El Economista - 70 años
Versión digital

dom 24 Oct

BUE 18°C

Versión digital

dom 24 Oct

BUE 18°C

“En seguridad nadie ha tenido una mirada novedosa”

Entrevista a Gabriel Kessler, Sociólogo e investigador del Conicet.

01-08-2016
Compartir

Dos encuestas publicadas en El Economista la semana pasada, indicaban que la inseguridad era el tema que más preocupaba a los ciudadanos en la provincia de Buenos Aires, por encima de la inflación y la corrupción, invirtiendo posiciones con respecto a principios de año.

Según la consultora Analía del Franco Consultores, la inseguridad fue mencionada por el 45,3% de los encuestados como principal problema, cuando en marzo había recibido el 28,7%. Estos números, se asemejan a los de la consultora de Aragón & Asociados: el tema también encabeza la lista, con el 44,8%. En el primer caso, en el segundo lugar aparece la desocupación, con el 40%, seguido por la inflación con el 30% y la corrupción. En el segundo caso sigue, muy por debajo, la inflación con el 17,5% y la corrupción con el 9,6%.

Para considerar estos resultados, El Economista dialogó con Gabriel Kessler, sociólogo e investigador del Conicet, y autor de “Controversias sobre la desigualdad” y “El sentimiento de inseguridad”, entre otros libros

¿Sorprende que, a pesar de no estar constantemente en agenda, la inseguridad aparezca en las encuestas por arriba del resto de los temas?

El tema nunca dejó de estar en agenda: en varias décadas, la cuestión económica y la del delito son las que más que preocupan, siempre es una o la otra. No es tan sorprendente, porque el problema de la inseguridad no es que necesariamente haya mejorado mucho. Hay que ver los datos, pero no quiere decir que el cambio de gobierno indique un cambio en relación con este tema. No hubo ninguna medida o un giro en una política novedosa, y si lo hay, tarda en hacer efecto, pero tampoco lo hay. Al mismo tiempo se puede pensar que la situación económica puede tener un impacto en el incremento del delito y el microdelito. No tenemos datos, no es mecánico, pero suele ser lógico en estos momento. Aunque los casos no estén llegando a los medios, y se pueda pensar que por un lado hay más noticiabilidad por las cuestiones económicas o políticas por el lado de la corrupción, pero también hay en varios medios mayor paciencia frente al Gobierno entonces deciden bajar el tono de la inseguridad. Sin querer decir que se están ocultando cosas, que no hayan noticias en los diarios no quiere decir que no hayan casos de inseguridad. Por eso no me sorprende el dato, son temas que están siempre fluctuando.

¿Cree que el papel de los medios puede ser determinante?

Leyendo los diarios uno tiene la impresión de que es un momento relativamente tranquilo, pero eso es una lógica que tiene que ver con que de golpe pueden haber hechos que son conmocionantes o una serie de hechos que adoptan la imagen mediática de “la ola del delito”. Es un tema muy sensible que varía muy rápidamente, que está instalado y tiene una especie de umbral. Lo que se tiene que analizar son las tendencias a lo largo del tiempo y no que en un momento dado este más abajo o más arriba porque es coyuntural y no es sorprendente. Tiene la lógica de las preocupaciones públicas, de las encuestas que tienen sus problemas de lo que se capta en un momento, eso no llama mucho la atención.

¿Hay razones para creer que se hayan tomado o se estén tomando medidas reformistas?

La cuestión de seguridad en el Gran Buenos Aires es compleja y creo que nadie ha tomado una mirada lo necesariamente novedosa, integral, que incluya a la policía pero que no sea solo a ella, porque es un conflicto grande en tema de extensión, en números de hechos, incluye a muchos municipios. Una policía que no termina de reformarse, un territorio complejo muy heterogéneo, no hay la impresión de que se esté avanzando en una linea novedosa en el tema de la seguridad, pero tampoco, salvo algunos intentos, los hubo en gobiernos anteriores. Creo que nadie fue claramente reformista y no creo que se esté haciendo.

¿Es extraño que en la provincia de Buenos Aires no se haya buscado enfrenar al problema más allá de lo que respecta a la policía?

Siempre me sorprende, los gobiernos reformistas en cuanto a liberales no lo fueron en el caso de la seguridad y no creo que un gobierno más tirado a la centro derecha como este venga con ideas novedosas. Y hay también una obsesión contra el narcotráfico, que no digo que sea un problema pero no es lo que da en el eje del problema cotidiano de la inseguridad.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés