El Economista - 70 años
Versión digital

dom 26 May

BUE 10°C

El mapa tras Ganancias

26 diciembre de 2016

Joaquín Morales Solá, “Macri y la estrategia de aislar a Massa”, La Nación.

“El acercamiento con la CGT tiene dos razones. La primera es la gobernabilidad. Sin un diálogo confiable con la central obrera le será difícil al Presidente llevar la economía en el año electoral que se abrirá en un par de meses. El Gobierno necesita de cierta prudencia de los sindicatos en el reclamo de aumentos salariales durante el proceso de paritarias que comenzará en marzo. La administración sueña con aumentos que no deberían superar la franja de entre el 17 y el 20 por ciento (?)

“Las elecciones del próximo año se ganarán o se perderán fundamentalmente por la marcha de la economía (?) Macri no ignora que el mundo es un escenario en perpetuo cambio, y que en los últimos tiempos el mundo se acostumbró a cambiar contra los intereses de los países emergentes (?)

“Sergio Massa se inscribe en ese contexto. Por eso, la estrategia del Presidente de alejar a la CGT de la influencia del líder del Frente Renovador. El oficialismo descubrió en las últimas semanas lo difícil que sería para el Gobierno si en las elecciones venideras ganara Massa en la provincia de Buenos Aires. El Gobierno tampoco descarta una candidatura de Cristina Kirchner en esa misma provincia. El oficialismo carece de candidatos conocidos si los busca entre los dirigentes o funcionarios de PRO. Confía sólo en el predicamento que podrían tener entre los bonaerenses el Presidente y María Eugenia Vidal. Pero la sociedad también vota por una persona en un domingo de elecciones y Macri ni Vidal estarán en las boletas. La cara más popular que tiene es la de Elisa Carrió, pero ella no es del PRO, es una aliada. ¿Jugará Macri esa carta? La campaña electoral sería, además, atractiva. Carrió contra Cristina y Massa significaría un enorme e iridiscente espectáculo político”.

Mario Wainfeld, “Postales navideñas”, Página 12.

“El segundo semestre se va sin haber cumplido sus promesas de campaña, propagadas en el primero.

“El relato M contrapone encuestas o fantasías de verano a los datos duros de la economía. La inflación fue récord. El PBI se contrajo, el consumo popular da fatal, el salario real se redujo quedando para el debate en cuánto. El índice de desempleo creció pese a las masivas incorporaciones de gentes de PRO al Estado, de ordinario en cargos altos y bien retribuidos, tal vez el único ejemplo de movilidad social ascendente durante 2016 (?)

“Las postales navideñas más potentes vienen de Jujuy o de las movidas de los científicos o de la renuncia de Costantini. El oficialismo les retruca con la imagen familiar de Macri, junto a la primera dama Juliana Awada y su hija Antonia levantando la copa. El massismo propone una entrañable foto trucada borrando el sushi de una reunión rosquera con el oficialismo, una berretada simpática que se menciona para aliviar el duro final de esta columna.

“La Navidad encontrará a la mayoría de los argentinos peor que en la anterior.

“La preocupación por Milagro Sala ensombrece aún más el horizonte. El gobernador sanluiseño Alberto Rodríguez Saá tuvo el tino de deponer diferencias políticas para poner su cuerpo junto a la militante social. Privilegió la repulsa a una violación de derechos humanos.

“A la luz de lo sucedido el miércoles pasado es deseable que el ejemplo sea imitado por dirigentes de todo pelaje que disienten con Sala (o con el kirchnerismo más en general) y digan presente el día de la lectura del veredicto, asumiendo que hay niveles de importancia en la política y que el legítimo derecho a competir o disentir está por debajo de los de la libertad, la integridad física y la vida misma”.

Julio Blanck, “La calentura de Macri, el brindis de Juliana”, Clarín.

“Buena parte de la táctica de Macri radica en buscar la manera de prescindir de Massa. O por lo menos, bajarle el precio como aliado estratégico. Tarea complicada, porque Massa tuvo habilidad para transitar el primer año de post-kirchnerismo siendo una tercera fuerza que no se dejó seducir ni fagocitar por ninguna de las dos mayores. Y porque con su hiperkinesia política jamás se va a convertir en un blanco fijo. “Massa es difícil de aferrar, tanto como le resulta difícil aferrarse a compromisos y estrategias y demasiadas veces se deja llevar por la tentación del tacticismo constante. “La relación es complicada desde el origen. Macri proyecta a Massa como la contraparte necesaria para convencer al mundo de que el cambio en el país será sustentable después de la experiencia populista del kirchnerismo. Pero a la vez, lo tiene en sus coordenadas como el adversario electoral más temible. Por ahora Macri no va a aflojar en su intención de aislarlo y minimizarlo. Algo de eso planteó ayer ante el triunvirato conductor de la CGT, al que sí tuvo la deferencia de atender en Olivos.

El Presidente volvió a hacer alusión a los “irresponsables” que estuvieron a punto de frustrar “el esfuerzo que todos hicimos este año”. Juan Carlos Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña entendieron de quién hablaba (?) “El Presidente apuesta a privilegiar a la CGT como interlocutor. Porque puso bajo su ala a los movimientos sociales y porque la desintegración del peronismo, con su renovación sin siquiera empezar a resolverse, deja a la central obrera como referencia más homogénea de esa tribu política, incluso más que el multicolor colectivo de gobernadores”.

Mauricio Maronna, “La política santafesina gana tiempo”, La Capital.

“Mauricio Macri considera que si a Santa Fe le va bien, a él también le irá bien. Eso explica buena parte del cambio de relación con Miguel Lifschitz. También explica, en parte, por qué el gobernador decidió no desdoblar las elecciones. Necesita tiempo. Y el presidente también (?) “Lifschitz cree que a medida que transcurran los meses se visibilizará su apuesta por la obra pública y la provincia gozará de los beneficios del campo. Apuestan a la dinamización de la venta de implementos agrícolas y productos laterales. No es un dato menor que Santa Fe y Córdoba hayan sido las únicas que vieron crecer su economía en el muy olvidable 2016.

Hoy, el socialismo apuesta sus fichas a jugar a todo o nada si es que Antonio Bonfatti encabeza la lista a diputado. Y Bonfatti está con más ganas que hace dos meses atrás. Si el actual presidente de Diputados encabeza la nómina no habrá excusas para los socialistas: deberán triunfar, aunque sea por un voto. Una derrota de su líder (el más votado en las elecciones de 2015) anticiparía una debacle más global.

“En Cambiemos la novedad es la interna cada vez más visible en el PRO, que se refleja ya no en especulaciones de pasillo, sino en fotos, subgrupos y voces maldicientes por lo bajo. Una característica inédita, que complica el análisis, es que las divisiones no son por cuestiones ideológicas o políticas, sino por aspectos personales.

“El radicalismo deberá ir poniendo en escena otro nombre que no sea el de José Corral. Salvo una novedad de último momento (que en política puede suceder) el intendente de Santa Fe privilegiará su cargo ejecutivo en vez de lanzarse a una postulación a diputado con muchas más cosas para perder que para ganar”.

Carlos Sachetto, “Hábiles y rebeldes conviven en el Gabinete nacional”, La Voz del Interior de Córdoba.

“Hace meses que se sabe que el ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, no está cómodo en el Gobierno. Las razones van desde que no comparte la descentralización de las decisiones económicas en múltiples áreas, hasta discrepancias sobre los criterios técnicos y políticos para combatir la inflación, alentar las inversiones y poner orden en las cuentas fiscales. Sus amigos más cercanos afirman que está dispuesto a dejar el cargo, pero quiere hacerlo causando el menor daño posible a la gestión de Mauricio Macri.

“El despido el miércoles pasado de Isela Costantini, de la conducción de Aerolíneas Argentinas, por no ajustarse al pensamiento de los vice jefes de Gabinete, Gustavo Lopetegui y Mario Quintana, ni del ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, pareció abrir una puerta para la resolución de estos conflictos internos. Siempre según sus allegados, ahora Prat Gay estaría imaginando que, de no haber un vuelco de la situación hacia afuera y hacia adentro del Gobierno, a más tardar en marzo desocuparía su escritorio en el Palacio de Hacienda.

“Hace dos semanas, tanto Costantini como Prat Gay escucharon en silencio aquellas palabras del Presidente durante una reunión del gabinete ampliado, remarcando que Marcos Peña, Lopetegui y Quintana, “son yo”. Eso no les hizo torcer sus voluntades de seguir adelante con sus ideas. A la ex jefa de Aerolíneas le pidieron la renuncia. La del ministro de Hacienda llegaría antes de que se la pidan”

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés