El Economista - 73 años
Versión digital

lun 15 Jul

BUE 14°C
Congreso

La Libertad Avanza se encamina hacia su primer triunfo legislativo negociando con la "casta"

Casa Rosada cedió parte del contenido de la Ley Bases y el paquete fiscal y consiguió la aprobación de las herramientas que considera necesarias para gestionar. Ahora, los proyectos serán revisados por Diputados

El Senado de la Nación.
El Senado de la Nación.

La Ley Bases y el paquete fiscal llegaron al recinto del Senado después de un mes y medio de intensas negociaciones. La Casa Rosada cedió parte del contenido de los textos a cambio de las voluntades positivas de los senadores necesarios para avanzar en su aprobación. 

Antes de la medianoche del miércoles, la Ley Bases logró su aprobación en general tras una reñida votación en la que la titular del cuerpo, Victoria Villarruel, tuvo que definir el desempate. Luego, se avanzó con el articulado. El segundo proyecto se aprobó durante la madrugada.

De esa manera, el oficialismo consiguió la aprobación de las facultades delegadas, la privatización de empresas públicas, los capítulos laborales y el Régimen de Incentivo para Grandes Inversiones (Rigi). 

En tanto, La Libertad Avanza no logró el visto bueno de los senadores a la restitución de la cuarta categoría del impuesto a las Ganancias ni la modificación del impuesto a los Bienes Personales. 

Se trata de un aliento para la acción política del Gobierno. Con los poderes del Estado funcionando, y el Congreso "destrabando" la gestión del presidente Javier Milei, entonces La Libertad Avanza tendría las herramientas para alcanzar los objetivos que se propuso. 

La Casa Rosada había argumentado que "la casta" obstaculizaba las reformas que el oficialismo considera necesarias. Pero ahora, la oposición dio vuelta ese discurso y sostiene que Milei ya no tiene "excusas" para comenzar a mostrar los resultados que la sociedad demanda. 

El futuro de los proyectos

Debido a los cambios en el texto original, la Ley Bases y el paquete fiscal deberán volver a la Cámara de Diputados para que se aprueben o rechacen las modificaciones que hizo el Senado. Así, se abren dos posibles escenarios. 

Si la Cámara de origen acepta todas o algunas de las modificaciones, se sanciona el texto aprobado en la Cámara revisora. Por el contrario, si la Cámara de origen insiste en la redacción originaria, necesita alcanzar la misma mayoría o una superior que la de la Cámara revisora para que se sancione como ley el texto originalmente aprobado. En el caso de no lograrlo queda sancionado el texto aprobado en la Cámara revisora.

La Cámara de origen no puede desechar totalmente los proyectos modificados por la Cámara revisora ni tampoco introducir nuevas adiciones o correcciones. 

Triunfo de la política de negociación

Tras la aprobación en general de la Ley Bases, la Oficina del Presidente publicó en su cuenta de X un comunicado en el que se enfatiza que, "partiendo de 38 diputados y 7 senadores" y "con la casta política resistiendo y operando a último momento", se logró la "reforma legislativa más ambiciosa de los últimos cuarenta años"

De esa manera, el Gobierno busca reivindicar su origen "outsider" y mostrar que, incluso en un escenario de debilidad, alcanzó el objetivo que persiguió este tiempo. Al tratarse de una ley de gran amplitud y complejidad, la lectura que se hace en la opinión pública es que se trata de un éxito de La Libertad Avanza. 

Pero lo cierto es que este triunfo legislativo, que se encamina hacia ser la primera ley sancionada durante la gestión libertaria, se logró gracias a la política de negociación, que rechaza las imposiciones del oficialismo y premia los acuerdos con la oposición. 

En ese sentido, se destacó el accionar del exministro del Interior, Guillermo Francos, a partir del cual el Ejecutivo lo elevó a jefe de Gabinete. Tras un extenso periodo de diálogos, se sumaron un total de 45 modificaciones: 29 en la Ley Bases y 16 en el paquete fiscal. 

Francos no solo encabezó las negociaciones, sino que además tuvo la difícil tarea de acompañar y, al mismo tiempo, contrarrestar las ofensas que el Presidente realizó hacia los bloques legislativos y los gobernadores. 

Estas se mantuvieron, incluso, hasta el mismo día de las votaciones. Durante la tarde del miércoles, Javier Milei afirmó: "La casta se resiste a las reformas porque sabe que esto va a funcionar y no vuelven más".

El proyecto cerca de ser sancionado está alejado del que había ingresado a la Cámara de Diputados, y más aún del primer ensayo de la Ley Ómnibus. No fue hasta que el Gobierno flexibilizó su postura que se comenzó a vislumbrar una posibilidad real de sancionar las iniciativas.

Discursos políticos

Con 47 oradores anotados, la sesión superó las 10 horas de debate. Los senadores pronunciaron, en su mayoría, discursos con posicionamientos políticos, a favor y en contra de la gestión de Milei. En tanto, no hubo un pronunciamiento técnico sobre los detalles del texto que se estaba debatiendo. 

Sucede que los legisladores buscan tomar notoriedad a través de las chicanas y los discursos polémicos. Al hablar de lo técnico, los senadores pierden visibilidad. Por eso, su oratoria persigue la gracia, la simplicidad y la polarización. 

Esto está directamente vinculado con la constante electorización. El próximo año se realizarán las elecciones de medio término, y los legisladores ya entraron en campaña. 

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés