Congreso, el presidente Mauricio Macri le agregó un proyecto a esa agenda. Dos días después de la segunda suspensión de la final de la Copa Libertadores entre River y Boca, en Núñez, anunció que enviará al Congreso una iniciativa para que se eleven las penas por delitos cometidos en espectáculos deportivos.

En una conferencia de prensa que brindó en la Casa Rosada, acompañado por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y el ministro de Justicia, Germán Garavano, Macri recordó que “hace dos años y medio que los ministros presentaron una ley de barras bravas que va ayudar a que ningún fiscal, ni juez, se equivoque cuando tipifica el tipo de delito”. Y agregó que, “frente a este bochorno, la hemos incluido en extraordinarias, y (esperamos) que en extraordinarias la podamos aprobar”.

El proyecto al que se refirió Macri es de 2016. El 9 de agosto de ese año se presentó en la Mesa de Entradas del Senado, con las firmas de Bullrich y del jefe de Gabinete, Marcos Peña. El objetivo de la iniciativa, según el texto, al que accedió El Economista, es prever “un agravante genérico de la pena para los delitos cometidos en el marco de un espectáculo futbolístico” para delitos cometidos en instalaciones de clubes, en prácticas y durante traslados, entre otros ámbitos, y abarca espectáculos que se lleven a cabo en el país organizados por AFA, Conmebol, o FIFA.

El artículo 3 del proyecto del Ministerio de Seguridad propone “incrementar un tercio las penas” por delitos cometidos en espectáculos deportivos. La “agresión o intimidación grupal” tiene en ese texto una pena de dos a seis años de prisión, que se eleva a ocho si hay “utilización de armas”. En el artículo 11, se establece una pena de dos a ocho años para quien “integrare una asociación o grupo de tres o más personas que esté destinado a cometer con habitualidad delitos previstos en la presente ley”. Para los cabecillas de esos grupos, el mínimo sube a cuatro años.

La ley que había propuesto Bullrich y que ayer reflotó Macri propone, en el artículo 6, penar con uno a tres años de prisión a “los organizadores, protagonistas o responsables de la emisión y distribución de entradas que las provean, sin el pago del precio correspondiente, a personas que integren grupos con las características mencionadas en el artículo 11”. La reventa se sanciona con penas que van de un mes a un año de prisión, mientras que por venta de entradas falsas se condena con dos a seis años de cárcel. Los trapitos también son pasibles de sanción en el proyecto de Bullrich, que perdió estado parlamentario.

El proyecto ingresará por la Cámara de Diputados, según adelantó el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, en declaraciones que reprodujo la agencia Télam. “Ese proyecto se cayó porque sectores del PJ dijeron que era demasiado duro”, aseguró Pinedo, que añadió: “Les hacía ruido el tema de penar la actividad de los “trapitos” y prohibir el ingreso a los estadios”.

Según pudo saber El Economista de una fuente cercana al ministro del Interior, Rogelio Frigerio ?uno de los encargados de la negociación con la oposición?, la intención del Gobierno es que la segunda semana de diciembre el Congreso ingrese en sesiones extraordinarias. Los cambios en Bienes Personales y en la alícuota del impuesto a cooperativas y mutuales financieras y de seguros, ya aprobados por el Senado, estarán en la agenda que ahora integra también el pedido presidencial de aumentar las penas contra los barras.

Nuevo Código Penal y Scioli

La ampliación de las penas por delitos en espectáculos deportivos también está presente en el proyecto del nuevo Código Penal, que todavía no se presentó en el Congreso, aunque se preveía que eso sucediera después de la aprobación del Presupuesto. Esa nueva legislación penal también prevé sanciones para los dirigentes que sean cómplices de delitos.

El escándalo del superclásico fallido en el estadio Monumental cruzó fronteras políticas, y las reacciones legislativas también llegaron desde el peronismo. El ex gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, presentó ayer por la tarde un proyecto en la Cámara de Diputados para penar a los barras. En 2013, cuando gobernaba en territorio bonaerense, había presentado una iniciativa por medio del entonces diputado Martín Insaurralde. que perdió estado parlamentario, recordó uno de sus voceros.

“En sesiones extraordinarias debemos consensuar una nueva normativa que castigue esa modalidad por las barras bravas, además de la reventa de entradas y, en ambos casos, de comprobarse connivencia dirigencial, los dirigentes deberían cumplir la misma pena que el detenido”, afirmó el diputado en declaraciones formuladas en el Congreso de la Nación.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés