El Economista - 70 años
Versión digital

mar 18 Jun

BUE 15°C

Bolsonaro bajó un cambio pero reiteró que no asistirá a la asunción ni piensa llamar a Alberto

03 noviembre de 2019

Aunque mantuvo su tono de dureza y reiteró que no asistirá a la asunción del presidente electo Alberto Fernández, el presidente de Brasil Jair Bolsonaro dijo que si alguien de su gabinete quiere ir en su lugar puedo hacerlo y afirmó que “la Argentina precisa de Brasil y nosotros precisamos de la Argentina”.

La frase revela, ante todo, un paso hacia la normalización de las relaciones bilaterales, luego de haber pedido la suspensión de Argentina en el Mercosur. Esta actitud más diplomática por parte de Bolsonaro ocurre horas después de que el presidente de EE.UU. Donald Trump llamara por teléfono a Fernández para felicitarlo por su elección.

Pese a este avance, el mandatario brasileño insistió: “No pienso llamarlo (a Alberto) para desearle suerte. Ni tampoco voy a ir a la asunción del mando. Si alguien del gobierno quiere ir, basta que me hable; si hubiera algún voluntario, está libre para ir”.

Esto también indica que en su entorno ya se maneja la posibilidad de enviar un ministro, para estar presentes durante la asunción presidencial el 10 de diciembre.

Luego de las elecciones, la tensión fue escalando con una serie de polémicas declaraciones de Bolsonaro contra Fernández, a las que se sumó el ataque de su hijo, el senador Eduardo Bolsonaro, contra Estanislao Fernández, hijo del presidente electo, que publicó en Twitter dos imágenes: una, la suya propia, con una ametralladora apoyada entre sus piernas. La otra, la de Estanislao vestido con ropas coloridas y maquillado.

Por parte de Alberto, las señales son claras. Su primer viaje internacional a México, y sus declaraciones exigiendo la libertad a Lula da Silva (con fotos de "Lula libre" en medio de los festejos) con una publicación de una carta afectiva del expresidente brasileño, que saludaba su victoria y que le envió desde su prisión en Curitiba, irritaron aún más el vínculo con el líder evangélico.

Pero las actitudes negociadoras de Washington, con el tuit de Mike Pompeo y el llamado de Trump de “trabajar en conjunto” con el próximo gobierno argentino, explican cierta atenuación en las declaraciones conflictivas.

https://twitter.com/SecPompeo/status/1188952546292969473

“Pido a Dios que tenga éxito. Hinché por el otro lado (Mauricio Macri). Pero ya ganó (Alberto) y vamos hacia adelante. No pretendo ninguna clase de retaliaciones de mi parte”, había dicho, el viernes, Bolsonaro, un anticipo de su pronunciamiento de este sábado.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés