El Economista - 70 años
Versión digital

sab 16 Oct

BUE 18°C

Versión digital

sab 16 Oct

BUE 18°C

La urbanización de la Villa 31

17-10-2016
Compartir

Las obras de infraestructura para urbanizar la Villa 31 de Retiro comenzarán esta semana con una prueba piloto de mejoramiento de viviendas en dos manzanas, y se prevé completar, para fines de 2017, el 100% de las cloacas, el tendido eléctrico y la pavimentación de las calles.

“Las obras de la parte interna de las viviendas serán desarrolladas por cooperativas locales, mientras que los trabajos en las fachadas estarán a cargo de empresas contratadas por el Gobierno de la Ciudad”, informó Luis Gradín, director de Infraestructura y Obras de la Secretaría de Integración Urbana y Social del sector Retiro-Puerto.

El polígono actual del Barrio 31 comprende 32 hectáreas divididas en 10 sectores, detalló Gradín, y precisó que en total hay unas 10.000 viviendas, 9.000 familias y 43.000 habitantes.

“Desde principios de año hay 120 asistentes sociales del Gobierno de la Ciudad recorriendo casa por casa, viendo cuánta gente vive, cómo vive, de qué trabajan, qué electrodomésticos tienen, si tienen auto. Un relevamiento mucho más profundo que un censo y que tiene que ver con conocer a los habitantes del barrio”, precisó.

Las obras en las viviendas, explicó, no serán sólo de “pintura y color”, sino que abarcan la ventilación e iluminación mediante reformas acordadas con cada propietario para “mejorar la calidad de vida”.

Según explicó, se rediseñará “toda la red eléctrica del barrio, en su distribución y suministro, ya que Edenor y Edesur están facturando en cada transformador, pero toda la distribución es gratis, como si fuese alumbrado público”. “Nuestra meta no sólo es hacer casas más eficientes para que el propietario viva mejor, sino que haya también un proceso de educación en el consumo y en el ahorro. Una de las propuestas es usar medidores prepagos”, comentó.

Respecto del saneamiento, Gradín dijo que actualmente todos los vecinos vuelcan “sus efluentes a pluviales que van cerca de lo que era la vieja Aduana”, por lo que el gobierno porteño trabaja ahora con la empresa Aysa para que lleve al barrio redes de cloacas y de agua.

Las 900 familias que viven debajo de la autopista Illia “son las que están en peores condiciones, no entra la luz del sol, hay mucha humedad y nada de ventilación”, por lo que serán relocalizadas en un terreno ubicado al este de la autopista, donde construirán 1.200 viviendas y se instalará el Ministerio de Educación de la Ciudad, tal como lo anunció en agosto el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta.

“En el Ministerio trabajarán 3.000 personas, ahora la gente del barrio va a trabajar a la ciudad, pero no a la inversa. Si hablamos de integración, hay que preguntarse qué incentivos ponemos como Ciudad para que la gente pierda el temor a acercarse a estos lugares”, comentó.

Gradín también recordó que con el corrimiento de la autopista se generará un corredor parquizado que aumentará la proporción de espacio verde por habitante en ese sector de 0,3 a 6 metros cuadrados, igualando la cifra promedio de la ciudad de Buenos Aires.

“La autopista es una cicatriz que parte el barrio en dos, no sólo las viviendas son chicas, sino que dentro del barrio no hay espacio público, la gente no tiene dónde estar, ni dentro ni fuera de su casa. Haciendo este parque, que estará vinculado a la Facultad de Derecho y al Parque Thais, se llevará la proporción de espacio verde por habitante a 6 metros cuadrados”, informó.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés