El Economista - 70 años
Versión digital

jue 23 May

BUE 13°C

Las ciudades crecen demasiado

21 noviembre de 2016

Las ciudades argentinas crecen mucho, y sin planificación. De acuerdo a un informe del Centro de Investigación de Política Urbana y Vivienda (CIPUV) de la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT), la tasa de crecimiento territorial de los 31 aglomerados urbanos del país fue de 3,5% anual entre 2001 y 2010, tres veces por encima del ritmo de expansión anual de la población (1,2%) y muy arriba de los guarismos que arrojan las zonas metropolitanas de los países desarrollados.

En comparación a otras ciudades cuya población ha crecido a tasas de similares -o aún superiores- en los últimos años, el crecimiento anual del AMBA (3,66%) triplica el crecimiento de Washington D.C. (1,05%), es 33 veces superior al de Oslo (0,11%) y 61 veces más que el de Londres (0,06%). Pero además, advierte el informe, se trata de un crecimiento desparejo respecto del aumento del crecimiento poblacional. Mientras Catamarca o Jujuy crece al 5,38% anual, Madrid lo hace al 2,41%, pero con un crecimiento poblacional de 1,8%, mayor a la de las ciudades argentinas.

Las consecuencias son varias. “El crecimiento territorial crea enormes desafíos para gestionar la calidad de vida de los habitantes. El gran desarrollo en extensión, que en nuestro país no está asociado a un significativo aumento de la tasa de crecimiento poblacional, determina importantes costos para financiar el desarrollo de infraestructuras, acentúa la distribución inequitativa de los servicios urbanos en las áreas de expansión, reduce la eficiencia de los sistemas de transporte urbano y afecta la capacidad de financiamiento y gestión de los servicios urbanos”, explica Cynthia Goytia, directora del CIPUV.

Por otra parte, dado que son los hogares de más bajos ingresos los que se localizan en las áreas periféricas de esas ciudades, su acelerada expansión también contribuye a perpetuar la pobreza y la desigualdad. “Aún falta entender que la pobreza tiene su matriz en la condición urbana, localización y geografía de oportunidades”, señala Goytia. Viejos déficits perpetuados, nuevos problemas y renovados desafíos para las gestiones municipales, cada vez más determinantes para mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

Más aún, cuando 91% de la población reside en zonas urbanas, según CIPPEC. "Las ciudades están creciendo como nunca antes, y Argentina no está al margen de este fenómeno, ya que tiene uno de los niveles de urbanización más altos de América Latina", planteaba Gabriel Lanfranchi, director del Programa de Ciudades de CIPPEC, en una entrevista reciente a este medio.

En este contexto, sostiene el informe de la UTDT, “el esfuerzo previsto por el Gobierno Nacional para expandir las redes de servicios públicos en las áreas urbanas del país es un signo alentador para compensar los déficits creados por una tendencia constante de crecimiento en extensión”, aunque el Poder Ejecutivo debería también “invitar a repensar cómo deben crecer nuestras ciudades”. “Las malas decisiones en las ciudades no se podrán ocultar; persisten a través del tiempo”, advierte Goytia.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés