La encuesta que encendió las alarmas en Casa Rosada

27-11-2018
Compartir

Para estos días finales de noviembre, el Gobierno se pensaba atravesado por la adrenalina de la cumbre global del G20, aprovechando políticamente lo que podía sumar de visibilidad y de prestigio internacional como anfitrión de un evento que contará con los presidentes de las principales potencias. Pero el escándalo por la impericia en el operativo de seguridad en la final fallida de la Copa Libertadores, con la preocupación por el tema seguridad, sumó un dolor de cabeza, que se agrega a las zozobras económicas, los desencuentros de las últimas semanas al interior de Cambiemos y la merma en las expectativas sociales a menos de las elecciones presidenciales.

En los últimos días, dos informes confidenciales llegaron a la Casa Rosada. Uno del Ministerio de Hacienda, con datos alentadores de recuperación de algunos indicadores para marzo, bastante antes de lo previsto. Y otro, en formato de encuesta, realizada por la consultora Aresco de Julio y Federico Aurelio, tradicional encuestadora del peronismo, que documentó una foto preocupante en términos políticos. A pesar de su carácter “confidencial”, el estudio se filtró ayer, con un escenario muy parejo para las presidenciales, pero con Cristina Kirchner por encima del presidente Mauricio Macri. Y, para sorpresa de propios y extraños, con Axel Kicillof persiguiendo de cerca, en la provincia de Buenos Aires, a la gobernadora María Eugenia Vidal.

El sondeo de Aresco, realizado entre el 20 y 21 de noviembre, filtrado y publicado en la web de Clarín, muestra una desaprobación de 60,4% para el Presidente y de 53,3% para Vidal. Con eje en la cuestión económica, para el 45,9% la situación está “muy mal” y para el 27,8%, “mal” (73,7% entre ambas). Para las generales, Cristina acumularía 33,3% de intención de votos y Macri, 32,6%, bastante por encima de Sergio Massa y Juan Manuel Urtubey, candidatos posibles del llamado peronismo federal. Mientras que en un eventual balotaje, la senadora nacional alcanzaría 39,3% de los votos, contra 38,8% del Presidente. Un dato que genera escozor en Casa Rosada, pero que también se condice que el escenario de polarización que prefiere un sector del Pro.

En tanto, ayer se conoció otra investigación, con algo de respiro para el Gobierno. Según la Universidad Torcuato Di Tella, el Gobierno tuvo un leve repunte en términos de confianza, respecto del mes de octubre. “La medición se mantiene entre los valores más bajos de la administración de Mauricio Macri, aun por debajo de la última medición del Gobierno de Cristina Kirchner”, sostiene el informe. El Gran Buenos Aires sigue siendo el territorio más adverso para el Gobierno en términos territoriales, lo que daría anclaje al interés de Vidal de desdoblar las elecciones, mientras que los jóvenes de 18 a 29 es el segmento etario donde tiene el mayor índice de rechazos.

A las puertas del G20, el Gobierno espera retomar la iniciativa y aprovechar la vidriera del evento multiestelar para neutralizar las malas noticias en términos de imagen. Pero intenta recomponer la paz interna dentro de Cambiemos.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés