El Economista - 70 años
Versión digital

mie 01 Feb

BUE 25°C
Versión digital

mie 01 Feb

BUE 25°C
Escenario

Congreso 2023: polarización y una virtual paralización

El Poder Legislativo tendrá una composición diferente a partir de 2024, con un nuevo mandato presidencial. Agendas superpuestas, con dificultades para lograr acuerdos.

Congreso 2023: polarización y una virtual paralización
Pablo Varela Pablo Varela 21-12-2022
Compartir

Tras las elecciones de medio término de 2021, el Congreso ingresó en un dinámica en la que el oficialismo tuvo problemas para imponer su agenda y obtener la sanción de leyes, sobre todo en la Cámara de Diputados en la que la paridad es tal que el Frente de Todos debió valerse de aliados tanto para alcanzar el quórum, como para sancionar proyectos. De hecho, muchas iniciativas quedaron en vía muerta producto de la imposibilidad de imponer mayorías. 

Distinto es el escenario en la Cámara Alta, en donde pese a que el oficialismo sufrió una merma importante en las elecciones pasadas (el bloque pasó de 41 legisladores a 35), el FdT se las ingenió para con aliados provinciales (senadores de Misiones, La Rioja y en menor medida Córdoba), obtener sanción de proyectos y avanzar principalmente en la agenda de la vicepresidenta, Cristina Kirchner, cuya portavoz es la mendocina Anabel Fernández Sagasti.  

En la Cámara Alta, se pondrán en juego, como siempre, 24 bancas. Es decir, que son 8 las provincias que renovarán representación. La más importante es la provincia de Buenos Aires por peso electoral y potencia simbólica, si bien reelegirá tres senadores, como todas. El renunciamiento de Cristina hace pensar que no participará en dicha boleta, lo que dejó sin efecto a las especulaciones que se hacían sobre su posible postulación como senadora.  

Las otras provincias son San Juan, San Luis, Misiones, Jujuy, Santa Cruz, Formosa y La Rioja. La última vez, la provincia de Buenos Aires eligió senadores en el marco de una elección de medio término, aunque esta vez, coincidirá con una elección presidencial lo que augura que el que  se imponga en dicha categoría, tendrá muchas chances de ganar también la pelea por el Senado.  

En concreto, el FdT pondrá en juego 10 bancas, mientras que Juntos por el Cambio renovará 11. Son tres los senadores de espacios provinciales, que juegan como aliados del oficialismo y que serán claves en la próxima composición del Senado. Por La Rioja, Clara Vega, y el oficialismo de Misiones, Frente para la Concordia, con Maurice Closs y Magdalena Solari Quintana.      

En tanto en Diputados el oficialismo eligió una estrategia que le permitió avanzar con temas relacionados con lo social, la educación y la salud, además de productivos. De hecho, las últimas sesiones (más allá del ruido generado por otros temas como la renovación de autoridades) fueron con temarios consensuados.  

En la Cámara Baja, el FdT pondrá en juego 65 bancas, sobre un total de 118 que le otorga además, la condición de primera minoría. Es entendible dado que el oficialismo competirá contra su propia performance del 2019, en la que en las elecciones generales orilló el 50%, lo que le permitió cosechar un nutrido número para la bancada. Es decir, que corre riesgo de dejar de ser el bloque con mayor número.   

En tanto el primer bloque opositor, el PRO, renovará casi la mitad de sus manos: 24 sobre un total de 50. Algo similar le sucederá al radicalismo, que pondrá en juego 15 sobre 33, en tanto que el bloque Evolución, 4 sobre 12 diputados, mientras que la CC ARI, se jugará 7 bancas sobre 11, lo que tal vez explique la virulencia de las críticas internas de Elisa Carrió que no quiere perder presencia parlamentaria y consciente de que sus socios consideran que su partido está sobrerrepresentado teniendo en cuenta su caudal electoral. 

En total Juntos por el Cambio, que tiene 116 legisladores pese a que en muchísimos casos vota de manera diferenciada (lo que exhibe las tensiones internas), pondrá en disputa 50 bancas, un número inferior a la mitad de su interbloque, lo que se explica en relación a la elección de 2019.  

La nueva composición de las dos grandes coaliciones mayoritarias estará signada por la performance de las candidaturas presidenciales en la elección general, dado que el corte de boleta continúa siendo bajo. 

Otro punto a tener en cuenta será el crecimiento de las ofertas electorales a los bordes de la "grieta", como el caso de los libertarios, que con Javier Milei a la cabeza lograron colar 4 diputaciones y de la izquierda, que obtuvo legisladores por distritos como Jujuy o CABA. Ello, dificultará a quien resulte electo como oficialismo a conseguir los números. 

En ese marco, es altamente probable que sea vea un Congreso con discursos polarizados, y con agendas que planteen dificultades para alcanzar consensos.   

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés