El Economista - 70 años
Versión digital

mar 05 Jul

BUE 11°C
Versión digital

mar 05 Jul

BUE 11°C
Fuerte impacto

Para el precio de los alimentos, la guerra será mundial

Además de una crisis humanitaria, la guerra entre Ucrania y Rusia podría generar una crisis alimentaria sin precedentes

Para el precio de los alimentos, la guerra será mundial
Para el precio de los alimentos, la guerra será mundial
10-03-2022
Compartir

Con más de dos millones de refugiados (cifra que sube cada hora), la crisis humanitaria generada por la guerra en Ucrania ya es una de las más importantes en la historia de Europa. Sin embargo, hay otros aspectos que pueden ser aún más graves para el resto del mundo. 

En conjunto, Rusia y Ucrania representan el 29% de las exportaciones globales del trigo, el 19% de los suministros mundiales de maíz y el 80% de las exportaciones mundiales de aceite de girasol.

Pero la actual guerra ha obligado a Ucrania a cerrar sus principales puertos (o han sido bloqueados) mientras que las sanciones económicas contra Rusia dificultan sus exportaciones, lo que representa importantes trabas para mantener los números ya mencionados. Algunos países empiezan a poner restricciones a sus propias exportaciones de materias primas.

Además, la cosecha triguera del principal productor mundial, China, puede ser la "peor de la historia", según el ministro de Agricultura de China. Otras regiones productoras también registraron problemas climáticos. Sudamérica, entre ellas.

A esto se suma que las mismas cosechas comienzan a correr peligro, ya que Rusia es uno de los principales productores de fertilizantes en el mundo, pero tanto sus precios como los suministros se están viendo afectados como consecuencia del aumento del valor del gas natural, un componente clave en los procesos de fabricación. 

Ante esta situación, Ucrania anunció ayer que prohibiría una amplia gama de exportaciones agrícolas, incluidas la cebada, el azúcar y la carne, hasta fin de año. Así, poco a poco, se va gestando una crisis alimentaria que no solo afectará a los países que forman parte del conflicto, sino también a toda la humanidad. 

Por ejemplo, en lo que va del año, los futuros del trigo de Chicago han subido alrededor del 60%, lo que amenaza con aumentar el costo de los alimentos básicos, como el pan.

Además, el precio del aceite de palma, que es el aceite vegetal más utilizado en el mundo para la fabricación de muchos productos, como galletitas, margarina, detergentes para ropa y chocolate, aumentó más del 50% en 2022.

Mientras tanto, las Naciones Unidas ya advirtieron que los precios mundiales de los alimentos subieron a un máximo histórico en febrero y registraron un aumento interanual del 20,7%.  El llamado “índice FAO”, sin embargo, no capturó el impacto que generó la invasión de Rusia en Ucrania. Por ende, el registro de marzo será peor.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés