El Economista - 70 años
Versión digital

mie 27 Oct

BUE 25°C

Versión digital

mie 27 Oct

BUE 25°C

El debate de los números

03-10-2016
Compartir

Ricardo Kirschbaum, “Este nivel de pobreza es la grieta más dolorosa”, Clarín

“Alguna vez Borges disparó la idea o comprobación de que con el lenguaje se puede simular sabiduría. Con los números en los discursos se puede intentar disimular la realidad durante un tiempo, no todo el tiempo. El índice que acaba de dar el Gobierno lo que hace es poner números oficiales de cantidad a una realidad social irresuelta desde hace largos años: el vergonzoso nivel de pobreza. Tampoco puede importar más desde cuándo comenzó, frente al hecho racionalmente incontrastable de que su agravamiento se ha consolidado.

“La pobreza no es un índice, es gente. Mucha gente pobre que revela, aún concediendo las mejores intenciones (que no fueron tales), que este tobogán no empezó ahora sino hace mucho tiempo. Se puede maquillar la situación como se quiera: vemos esfuerzos patéticos de quienes tuvieron todo el poder durante doce años que, ahora, pretenden eludir sus responsabilidades concretas (?)

“La exclusión es más amplia y profunda que el consumo tal como en general se lo entiende. No les llega o les llega muy poco la educación, la salud y una vivienda digna. Pobreza es vivir atrapado en un mundo en condiciones de vida en las que las oportunidades de superación solo ocasionalmente vienen del sistema. Y la Argentina ya liquidó la movilidad social, acentuando esta dolorosa grieta.

“Para achicar la pobreza se requiere maduración política y decisiones que vayan más allá de la especulación facciosa.

“Una mirada honesta y abarcativa es lo que puede reducir la otra pobreza: la de racionalidad que alumbre soluciones comunes. El daño ya está hecho y hay muchos responsables. No es tiempo de echarse culpas. Es tiempo de soluciones”.

Fernando Laborda, “El precio que debe pagar Macri para ganar las elecciones”, La Nación.

“Es probable que Macri se haya persuadido de dejar atrás sus prejuicios en contra de la mesa del diálogo al comprobar en carne propia que las mayores dudas de empresarios y potenciales inversores con quienes se cruzó eran de carácter político. ¿Por qué tenemos que creer que esta vez el camino de la racionalidad económica y de la integración argentina al mundo será para siempre? ¿Cuál será la capacidad política para mantener el rumbo y resistir las presiones del sindicalismo? Tales preguntas martillaron la cabeza del primer mandatario en recientes foros con empresarios de los que participó.

“La respuesta de Macri a esos interrogantes sólo puede pasar por la política y por transmitir a sus interlocutores confianza en que el oficialismo se impondrá en las elecciones legislativas de 2017, luego de las cuales, podrán aplicarse las medidas soñadas. Este razonamiento conduce a otra duda: ¿cuál será el precio que pagará la actual fuerza gobernante para ganar esos comicios? La respuesta está en el proyecto de presupuesto para 2017, donde el Gobierno ha blanqueado su convicción de que es más importante triunfar en las elecciones de medio término que disminuir el elevadísimo déficit fiscal.

“Ni Macri ni sus principales colaboradores dicen creer en las recetas populistas. Pero parecen convencidos de que sólo con un poco de populismo y de heterodoxia que no reniegue del asistencialismo, sumados a una fuerte inyección de fondos para obras públicas, se podrán ganar las elecciones. El populismo puede permitir comprar tiempo. La cuestión es para qué y hasta cuándo”.

Mario Wainfeld, “La pobreza y el autoindulto”, Página 12.

“La reseña que aceptamos como indicativa comprueba que la pobreza preexistía al macrismo. Inevitable con un tercio de los laburantes no registrados y un porcentual bajo pero no inexistente de desocupados. También es un dato que el “modelo” K topó con límites para seguir creando empleo en cantidades deseables. Para sostener sus premisas eran imprescindibles cambios en la estructura productiva, tal vez en el esquema impositivo y en otras variables (?)

“Las proyecciones meten pavor. Entre los objetivos declamados del Gobierno está mejorar la competitividad que en su ideario depende de la baja del “costo salarial”. Los ejemplos a seguir son países con legislaciones laborales menos avanzadas o aún parajes del planeta con condiciones semi esclavas (?)

“El panorama es oscuro. El macrismo se auto indulta de las consecuencias de sus acciones. Y niega que, ya, esté auto heredando los frutos de su propia siembra. El problema es que esos alegatos indulgentes deben pasar por la prueba ácida del voto popular, dentro de un año.

“Curándose en salud, el oficialismo ralenta parcialmente la escalada de sus medidas más impopulares (nueva baja de las retenciones, reducción machaza del “gasto social”), encara tratativas con gobernadores y con la Confederación General del Trabajo (CGT). Más allá de la transigencia de los interlocutores (ver asimismo nota aparte) es positivo que la dinámica del sistema democrático marque límites a un proyecto neoconservador, ínsitamente minoritario.

“Queda por develarse cuándo se auto controla el oficialismo y hasta qué punto pueden ponerse curitas en daños atroces causados durante un puñado de meses. El último trimestre, la llegada del verano, irán despejando incógnitas”.

Mauricio Maronna, “Cuando la grieta es funcional”, La Capital de Rosario.

“¿Arranca o no arranca? Tras casi diez meses sin buenas noticias que comunicar en materia económica, el gobierno cree que llegó el tiempo de frenar la caída. Se aferra al descenso de la inflación como un náufrago al madero en altamar y reza para que el peronismo siga siendo un modelo para armar (?)

“Por ese camino, el gobierno parece convencido de tomar como propias algunas lecciones del populismo, tan repudiado por los haters macristas a la hora de criticar al peronismo. Tal vez hayan aprendido que no se ganan elecciones con un decálogo de bondades de las políticas de mercado. Cambiamos, pero no tanto (?)

“Los nuevos índices son tan escalofriantes como la hipocresía de querer hacer creer que el aumento de pobres es exclusiva responsabilidad del gobierno de Cambiemos. O como la actitud de algunas referencias macristas de querer negar que la política económica actual generó aún más desigualdad.

“Esa construcción coral que hacen macristas y kirchneristas a la hora de elegirse como adversarios y/o enemigos políticos es todo ganancia para ambos. Le permite al macrismo sacar ventaja del mayoritario rechazo a la gestión anterior y mantiene movilizado y vigente al kirchnerismo, impidiendo una construcción alternativa y competitiva desde el PJ (?)

“La partición del escenario en dos complica a Sergio Massa, quien es el único opositor que mete ruido en las encuestas. Massa corre el riesgo de quedar pegado al discurso kirchnerista con sus críticas de fondo a la marcha de la gestión o muy linkeado al macrismo si es que el apoyo crítico con el que inició el vínculo con el presidente se mantiene en el tiempo”.

Gabriel Profiti, “Bases para un acuerdo social y productivo”, El Tribuno de Salta.

“La confirmación oficial de que uno de cada tres argentinos es pobre parece haber acercado al Gobierno, la CGT y los empresarios para sentar las bases de un demorado acuerdo social y productivo. Esa búsqueda de consensos, a la que el Poder Ejecutivo apostó de manera aleatoria pero no institucional, ahora tiende a formalizarse en una mesa de trabajo tripartita con objetivos de corto, mediano y largo plazo.

“El primer paso será la configuración de un esquema de compensaciones de fin de año que incluirá la exención del pago de ganancias del medio aguinaldo de diciembre y un bono para jubilados y desocupados. El ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, confirmó que se estudia también pagar una compensación “para los salarios más bajos” del sector público. También habrá una convocatoria a empresarios para ver cómo se pueden implementar esos beneficios para el sector privado. El Gobierno se comprometió a satisfacer con “lo más que se pueda” a los pedidos de la CGT reunificada en la reunión que mantuvieron el jueves en el Ministerio de Trabajo (?)

“Así las cosas, el gobierno de Cambiemos espera que las decisiones adoptadas empiecen a impactar positivamente en la actividad -ahora se habla del último trimestre del año- para encaminar con algún resultado el diálogo político.

“En ese contexto, los armadores electorales buscan fortalecer las bases de Cambiemos para 2017. Una multitudinaria reunión con intendentes en Tecnópolis el viernes tuvo ese solapado objetivo sobre todo ante el millar de jefes comunales vecinalistas que le pueden construir una nueva capilaridad al oficialismo nacional”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés