El Economista - 70 años
Versión digital

lun 17 Jun

BUE 14°C

Cristina se mostró con Scioli en Quilmes

13 octubre de 2016

Luego del acto con trabajadores en ATE y del homenaje a Hipólito Yrigoyen en La Plata, la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner estuvo ayer en la localidad bonaerense de Bernal para recibir el doctorado honoris causa de las universidades nacionales de Quilmes y de Avellaneda. Y para mostrarse activa, con impronta de campaña, defendiendo su gestión de gobierno y criticando en duros términos a la presidencia de Mauricio Macri. “Uno ve el modelo que se está instalando y tiene que ver con una regresión en la distribución del ingreso”, señaló en el discurso junto a los rectores de ambas instituciones, Mario Lozano y Jorge Calzoni, respectivamente. La presencia del exgobernador Daniel Scioli, en la primera fila, fue uno de los hechos destacados.

Por la mañana, algunas denuncias en su contra (periodísticas y judiciales) la tuvieron ocupada. Y con visibilidad mediática. Por un lado, se presentó en las audiencias de mediación que tenía previstas con los periodistas Jorge Lanata y Nicolás Wiñazki, convocadas en el marco de una causa civil por “difamación y falsedad ideológica” entablada por la exmandataria, que fracasaron ante la ausencia de los demandados. Por el otro, solicitó la anulación de la citación a indagatoria en el marco de la causa que investiga presuntas irregularidades en la obra pública, con críticas incluidas de la diputada nacional y referente del GEN, Margarita Stolbizer, de “dar explicaciones en lugar se seguir dilatando el accionar de la Justicia”.

Conurbano

Cristina volvió a hacer pie en el Gran Buenos Aires. Con Scioli, entre otros dirigentes, entre el público. Y con la Universidad Nacional de Quilmes como escenario. “Tenemos la obligación de simplificar nuestro discurso, de hacerlo más sencillo”, señaló la expresidenta en uno de los tramos de su discurso. “Son momentos difíciles en los que se instala un sentido común contrario al interés de las grandes mayorías”, agregó en otro tramo, como parte de las críticas al Gobierno. “Todo lo que logramos tenemos que defenderlo persuadiendo, tenemos que lograr que los científicos se queden”, señaló luego. “Hay que explicar la historia sin enojarte, porque tenemos la razón y la razón más tarde o más temprano siempre vence”, concluyó en otras de las referencias al nuevo contexto político.

La presencia de Cristina en Quilmes se dio en un contexto en el que varios dirigentes de peronismo toman distancia con su liderazgo y con declaraciones de otros que “no la ven” como candidata o que hablan de “ciclo cumplido”. La creación de grupos de intendentes, con distintos grados de lejanía de su figura es demostrativo de ello. Por caso, el Esmeralda, que se mostró en las últimas horas expectante ante el posible regreso del exministro Florencio Randazzo y que persiste en su “renovación” excluyendo a dirigentes kirchneristas. Jorge Ferraresi, intendente de Avellaneda, y Patricio Mussi, de Florencio Varela, por ejemplo, que estuvieron presentes en el acto y forman parte del núcleo duro kirchnerista.

Justicia

“Considero más importante conducir mi programa que asistir a la audiencia por usted convocada”, afirmó Lanata en el escrito presentado esta mañana, en el que afirmó que “no tiene el menor sentido práctico”, señaló Lanata, como argumento para no presentarse en forma personal a la mediación que tenía con Cristina. Algo parecido señaló Wiñazki, el otro de los convocados.

En el otro capítulo judicial del día, la expresidenta planteó la nulidad de su convocatoria a prestar declaración indagatoria el próximo 20, en el marco de una causa en la que se la investiga por el presunto direccionamiento de obras públicas en favor del empresario Lázaro Báez.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés