El Economista - 70 años
Versión digital

mar 21 May

BUE 11°C

Macri restituyó fondos a sindicalistas

Lo anunció en la Casa Rosada, con presencia de dirigentes del tronco más tradicional de los gremios.

03 agosto de 2016

“Hay que fortalecer a las obras sociales: todo siempre quedó en palabras y no se cumplió. Esto arranca con pagar deudas históricas”. El que esto dijo, en Casa Rosada, fue el presidente Mauricio Macri, que recibió a dirigentes sindicales del tronco más tradicional y anunciar la restitución a las obras sociales sindicales de fondos adeudados y una canasta de iniciativas volcadas a la creación de un plan de universal de salud. La unidad de la Confederación General del Trabajo (CGT), pautada con el congreso sindical del 22 de agosto, y la posibilidad de que se decidan medidas de fuerza para la segunda parte del año, estuvieron presentes como trasfondo de los anuncios.

Armando Cavalieri, del gremio de los mercantiles; Ricardo Cirielli, de los pilotos aerocomerciales; Omar Plaini, de los canillitas; José Luis Lingeri, de obras sanitarias, y Gerónimo Momo Venegas, de los trabajadores rurales, fueron algunos de los dirigentes presentes en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno. Allí Macri anunció que pagará “de inmediato”, los $2.700 millones de los $29.000 millones del Fondo Solidario de Redestribución (FSR), que se retuvieron “unilateralmente” durante la anterior gestión.

Anuncio

De esa deuda que el Estado mantiene con el sistema de obras sociales sindicales, además, el Presidente precisó que $8.000 millones serán destinados a una cobertura universal, a partir de un plan que diseñó el Ministerio de Salud dirigido a personas sin cobertura de salud y en situación de vulnerabilidad social. Respecto del dinero devuelto a las entidades de salud de las organizaciones sindicales, los $2.700 millones serán distribuidos entre todos las obras sociales ?una partida que estaba contemplada en el presupuesto 2015?, se hará en forma proporcional a la cantidad de afiliados y de expedientes presentados. Con todo, en una primera etapa se devolverá el 80% de los fondos, porque el 20 restante está todavía pendiente de ser auditado.

Cuestionamientos

Las dos CTA fueron los sectores más críticos de este encuentro entre el Presidente y algunos dirigentes sindicales. El titular de la CTA de los Argentinos, el docente Hugo Yasky, rechazó la naturaleza misma el acto, al asegurar que “la jugada de la Casa Rosada pretende frenar la resolución de un paro nacional”. En declaraciones a la agencia DyN y otros medios, Yasky aseguró que “la CTA de los Argentinos no fue invitada” y dijo que “el Gobierno hace esta convocatoria porque ve que en los debates internos que tienen las tres CGT, cada vez es mayor la cantidad de gremios que reclaman una actitud mas confrontativa contra las políticas de ajuste y los tarifazos del Ejecutivo”.

Por su parte, el secretario general de la CTA-Autónoma, Pablo Micheli, también señaló que no fue invitado “a esta fiesta, como tampoco fuimos invitados a las del menemismo y el kirchnerismo”. Y aseguró que “Macri intenta con viejos y gastados argumentos parar el conflicto que se va agudizando”. “Podrá intentar parar el conflicto con estas fiestas con la plata de las obras sociales o con cualquier otra maniobra espúrea, pero el paro nacional no lo podrá parar”, advirtió el dirigente estatal.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés