El Economista - 70 años
Versión digital

jue 30 May

BUE 17°C

Nuevo cruce entre radicales

En Santa Fe, la UCR discute su incorporación a Cambiemos a nivel provincial.

18 agosto de 2016

Santa Fe se ha convertido en prueba piloto y virtual ensayo de laboratorio de varias movidas que pueden consolidarse a nivel nacional el año próximo. Una de ellas, por cierto, es el intento de la conducción nacional de Cambiemos de extender en cada distrito la coalición electoral que llevara a Mauricio Macri a la presidencia y “fidelizar” al radicalismo en los territorios donde localmente fue aliado a otras fuerzas. Las tempranas tensiones entre Macri y el gobernador Miguel Lifschitz, en varios sentidos, tiene que ver con esto. Lo mismo el apuro por lanzar en la provincia la Mesa Cambiemos, con la venia de la conducción nacional y provincial del radicalismo, y el rechazo de los dirigentes del partido más consustanciados con el cogobierno con los socialistas en el Frente Progresista Cívico y Social.

En las últimas horas, la cuestión tuvo nuevos capítulos de cruces. El vice de Lifschitz, Carlos Fascindini, disparó duro contra sus correligionarios. “Si con tanto tiempo antes tienen la seguridad de ir con Cambiemos, creo que toda la banda de José Corral y de Mario Barletta debería dejar los lugares que está ocupando en el gobierno provincial antes que los echemos”, dijo el dirigente. Sin medias tintas, y con mención directa a dos figuras relevantes del partido anivel nacional y promotores de la incorporación local a Cambiemos. Corral es intendente de la capital provincial y presidente del partido a nivel nacional; y Barletta, su antecesor en ambos cargos. La foto con los ministros Marcos Peña y Rogelio Frigerio, en el Comité Nacional de la UCR, firmando el acuerdo hizo ruido en el frente interno.

En declaraciones a LT8 de Rosario, Barletta dijo que los dichos de Fascendini “fueron absolutamente inapropiados. Los argentinos no estamos abocados a seguir generando tropelías como ésta. Por el contrario, se busca diálogo y consenso de aquellos que piensan igual o diferente, por lo tanto es inexplicable la declaración del vicegobernador”. “Creo que amenazar, extorsionar, no ayuda a nadie, ni a él, ni al gobernador, ni a la Nación, va en contra de los intereses de los santafesinos”, agregó el expresidente del radicalismo.

Lifschitz, jefe de la Casa Gris, intentó poner paños fríos: dijo que garantizará la integración del Frente y la representación de todos los sectores políticos que lo conforman.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés