El Economista - 70 años
Versión digital

dom 24 Oct

BUE 20°C

Versión digital

dom 24 Oct

BUE 20°C

El peronismo le bajó el pulgar: la reforma, al borde del naufragio

25-11-2016
Compartir

Senadores y gobernadores peronistas coincidieron en no apresurar el debate por la reforma electoral. Sostienen que en diciembre hay temas más preocupantes que tratar, y que a su vez, el sistema propuesto para reemplazar la tradicional boleta de papel, exhibe serias vulnerabilidades. De esta manera, el proyecto enviado por el Ejecutivo y que cuenta con media sanción de Diputados, quedó cerca del naufragio. Para rematar, el kirchnerista Marcelo Fuentes y presidente de la comisión de Asuntos Constitucionales, suspendió ?nuevamente? la reunión programada para el próximo martes, reunión en la que Cambiemos aspiraba a firmar el dictamen de mayoría.

Siete gobernadores, tres representantes de mandatarios ausentes y el titular del PJ, José Luis Gioja, participaron ayer de un encuentro con los senadores del bloque PJFpV, que tuvo como anfitrión al jefe de la bancada, Miguel Angel Pichetto. En su despacho, recibió a los invitados pasadas las doce del mediodía, en una reunión que se extendió por tres horas y tuvo como fin exponer posiciones y encontrar una postura unificada, que fue trasmitida a través de un comunicado, redactado por los senadores Omar Perotti y Eduardo Aguilar.

Escenario

De los presentes, solo dos senadores y tres gobernadores respaldaron el proyecto que impulsa la Boleta Unica Electrónica, en todo el país, a partir del 2017. Se trata de Rodolfo Urtubey?hermano de Juan Manuel, mandatario salteño? y su primo Dalmacio Mera, que fueron los primeros en salir del despacho. Por parte de los gobernadores, apoyaron la propuesta del Ejecutivo el entrerriano Gustavo Bordet, Rosana Bertone, de Tierra del Fuego y Sergio Uñac, de San Juan. Otro sector, numeroso, está de acuerdo en plantear cambios en el sistema electoral pero proponen varias modificaciones que van al corazón de la iniciativa oficialista. Por caso, descartar el recuento de modo electrónico y eliminar cualquier tecnología aplicada en la boleta. Esa postura está alineada en el proyecto presentado por Juan Manuel Abal Medina y Perotti, apoyada por el sector dialoguista del bloque opositor. La mayor resistencia a la reforma la ofrece el núcleo kirchnerista de la bancada, que la componen diez senadores y que cuentan con puestos de privilegio en las comisiones que encabezan el debate, tal es el caso de Fuentes.

Consultado por El Economista, un importante senador peronista que respalda con matices la iniciativa oficialista, sostuvo que son pocas las posibilidades de que avance, y que no darían los tiempos para implementarse los cambios propuestos.

El mismo senador le dijo a este diario que si giran el proyecto con cambios a Diputados, la Cámara Baja podría insistir con su dictamen y rechazar los cambios del Senado, como sucedió por caso, con la ley de Acceso a la Información Pública. Este punto es clave, y es lo que motivaría poner freno al avance de la reforma. Para ejecutar esa herramienta, la cámara de origen necesita dos tercios.

Además de los mencionados, estuvieron presentes en el encuentro el gobernador de La Pampa, Carlos Verna y Gildo Insfrán por Formosa, ambos enfáticos opositores a la reforma. Sergio Uñac, de San Juan, Sergio Casas por La Rioja y Lucía Corpacci de Catamarca, que arribó a minutos que finalice la reunión. Asistieron a su vez representantes de Chaco, Santiago del Estero y Santa Cruz.

Puntos

Pese al silencio stampa de varios de los legisladores y gobernadores, que optaron por respuestas ambiguas o directamente no detenerse ante la prensa, el primer punto del comunicado emitido por los protagonistas del encuentro confirma una certeza. “Se recogieron las objeciones que los expertos informáticos presentaron en las reuniones de Comisión, en cuanto a la alta vulnerabilidad de algunos de los métodos electrónicos propuestos, lo cual determina la imposibilidad del apoyo al proyecto tal como fue aprobado”, sostiene el informe redactado por los senadores, confirmando así que, si existe posibilidad de avanzar con la reforma, será indefectiblemente con modificaciones. Más adelante, argumenta que “se coincidió en la valoración positiva de incorporar de manera gradual tecnología que facilite la competencia electoral”, aspecto no considerado en Diputados. El peronismo sostiene, a su vez, que la reforma electoral no es prioridad al momento. Y se traduzco así: “Se abordó de manera prioritaria y extensa la preocupación central de gobernadores y senadores respecto a la crítica situación económica y social que atraviesa las provincias, en relación al empleo, la obra pública y la perdida de poder adquisitiva del salario de los trabajadores formales, informales y desocupados perceptores de asignaciones sociales”.

El decreto emitido por el presidente Mauricio Macri, que dicta el período de sesiones extraordinarias desde el 1 de diciembre al 30 del mismo mes, incluye en el temario de proyectos a tratar, la reforma electoral. El tiempo que aún resta para dar por finalizado el año legislativo, es la única esperanza que mantiene el Gobierno para insistir con el proyecto, pero en el Senado parecen decididos a tomarse todo el tiempo que sea necesario.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés