El Economista - 70 años
Versión digital

sab 22 Jun

BUE 14°C

“La situación generalizada de disconformidad se enfrió”

Entrevista a Ricardo Rouvier, Analista político.

04 octubre de 2016

El analista y consultor político, Ricardo Rouvier, hace un repaso de los temas de actualidad, desde la visita del presidente brasileño, Michel Temer, a los gestos de entendimiento entre Margarita Stolbizer y Sergio Massa, de los movimientos en el peronismo a la situación del Gobierno. Respecto a esto, sostiene que la imagen del presidente Mauricio Macri está en una “meseta”, que no significa algo “positivo” para el Gobierno, necesariamente, pero sí algo “menos negativo”. “Cristina Fernández de Kirchner tiene un voto consolidado en la provincia. Si no compite, para el kirchnerismo es un problema”, sostiene sobre la expresidenta. “Cambiemos es minoría en el Congreso, y el año que viene habrá una renovación importante de escaños. Por lo tanto, el Gobierno necesita hacer una muy buena elección para mejorar su posición relativa. No le sirve, en términos futbolísticos, empatar el partido, no le alcanza”, señala sobre la alianza que llevó a Macri a la presidencia.

¿Qué reflexión hace de la visita del presidente brasileño Michel Temer al país?

Hay una equivalencia política entre el gobierno de Temer y el de Mauricio Macri. Y esa equivalencia, fruto de la caída de Dilma Rousseff y del triunfo de Cambiemos en las elecciones del 2015, establece paridad en términos de tradiciones políticas. Creo que esta equivalencia va a avanzar sobre la idea de su posicionamiento internacional. Es decir, Argentina y Brasil, gobierne quien gobernare, son socios indispensables uno del otro, y además deben ubicarse y posicionarse tanto en mejorar su situación contractual, entre las naciones, y ver como reubicarse en el plano internacional. El escenario actual, es más correspondiente con lo que son los dominios internacionales.

En sus declaraciones de ayer, Macri exhibió un compromiso frente al Mercosur, con retos a Venezuela. ¿Le sorprende?

Creo que Macri debe haberse sorprendido, porque tiene hoy una presencia a nivel regional que en lo local, no advertimos. Macri es un hombre popular, pero no es un líder, pero indudablemente, algunas declaraciones de presidentes de países de la región y mismo de los Estados Unidos lo van ubicando como en un paso adelante con respecto al resto de América Latina, y esto llama la atención. Lo de Venezuela tiene que ver con que se está desmontando la etapa progresista donde algunos países de la región tenían una propuesta contrahegemónica y que, de algún modo, establecían una alianza a través de la CELAC, UNASUR y demás, y estamos observando el desmonte de eso, esa etapa finalizó.

En el ámbito local, a partir de las mediciones de las encuestas, ¿dónde se ubica la imagen del Presidente?

Lo que veo, en mis números, es una suerte de meseta, dejó de caer. Lo positivo es eso, que en septiembre dejó de caer. De todas maneras, hay una situación en algunos sectores sociales, un poco menos crítica. La situación generalizada de disconformidad y mal clima indudablemente se enfrió, por la marcha atrás de las tarifas y porque la inflación bajó su ritmo. Si se mantiene la imagen en forma estable, nos lleva a la conclusión que la situación en septiembre para el Gobierno, no es más positiva, porque no hubo crecimiento, pero si menos negativa.

Los números que se difundieron de pobreza, ¿perjudican al Gobierno? ¿O se le reconoce haber brindado un índice confiable?

Mi opinión es que el impacto de la publicación del número tiene que haber sido más fuerte en los sectores kirchneristas que en el oficialismo. Ese dato, si bien reconocía un crecimiento actual de la pobreza, expone transparencia en el Indec y en el Gobierno de poder presentarse ante la sociedad con un número verdadero, que refleja además, que nivel de pobreza había cuando asumió el presidente.

Con vistas a las elecciones del 2017, ¿a Cambiemos le alcanza con una buena gestión, o necesita además, tener figuras fuertes en imagen?

Hay que tener en cuenta la situación actual. Cambiemos es minoría en el Congreso, y el año que viene habrá una renovación importante de escaños. Por lo tanto, el Gobierno necesita de una muy buena elección para mejorar su posición relativa. No le sirve, en términos futbolísticos, empatar el partido, no le alcanza. En ese sentido, necesita dos cosas: consolidar la alianza electoral Cambiemos, tratar integrar puertas adentro el mayor número posible de radicales y de la Coalición Cívica y tener la posibilidad de integrar más socios a la alianza electoral. Esto es imperioso porque, reitero, con empatar en las elecciones del 2017 no le alcanza a Cambiemos para adquirir más poder.

¿Cree que el PRO supo mantener conformes, en estos meses, a sus socios de Cambiemos?

El Gobierno está maniobrando bien con respecto a (Elisa) Carrió. Lilita se va constituyendo en una figura importante dentro de Cambiemos pero con independencia, muestra equidad y que no es arbitraria con sus denuncias. Carrió se maneja como una librepensadora, francotiradora, situación difícil de manejar para un partido, pero a la hora de una elección, puede ser un elemento interesante, porque Carrió abarca más allá de lo que expresa el oficialismo.

El peronismo en la provincia de Buenos Aires expone un escenario fraccionado, con diferentes grupos de intendentes. ¿Cree que la división se termina cuando se acercan las elecciones y aparece una figura convocante?

El panperonismo está partido y fragmentado, y una buena expresión de eso es la provincia de Buenos Aires. Hay tendencia a la unidad: sí. Está la utopía de la unidad, muy ideal como la que plantea Scioli, pero me inclino a pensar que lo que finalmente va a pasar es una unión de partes. El panperonismo, e incluyó al Frente Renovador, va a seguir fragmentado y va a haber unión de algunas partes. Hay sectores que se van a acercar más a (Sergio) Massa, y otros a Cristina (Kirchner), aunque esta unidad de poder (kirchnerismo) la veo muy homogénea y consolidada, pero con escasa relación con el resto de las unidades. Es decir, CFK camina por su vereda, por el momento no ha cruzado la calle, y en su vereda está firme, pero no tiene hoy un poder suficiente para exigir al resto de las unidades de poder, unión detrás de ella. Tal vez ante una elección, el número de partes no va a ser grande, pero va a ver más de una unidad.

Hay varios intendentes que, en términos de renovación, quieren excluir al kirchnerismo. Si el año que viene CFK crece y quiere presentarse en PBA, ¿cree qué van a mantener la distancia?

Hay que ver. Cierto que CFK tiene un voto consolidado en la provincia. Si no compite, para el kirchnerismo es un problema, porque es la mejor candidata que tienen, o la única. En una supuesta elección entre CFK, Massa y Randazzo, tengo muy dividido el voto y no podría decir quién puede ganar.

¿Qué cree que puede aportarle Margarita Stolbizer al Frente Renovador?

Incluir a Stolbizer, la primera señal que uno recibe, es que hay una transversalidad. Es el peronismo del Frente Renovador que va a buscar a una dirigente que era radical. Si se ahonda en la historia del peronismo, vas a encontrar que eso pasó siempre, y con el kirchnerismo también. Massa está haciendo el mismo camino. Indudablemente esto se basa en un principio:

¿Con el peronismo solo se gana una elección?

No, tampoco sin el peronismo. Por lo tanto, hay que pensar en ese sentido, y ese es lugar de Margarita. Por otro lado, y de acuerdo a sus últimas declaraciones, no se sabemos si Stolbizer está en una situación equidistante con Massa y con Cambiemos, en la provincia de Buenos Aires. ¿Hablar de la corrupción, mide? Mide, pero no garantiza un triunfo. El tema de la corrupción y el voto, no es uno a uno.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés