El Economista - 73 años
Versión digital

lun 22 Jul

BUE 13°C
Grave

Montevideo se quedaría sin agua potable en 20 días y Lacalle Pou analiza sanciones para quienes consumen demasiada agua

Las reservas de agua dulce que abastecen al área metropolitana están en peligroso descenso.

La buena noticia es que se pronosticaron lluvias para el fin de semana, pero la mala es que no serán significativas
La buena noticia es que se pronosticaron lluvias para el fin de semana, pero la mala es que no serán significativas
01 junio de 2023

El déficit hídrico en el área metropolitana de Montevideo, la capital uruguaya, se mantiene "muy crítico" y estiman que las reservas de agua dulce para la ciudad y alrededores se agotarán en 20 días si no llueve, anunciaron hoy las autoridades.

"Las lluvias registradas el 26 de mayo permitieron extender las reservas una semana. Igualmente la situación continúa siendo muy crítica", indicó el reporte de la empresa estatal Obras Sanitarias del Estado (OSE).

El embalse de Paso Severino, el principal reservorio de agua dulce para la zona, cuenta con 4.660.000 metros cúbicos de un total de 67.000.000 metros cúbicos de capacidad, según el último balance oficial al 31 de mayo.

Es por ello que Ignacio Lorenzo, del departamento de Desarrollo Ambiental de la Intendencia de Montevideo, señaló que, a falta de precipitaciones en la región capitalina "habría reservas para 20 días más".

La sequía histórica que afecta a Uruguay desde hace más de tres años amenaza, hace semanas, el suministro de agua potable en Montevideo y alrededores, donde viven unas 1,8 millones de personas, más de la mitad de la población total del país.

Desde fines de abril, OSE ha estado mezclando el agua dulce de Paso Severino con agua de fuentes cercanas al Río de la Plata, más salobre por provenir del estuario.

Este jueves, el agua de la zona metropolitana presentó niveles de sodio y cloruros levemente superiores a los límites máximos fijados en mayo por las autoridades sanitarias, que ya son superiores a la normativa vigente.

El viceministro de Ambiente, Gerardo Amarillo, expresó que el gobierno no descarta apelar a las reservas de agua subterránea para garantizar el abastecimiento.

Por lo que, ayer cientos de personas participaron de una marcha, en el centro de Montevideo, convocada por la central sindical nacional Pit-Cnt bajo la consigna "En defensa del agua".

"Aquí se improvisaron las medidas. Lo único que nos falta es hacer una danza de la lluvia esperando que llueva. Y eso no puede ser", dijo Ernesto Spaizman, de 48 años, integrante del gremio de funcionarios de la Universidad de la República.

"La crisis climática global que estamos viviendo es producto de un modelo productivo llevado adelante por los gobiernos neocapitalistas", señaló Paula Padilla, una maestra de 36 años, que además criticó que el "agua salada" que sale del grifo en Montevideo y el costo que supone para una familia de ingresos bajos o medios comprar agua mineral no es viable para todo el mundo", concluyó.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés