El Economista - 73 años
Versión digital

lun 15 Jul

BUE 12°C
Buenos Aires

Axel Kicillof busca el centro de la escena en la oposición

El gobernador bonaerense enfatiza la polarización con el presidente Milei para consolidar un espacio propio en la oposición.

Axel Kicillof.
Axel Kicillof.

El gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, pisó el acelerador en los últimos días con el objetivo de constituirse como el actor central de la oposición. 

A fin de exhibir volumen político, esta semana reunió a todo el universo peronista de la provincia para poner sobre la mesa los recortes que la Casa Rosada efectúa sobre las provincias como parte del plan motosierra. Así, no solo exigió al ministro de Economía, Luis Caputo, el pago de $6,3 billones por parte de Nación, sino que también llamó a movilizarse en contra de la Ley Bases, el proyecto impulsado por el Ejecutivo que alcanzó su aprobación en el Senado este miércoles.

En ese marco, Kicillof apunta a ubicarse en el centro de la escena del principal espacio opositor. Para lograrlo, debe contraponerse ideológicamente al presidente Javier Milei, pero también presentar una línea estratégica que le permita consolidar al justicialismo como la oposición más firme, aprovechando así la situación de quiebre de Juntos por el Cambio y el acercamiento del PRO al Gobierno.

El consultor político, Gustavo Marangoni, definió que el posicionamiento de Kicillof es "una decisión casi primariamente del gobierno de Milei, de ponerlo como el perfecto enemigo". En los últimos días, Milei llamó al bonaerense "enano comunista que odia la libertad" y a su gobierno.

Marangoni explicó que el gobernador representa el arquetipo de todas las cosas que son la oposición del gobierno libertario: "El Estado presente, el economista keynesiano, las regulaciones y por supuesto la representación del kirchnerismo"

Kicillof parece ser el interlocutor más válido del kirchnerismo frente al gobierno de Milei, y también el de mayor peso institucional. Esto se debe a que la provincia de Buenos Aires será el gran bastión de Unión por la Patria hasta las próximas elecciones. Tucumán fue la segunda provincia por el tamaño de su población que ganó el peronismo, pero su gobernador está ahora muy cerca del Gobierno nacional.

El analista político, Carlos Fara, describió los factores que acompañan al bonaerense en ese objetivo. 

En primer lugar, destacó que es "la figura más conocida de Unión por la Patria, con todo lo que implica la vidriera del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, más allá de los problemas que tenga en este contexto económico". 

Agregó que "es una figura no política, tradicional, más allá de la larga trayectoria que ahora tiene; y no pertenece a ninguna orga, sino que está en conflicto con La Cámpora". 

Además, dentro del espectro de Unión por la Patria, "es el que mejor imagen positiva tiene, y el único  que se animó a decir que 'hace falta una nueva canción', es decir, un nuevo storytelling para el proyecto nacional y popular". 

En ese sentido, Marangoni planteó que si Kicillof apuesta a pasar la frontera de la General Paz en el mediano plazo, deberá "empezar a tocar una canción que no sepamos todos, es decir, no reiterar los temas ya consabidos del kirchnerismo, sino incorporar otras melodías".

Fara señaló que Kicillof puede ser "punta de lanza" para aquellos que están cansados del kirchnerismo y, en particular, de La Cámpora. "No hay mucha figura alternativa", sentenció el analista en favor del bonaerense. 

Sin embargo, Kicillof tiene el desafío de consolidar un espacio propio. Fara argumentó que el mandatario provincial "nunca fue un líder, sino que siempre ocupó los roles que le asignó Cristina, y no sé si lo sabe hacer a esta altura de la vida".

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés