El Economista - 70 años
Versión digital

jue 21 Oct

BUE 25°C

Versión digital

jue 21 Oct

BUE 25°C

La reforma electoral, contrarreloj, depende del peronismo

18-11-2016
Compartir

El engorroso recorrido de la reforma electoral en el Congreso sumó un nuevo capitulo ayer durante el debate legislativo, en el que recibió enumeradas críticas de expertos en tecnología. La aprobación del proyecto, estará sujeta a la postura que defina el bloque mayoritario, el PJ-FpV, que anunciaría la semana próxima su respaldo pero con modificaciones. Con poca presencia de senadores y casi nula por parte de Cambiemos, las comisiones de Asuntos Constitucionales, Presupuesto y Hacienda y Banca de la mujer, continuaron ayer la discusión por el proyecto que busca implementar desde el año próximo la Boleta Unica Electrónica (BUE), desplazando a la tradicional boleta de papel. El proyecto, que cuenta con media sanción de Diputados, establece un sistema que tiene como función imprimir una boleta, que, con el uso de tecnología permitirá que la máquina retenga el contenido del voto. El texto impulsado por Cambiemos propone que el escrutinio sea de modo electrónico, con soporte manual. A su vez, determina que la implementación de la BUE, será de modo integral en todo el país a partir del 2017.

Postura opositora

“Todavía no hemos dado la discusión del bloque”, le dijo a este diario la senadora del PJ-FpV María Ester Labado, que pertenece al sector kirchnerista de la bancada y sostiene que “es difícil aceptar el voto electrónico con chip”. Las diferencias entre el núcleo más dialoguista y el más opositor dentro del bloque opositor, parecen haber encontrado un mejor rumbo en este debate, a pesar de las diferencias. Para Labado, fue positiva la decisión del jefe Miguel Angel Pichetto de convocar a los gobernadores del partido para discutir con los senadores la reforma el próximo jueves, y anticipó que participarán de la reunión. Un importante senador del PJ-FpV, le manifestó a El Economista que la posición de los mandatarios no es vinculante a la definición de la bancada y sostuvo a su vez, que podría alcanzarse un acuerdo este martes. Para Pichetto, la participación de los gobernadores en el debate tiene como fin que “todos digan lo que piensan y tomar una decisión”.

Entre las posturas que prevalecen en el bloque opositor, está la que respalda el proyecto que presentaron Juan Manuel Abal Medina y Omar Perotti. El texto de los senadores exige una implementación gradual del sistema, permite el conteo por vía manual y electrónica pero mantiene la prioridad en el manual. Jorge Landau, apoderado del Partido Justicialista, activo en el debate legislativo, señaló en diálogo con este medio que la gradualidad y la tecnología de la boleta no son responsabilidades a determinar por la Cámara Electoral si no que “debe resolverse legislativamente”. “La función de la Cámara Electoral es resolver las controversias y cumplir la ley. Todo lo que sea subrogarse a las funciones legislativas que haga a la Cámara es malo desde el punto de vista institucional”, añadió la autoridad peronista.

Presión y optimismo

Apurado por el reloj, el Gobierno ya se imagina ?en el mejor de los casos? tratando la reforma en diciembre. La interna que dividió en al menos tres posiciones al bloque opositor demoró por una semana más la firma del dictamen, acción que el Gobierno programaba para ayer. No bastó con convocar a nueve gobernadores para encaminar la aprobación del proyecto. “Lo que está claro es que el grueso de los argentinos quieren votar de otra manera. Las experiencias no han sido del todo favorable. Hay un margen para mejorar y la incorporación de tecnología va en ese camino. En el 2017 vamos a poder votar de otra manera en nuestro país”, insistió días atrás el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, que mantiene optimismo a pesar del escenario desfavorable.

Otra duda que se mantiene en el Ejecutivo, es acerca de los cambios que se proponen. Frigerio habría dado el visto bueno a los reclamos peronistas, pero distinto es la postura en la cartera de Modernización, que encabeza Andrés Ibarra, más reacio a introducir modificaciones, y sostiene enfáticamente el uso del chip en la boleta, y el conteo electrónico.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés