El Economista - 70 años
Versión digital

sab 24 Feb

BUE 24°C

Margen derecho: la amenaza de los outsiders

Las precandidaturas presidenciales del economista Espert y del diputado Olmedo buscan su lugar entre la polarización política

29 diciembre de 2018

Verborrágicos, desalineados, incorrectos. Así gustan presentarse. Ante los televidentes, en sus habituales intervenciones en la pantalla chica. Y en las redes sociales, donde suelen ser muy activos. Con antecedentes variados, recién en los últimos meses ganaron visibilidad y redoblan esfuerzos para no perderla. Sobreactuando el perfil (o el personaje) que les generó ese rédito. Y mostrándose con pretenciones políticas. Modestas en todos los casos, pero considerables si se tiene en cuenta la ausencia de estructura partidaria clásica o la comparación con otros dirigentes con más años en la arena política. A la derecha de Cambiemos en términos ideológicos. Dos de ellos ya anunciaron que son presidenciables, más allá de alguna sonrisa socarrona que cosechen a su paso: el economista José Luis Espert y el diputado nacional Alfredo Olmedo. El otro, Javier Milei, persiste como francotirador irreverente, pero sin desechar alguna aventura política.

Espert se presenta como liberal clásico. Radicalizado, si se quiere. O rudimentario o neoliberal, según sus críticos. En 2017 presentó “La Argentina Devorada”, libro en el que acusa al intervencionismo estatal como el mayor de los males de la economía del país. “Creemos que Argentina necesita un cambio de 180 grados. Un cambio total con respecto al último siglo. Tenemos que abandonar como objeto societario la sustitución de importaciones y dedicarnos al librecomercio”, señaló hace unos días a El Economista. “Deberíamos tener un estado sin déficit, y con un tamaño de gasto público que sea pagable. No este delirio de presión impositiva altísima, que asfixia al sector privado. Por último, hay que modificar las leyes laborales para modernizarlas. Esos son los ejes sobre los que se articulan nuestras 13 propuestas”, sostuvo Espert. Esas propuestas las presentó el sábado pasado, respaldado por la pequeña estructura del Partido Libertario.

Como en los otros casos, Espert “corre” a Cambiemos “por derecha”. Les habla a los “desencantados” de ese espacio que conforman el PRO, la UCR y la CC-ARI. Y aspira a sumarlos en las primarias para superar el mínimo necesario para llegar a las generales. Con algunos de sus referentes sostiene largos enfrentamientos en las redes sociales. Por caso, el diputado nacional Fernando Iglesias. “La candidatura de Espert me parece una payasada típica de quien subestima las instituciones y el conocimiento necesario para un cargo. Propuse muchas veces que el liberalismo armara su partido y presentara candidatos, pero hacerlo por fuera de Cambiemos es otra cosa”, le contestó hace un mes el legislador oficialista.

“Estoy favor del aborto no punible, de la despenalización de la tenencia de drogas para uso personal y del matrimonio igualitario”, sostiene Espert. Son esos aspectos, precisamente, lo que lo diferencian de otros emergentes de derecha, liberales (o neoliberales) en lo económico, pero conservadores en términos sociales.

Por caso, el salteño Olmedo. “Si sale la ley pido un cementerio para la víctima del aborto. Tendrán que cremar a los chicos para que no hagan negocios con los muertos. De qué respeto me hablan Ni una menos si ya están matando las propias mujeres”, dijo en la histórica sesión de Diputados cuando se debatió la interrupción voluntaria del embarazo, aprobada en esa Cámara y rechazada en Senadores, entre otras declaraciones polémicas y hasta violentas. Ciertas opiniones sobre su eventual política de inseguridad, en terreno de la xenofobia, en algunos casos, completan su menú, que tanto busca emparentar con el del presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, a quien visitó la semana pasada y con el que se sacó una foto.

¿Llegarán a presentarse? ¿Cuáles serán sus performances? ¿Les restan votos a Cambiemos? ¿O preparan el terreno del debate ideológico del centro hacia la derecha para que Cambiemos finalmente lo capitalice? estas son algunas preguntas posibles.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés