El Economista - 70 años
Versión digital

mar 21 May

BUE 10°C

Cristina pidió unidad contra el Gobierno

Encabezó un acto en Ensenada, en su primera recorrida por intendencias aliadas.

19 agosto de 2016

La expresidenta Cristina Fernández de Kirchner aseguró ayer que quiere ser una militante más, pidió unidad al movimiento obrero “frente a los momentos difíciles que vive el país” y sostuvo que los que deciden si se conforma “un proyecto que lleve felicidad al pueblo no es la voluntad de un dirigente, sino la de millones de argentinos”. Todo esto, en un acto en el barrio Mosconi de la localidad bonaerense de Ensenada, junto al intendente Mario Secco, en la primer capítulo de las recorridas por ciudades de la provincia que prometió a sus adherentes.

En el acto,Cristina dijo que “entrar en discusiones dirigenciales no vale la pena” y que ello “divide, confunde y aburre porque la gente necesita que le hablen de sus problemas”, por lo que afirmó que “por eso, yo quiero ser militante”. E instó a la “unidad del movimiento obrero frente a los momentos difíciles que vive el país”. En los próximos días, precisamente, es posible que se concrete esa confluencia, en el congreso de la CGT, luego del fraccionamiento que se diera durante su gestión.

Acto

Cristina estuvo acompañada por el dirigente de Nuevo Encuentro, Martín Sabbatella; por los referentes de La Cámpora, Andrés Larroque y Eduardo De Pedro; y por el líder del Movimiento Nacional Alfonsinista, Leopoldo Moreau, entre otros. Y Secco, uno de los intendentes que se han mantenido próximos a la ex mandataria, luego del distanciamiento de algunos y la ruptura de otros. Jorge Ferraresi, de Avellaneda, y Patricio Mussi, de Berazategui, se suman al intendente de Ensenada, en un contexto en el cual la adhesión de otros espacios territoriales (el llamado grupo Esmeralda, por caso) han generado divergencias al interior del fragmentado peronismo bonaerense.

“¿Saben lo que quiero? Que no digan Cristina conducción, que digan Cristina militante junto a todos y cada uno de ustedes”, sostuvo la expresidenta. Y agregó: “Los que deciden si se conforma o no un proyecto que lleve felicidad al pueblo no es la voluntad de un dirigente, sino la voluntad inclaudicable de millones de argentinos que están dispuestos a defender lo logrado y a seguir avanzando”.

Discurso

Luego de reunirse con trabajadores de una cooperativa del barrio de Mosconi, la exmandataria recomendó no “entrar en discusiones dirigenciales y superestructurales no vale la pena” ya que “la gente necesita que le hablen de sus problemas”. Al igual que hizo durante el acto celebrado hace poco más de una semana en la Villa 31 de Retiro, Cristina se refirió a quienes “quieren convencer a los argentinos que vivían demasiado bien” y agregó que “a muchos los hicieron confundir” con “el bombardeo mediático, el picasesos permanente”.

Finalizado el acto, Cristina Fernández se acercó a saludar al público y en declaraciones a la prensa aseguró que “hay mucha angustia” y que “todo está repercutiendo en el cierre de comercios, despidos de gente”. “Hay mucha incertidumbre, creo que la gente necesita ser escuchada, que se preocupen por ella y necesitan saber que las cosas pueden mejorarse”, concluyó, según recogió la agencia de noticias Télam.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés