A días de la COP26

Reino Unido presentó su megaplan para reducir las emisiones dióxido de carbono en 2050

Tras el anuncio, expertos y ecologistas dijeron que las propuestas y la financiación no son suficientes.

Primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson.
Telam 19-10-2021
Compartir

A pocos días de la celebración de la COP26, la cumbre mundial sobre el clima que se celebrará en Glasgow, Escocia, el Gobierno del Reino Unido presentó hoy su megaestrategia para alcanzar cero emisiones netas de dióxido de carbono en 2050.

Según se informó oficialmente, el plan garantizará 440.000 puestos de trabajo bien remunerados y "desbloquearía" 90.000 millones de libras esterlinas (US$ 124.000 millones) en inversiones en la próxima década, la mayoría de ellas de empresas del sector privado, e incluye el apoyo a la compra de autos eléctricos, más forestación y la sustitución del gas en los hogares por calderas eléctricas. 

Con esta estrategia, el primer ministro Boris Johnson, establece un plan integral para toda la economía sobre cómo se apoyará a las empresas y los consumidores británicos en la transición a la energía limpia y la tecnología verde. Esto permitiría reducir la dependencia británica de los combustibles fósiles mediante la inversión en energía limpia sostenible en el Reino Unido, reduciendo el riesgo de precios altos y volátiles en el futuro, y fortaleciendo nuestra seguridad energética.

Al ser la primera gran economía en comprometerse por ley a alcanzar el objetivo de cero emisiones para 2050 y al ser el anfitrión de la histórica cumbre climática COP26 de la ONU, el Reino Unido está liderando los esfuerzos internacionales y marcando el camino a seguir para los países de todo el mundo. Durante la cumbre Johnson pedirá a otras economías mundiales que establezcan sus propios planes nacionales para reducir las emisiones.

Entre las principales inversiones, se anunció que 3.900 millones de libras esterlinas (US$ 5.380 millones), estarán destinadas a la nueva financiación para la descarbonización de la calefacción y los edificios, incluido el nuevo plan de mejora de las calderas de 450 millones de libras esterlinas de tres años de duración, para que los hogares y los edificios sean más cálidos, más baratos de calefaccionar y más limpios.

También se destinarán 124 millones de libras al Fondo de la Naturaleza para el Clima, que ayudarán a restaurar aproximadamente 280.000 hectáreas de turba en Inglaterra para 2050 y triplicar la creación de bosques en Inglaterra para cumplir nuestros compromisos de crear al menos 30.000 hectáreas de bosques al año en todo el Reino Unido para el final de este parlamento.

Otros 350 millones más para que el sector de la automoción, que estará obligado a producir cierta cantidad de coches "limpios" por año, convierta en eléctrica su cadena de suministro.

Ofrecerá además al sector de la aviación 180 millones de libras (US$ 248 millones) para el desarrollo de plantas de producción de combustible sostenible, con la meta de que al menos un 10 % sea de ese tipo para 2030.

"El camino del Reino Unido para poner fin a nuestra contribución al cambio climático estará pavimentado con puestos de trabajo bien remunerados, miles de millones en inversiones y prósperas industrias verdes, impulsando nuestra revolución industrial verde en todo el país", dijo hoy Johnson. "Con la importante cumbre sobre el clima COP26 a la vuelta de la esquina, nuestra estrategia sirve de ejemplo para que otros países vuelvan a construir de forma más ecológica, ya que lideramos el camino hacia el cero global", expresó.

Sin embargo, los expertos y ecologistas dijeron que las propuestas y la financiación no son suficientes, dejan afuera por ejemplo el sector de la aviación y señalaron como contrapartida los continuos esfuerzos del Gobierno para expandir las industrias de combustibles fósiles, incluso a través de nuevas licencias de petróleo y gas, que dijeron que iban en contra de las promesas ecológicas de Johnson, consignó el diario The Guardian.

Kevin Anderson, profesor de energía y cambio climático en la Universidad de Manchester, criticó la estrategia de cero neto del Reino Unido y la consideró como muy por debajo de sus compromisos de temperatura y equidad tanto en París como en el G7.

Por su parte, Greenpeace dijo que el dinero extra para la plantación de árboles y el progreso de los vehículos eléctricos no compensa la falta de planes concretos para entregar energías renovables a escala, una inversión adicional en transporte público o un compromiso firme para poner fin a las nuevas licencias de petróleo y gas.

"Solo hay políticas a medias y compromisos de financiamiento para descarbonizar nuestros hogares con corrientes de aire a la velocidad necesaria, y fundamentalmente no logra lidiar con la necesidad de reducir nuestro consumo de carne y lácteos para detener la deforestación global", afirmó.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés